¿Cómo es la consulta con el médico homeópata? - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

14 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

¿Cómo es la consulta con el médico homeópata?

Jueves 18 de agosto del 2016, 09:56 am, última actualización

La Homeopatía no atiende enfermedades, sino enfermos, y por ello la consulta con un especialista en esta Medicina se basa en minucioso examen de los síntomas, carácter, historia médica y hábitos del paciente que, de algún modo, recuerda la calidez del médico familiar.

¿Cómo es la consulta con el médico homeópata?

La Homeopatía y la terapéutica convencional son, más que antagónicos, dos sistemas válidos que comparten la meta de lograr el beneficio y salud del ser humano, aunque haya diferencias en sus procedimientos.

Por ello, no es de extrañar que la consulta con facultativos dedicados a uno u otro sistema terapéutico, aunque similares, tengan diferencias. “Es así porque la perspectiva es distinta: el médico homeópata parte de la imagen de una persona que expresa su enfermedad de diferentes maneras, a través de síntomas y signos (lo que el experto percibe del paciente), mientras que el tradicional o alópata se enfoca en los síntomas para establecer un diagnóstico y dar tratamiento, sin olvidar que tiene un enfoque fragmentario del enfermo porque es visto a través de especialidades”.

Así lo expresa el Dr. Fernando Darío François-Flores, secretario de archivos de la Liga Medicorum Homeopathica Internationalis (Liga Médica Homeopática Internacional, LMHI, que coordina el intercambio de información y recursos entre médicos homeópatas del mundo), quien añade que “los alópatas se apegan a tratamientos ya establecidos; eligen uno y si no da resultado pasan a otro. Nosotros, más que fijarnos en la patología en sí, que desde luego es importante, tratamos de conocer más al paciente, de ubicarlo en su entorno y verlo como un ser integral. Esa es una diferencia notable”.

La importancia de este enfoque es evidente para el también egresado en Medicina por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y especializado por la Escuela de Posgrado de Homeopatía de México A.C. (ambas en la Ciudad de México), pues “aunque nos pueden decir, por ejemplo, que una hepatitis es siempre la misma, ya que es ocasionada por un virus determinado y afecta siempre a los mismos órganos, lo cierto es que cada persona vive su enfermedad de forma distinta y de ello depende el tratamiento a seguir”.

Atenta observación

No es raro que la entrevista con un médico homeópata sea un poco más prolongada, ya que dicho especialista busca conocer el carácter del paciente y saber cómo cambia a causa de la enfermedad, sin olvidarse del análisis de las alteraciones del organismo.

Al respecto, el Dr. François-Flores comenta: “Con ciertos pacientes me da buen resultado preguntarles cinco cualidades y cinco defectos de su forma de ser. También les pido que me platiquen cómo es su día, desde que inicia hasta que se van a dormir, pasando por el desayuno, sus actividades en el trabajo, ambiente laboral, a qué hora almuerzan y su relación familiar. Somos minuciosos, pero no hacemos preguntas ofensivas para la dignidad de la persona”.

En opinión del entrevistado, el médico homeópata debe encarar la consulta sin prejuicios y actuar con seriedad, tacto, cautela, paciencia, conocimiento de la naturaleza humana y cultura médica; además, debe escuchar y observar atentamente al paciente, evitar inducir respuestas, consignar los datos obtenidos a través de exploración física y actuar con habilidad en caso de que las causas o la naturaleza de la enfermedad resulten vergonzosos.

El catedrático de la Escuela Libre de Homeopatía de México detalla: “he comentado con mis alumnos que un síntoma, entre menos lógico, es más valioso. Por ejemplo, si un paciente se queja de estreñimiento luego de tres días de diarrea, es posible que su síntoma no sea ‘real’, digamos, porque puede ser una reacción normal del organismo ante la deshidratación. Tenemos que fijarnos, más bien, en el caso del niño alegre que de pronto está muy callado o de la señora con buena memoria que ahora olvida todo. Esos son los síntomas que buscamos, los que nos dicen que una forma habitual de ser se ha alterado a causa de la enfermedad”.

No obstante, añade François-Flores, el procedimiento de diagnóstico puede enfrentar cierta resistencia. “Es habitual que preguntemos al paciente cómo se lleva con su cónyuge, hijos y familia en general, o cómo se siente en la sociedad. En ocasiones ese es su ‘punto débil’, por lo que se inhibe o se molesta. En esos casos algunas personas nos dicen: ‘¿Y usted por qué me habla de eso, si otros médicos nunca lo hacen? A mí sólo pregúnteme de lo que me duele’. Así sucede porque las impresiones culturales a veces son difíciles de lidiar”.

En este sentido, el facultativo indica que el paciente debe tener la intención de atenderse y expresar lo que siente a pesar de la pena o falta de costumbre. También es importante que no se automedique, porque ello inhibe los síntomas y entonces se pierde la oportunidad de diagnosticar y prescribir adecuadamente.

Práctica ética

El diagnóstico en Homeopatía no sólo se basa en la entrevista o la exploración del paciente, sino que también se respalda en métodos de diagnóstico sofisticados, ya sea de laboratorio o de gabinete.

El Dr. François-Flores comenta que el médico homeópata tiene la obligación de dar preferencia a estudios accesibles, que no lastimen al paciente y sean efectivos. “Por ejemplo, una persona me comentó que le mandaron una prueba muy antigua, llamada arteriografía, que consiste en inyectar un medio de contraste en las arterias para obtener imágenes mediante radiografías. Dicha prueba es económica, pero cuando se realiza en el cerebro, como en su caso, es peligrosa”.

De acuerdo con las circunstancias de este paciente, lo más adecuado era practicar una tomografía (estudio que obtiene gráficos “en rebanadas”), que a pesar de ser más cara resulta menos agresiva.

Por cierto, es importante destacar que la atención mediante Homeopatía suele ser más económica que la tradicional “porque normalmente en una sola consulta regalamos el medicamento y no pedimos tantos estudios de laboratorio y de gabinete, salvo cuando el caso lo amerita. En cambio, muchos médicos alópatas acostumbran mandar a sus pacientes a realizarse pruebas en determinados laboratorios y hasta surtir sus recetas en ciertas farmacias porque gracias a eso reciben una comisión”.

Estos hechos han sido fundamentales para la aceptación de la Homeopatía en México, aunque no son los únicos. “Esta disciplina es muy bien recibida por su eficacia, porque tiene una historia de más de 150 años y porque la población mexicana entiende que es una Medicina natural, porque sus medicamentos se elaboran con productos de los reinos mineral, vegetal y animal, y funciona conforme a la naturaleza del cuerpo”.

Dando un giro a la conversación, el también titulado como médico homeópata cirujano y partero por la Escuela Libre de Homeopatía de México, A.C., destaca que para que el tratamiento homeopático tenga los efectos deseados es necesario que el paciente acuda con regularidad a sus consultas y utilice los medicamentos de manera correcta, lo cual puede aprender con ayuda del especialista.

Muchas veces el paciente carece de experiencia sobre el uso de estos medicamentos “y no sabe que algunos se diluyen en agua y otros se disuelven debajo de la lengua; unos más se toman diariamente y otros cada determinado número de horas. Hay casos que resolvemos con la experiencia; por ejemplo, algunos niños se llevan el frasco de medicamento a la escuela y se lo acaban porque le dan a sus amiguitos. En esos casos lo idóneo es poner en una bolsita o papel de estaño la dosis que necesita para que se la tome con su lunch”.

Al preguntarle cómo puede saber el paciente que acude con un médico homeópata calificado, el Dr. François-Flores explica que aprender este método terapéutico no es fácil ni rápido, y que por tanto es muy conveniente verificar la escolaridad del galeno.

“Para ser médico homeópata se estudia una carrera de 7 años en la Escuela Libre de Homeopatía de México o en la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía (ENMH) del Instituto Politécnico Nacional (ambas en la Ciudad de México), o bien, cuando se tiene el título de médico es posible estudiar un posgrado en la ENMH, en Homeopatía de México A.C., o en alguna de las escuelas de posgrado reconocidas en Culiacán, Puebla, Monterrey, Nayarit o Oaxaca.”

Desgraciadamente, alerta el entrevistado, “en el estado de Jalisco (occidente de México) hay escuelas que dan cursos breves de Homeopatía a personas ajenas al ámbito médico, sin conocimientos sobre el cuerpo humano y sus enfermedades. El gobierno del estado ha tolerado esta situación, pues brinda cédulas estatales a quienes egresan de estos centros, y eso es inaceptable”.

Finalmente, el entrevistado invita a la gente a que vea en la Homeopatía una opción constante de tratamiento para mantener su salud, y no sólo un “último recurso” ante el fracaso de otras terapias.

“Los resultados son muy favorables, pues los medicamentos homeopáticos estimulan al organismo para que combata la enfermedad a través de sus mecanismos naturales. De hecho, con un tratamiento a largo plazo la gente recupera su salud y se enferma muy poco, en especial si se trata de niños. Invito a la gente a que juzgue por sí misma, a que no se deje llevar por prejuicios y pruebe la efectividad de esta Medicina”, expresa el Dr. François-Flores.

Además, concluye, el médico homeópata debe tener el conocimiento y la objetividad necesarios para determinar qué casos puede o no resolver. “No es una deshonra decirle al paciente que su enfermedad escapa de las posibilidades personales y que debemos canalizarlo a otra instancia, pues el médico homeópata es de primer contacto. No arreglamos una malformación congénita, un hueso roto o un embarazo en que el niño viene ‘atravesado’; eso lo atiende un especialista”.

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente el punto de vista de la Asociación Nacional de la Industria Farmacéutica Homeopática, A.C. (Anifhom).

SyM - Rafael Mejía

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Homeopatía

Homeopatía: qué es, cómo actúa y cuáles son sus beneficios


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore