Experimentación pura, fundamento de la Homeopatía - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

11 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Experimentación pura, fundamento de la Homeopatía

Jueves 18 de agosto del 2016, 01:56 pm, última actualización

El arsenal de medicamentos homeopáticos se ha obtenido por medio de la experimentación pura o ensayo de las fórmulas en el humano sano. Esto tiene la finalidad de descubrir qué cambios, síntomas y signos produce cada sustancia en los planos individual, físico y mental.

Experimentación pura, fundamento de la Homeopatía

El descubrimiento de la experimentación pura y de la Homeopatía misma fue el resultado de una búsqueda intencionada, no de la casualidad. Samuel Hahnemann, padre de la Homeopatía, buscaba una ley general de curación, concreta y predecible, como todas las leyes naturales que él tan bien conocía.

“Su trabajo de traducción de textos médicos no era sólo un medio de sustento, sino parte de una búsqueda exhaustiva del método en la Medicina, de las leyes y reglas que rigen esta ciencia. El éxito de esta investigación tardó menos de un año en lograrse, abriendo la puerta hacia una doctrina médica completa y confiable, único camino hacia la curación verdadera”, refiere el Dr. Fernando Darío François-Flores, catedrático de la Escuela Libre de Homeopatía, en la Ciudad de México.

De manera sencilla, el método planteado por Hahnemann (y que es básicamente el mismo que se emplea en la actualidad) consiste en administrar una sustancia determinada en dosis seguras a personas sanas, a fin de observar los síntomas que se generan en ellas. Tales manifestaciones suelen parecerse a las que desencadenan ciertas enfermedades, y precisamente a ellas pueden dar alivio.

Por ejemplo, sabemos que al rebanar una cebolla (Allium cepa) los ojos de la mayoría de las personas se enrojecen y lagrimean, a la vez que aparecen estornudos, irritación y comezón nasal. Por lo tanto, cuando este vegetal es tratado homeopáticamente y convertido en medicamento, se vuelve de gran utilidad para aquellos pacientes con resfriado que presenten síntomas idénticos a los descritos, pues no hay que perder de vista que este sistema médico terapéutico se basa en el principio de “curar lo semejante a través de lo semejante”.

Bases

Sin duda, Hahnemann fue uno de los precursores de la experimentación en la Medicina, pues fue capaz de crear y llevar a la práctica un método racional para descubrir las propiedades de muchas sustancias de origen vegetal, animal y mineral. No obstante, ésta no fue su única aportación, ya que también se preocupó por complementar a su trabajo con un perfil ético, pidiendo siempre el consentimiento voluntario de quienes participaron en sus investigaciones y garantizando su seguridad.

De acuerdo con François-Flores, la Medicina convencional se aproximó a este aspecto de la filosofía de Hahnemann en junio de 1964 durante la XVII Asamblea Médica Mundial, en la que se sentaron las bases de las características acerca de la experimentación en humanos. Dichas normas, conocidas como la Declaración de Helsinki, sostienen que:

  • Se debe tener el consentimiento libre, dado por el sujeto.
  • No se puede exponer la vida humana o la integridad psicosomática.
  • Ha de existir proporción entre el posible daño producido por el experimento y el bien que se pretende.
  • Siempre se debe mantener la posibilidad de interrumpir el experimento cuando el voluntario lo solicite.

Por lo que toca a México, “la Ley General de Salud, emitida por decreto presidencial el 30 de diciembre de 1983, contempla la participación de los seres humanos en los experimentos con medicamentos en los artículos 100, 101 y 102, y señala cuáles deben ser las bases de esta práctica”, indica el especialista, quien es secretario de archivos de la Liga Medicorum Homeopathica Internationalis (Liga Médica Homeopática Internacional, LMHI, que coordina el intercambio de información y recursos entre médicos homeópatas del mundo).

En resumen, dicha legislación sostiene que la práctica en humanos debe adaptarse a principios científicos y éticos que justifiquen la investigación médica, y que sólo podrá efectuarse cuando el conocimiento que se pretenda producir no pueda obtenerse a través de otro método y cuando el sujeto en experimentación no se exponga a daño innecesario.

También obliga a contar con el consentimiento por escrito del sujeto o su representante legal, sin olvidar que exige que los estudios sean realizados por profesionales de la salud en instituciones médicas bajo la vigilancia de las autoridades sanitarias. Finalmente, señala que el profesional responsable debe suspender la investigación en caso de que sobrevenga el riesgo de lesiones graves, invalidez o muerte.

Ante este panorama, el sistema alopático ha creado otros caminos para la experimentación de fármacos, como los ensayos en animales; empero, “esto ha ocasionado que muchas veces se olvide que el principal objeto de la Medicina es el ser humano”.

En este sentido, destaca el especialista, la Homeopatía es una ciencia creada por el hombre para el hombre que llega mucho más lejos debido a la naturaleza de su método de experimentación, mismo que “nos permite lograr el conocimiento exacto de la actividad de todos y cada uno de los medicamentos, y nos da acceso al laboratorio más maravilloso y enigmático de la creación: el cuerpo humano”.

Procedimiento

El Dr. François-Flores explica que para llevar a cabo la experimentación de los medicamentos homeopáticos se seleccionan voluntarios sanos, a quienes se les realiza historia clínica completa y análisis de laboratorio, como biometría hemática, examen general de orina, química sanguínea y estudios de gabinete, como medición de la presión arterial, pulso, respiración, exploración física de todo el cuerpo y rayos X.

Si se cree pertinente, se averiguarán los antecedentes patológicos familiares (enfermedades que han sido las más frecuentes en la familia), hábitos y costumbres. Una vez finalizado lo anterior, se forman dos grupos.

Al primero de ellos se le dará la sustancia a experimentar (el futuro medicamento) cada determinado tiempo; al otro grupo se le proporcionará una sustancia inerte (placebo, sin acción terapéutica) y la tomará en la misma forma. Desde luego, ninguno de los voluntarios sabe si está tomando el medicamento o el placebo.

“Debemos hacer la aclaración de que en ningún momento se le dará al voluntario una dosis que pudiera ser nociva para su salud; asimismo, si se llegaran a presentar síntomas molestos, basta con espaciar el horario o, en el último de los casos, suspender el medicamento para que todo vuelva a la normalidad, ya que estamos provocando una ‘enfermedad artificial’ que no dejará consecuencias, pues las cantidades utilizadas no son tóxicas”, aclara el médico homeópata.

Cada uno de los voluntarios tomará nota de los síntomas que presente, con la hora y la fecha, debiendo usar palabras sencillas para no causar confusión. Este proceso puede durar meses mientras se estén presentando síntomas y, al finalizar, se obtendrán las conclusiones de los apuntes para determinar la esfera de acción del medicamento, es decir, en qué órganos del cuerpo ejerce más efecto.

Posteriormente, se determinan cuáles fueron las molestias predominantes y particulares que se presentaron en cada uno de los voluntarios, y se anota en qué circunstancias se mejoran o empeoran los síntomas del paciente.

Una vez ordenados todos esos datos reciben el nombre de patogenesias, es decir, descripciones detalladas de los síntomas que cada medicamento experimentado genera en personas sanas, las cuales se reúnen en libros llamados materia médica homeopática.

A tomar en cuenta

“Para efectuar la experimentación pura deberá utilizarse un medicamento preparado homeopáticamente, y bajo los criterios establecidos en la 6a. edición del Organón de Samuel Hahnemann”, informa el Dr. François-Flores. En síntesis, esto significa que:

  • Antes que nada, se debe averiguar el poder curativo de los medicamentos para poder curar a los enfermos.
  • La fuerza curativa de los medicamentos consiste en su poder para cambiar el estado de salud del hombre.
  • Cada medicamento tiene su propia acción peculiar en el organismo. No hay sustitutos.
  • Siempre se debe estar seguro de la potencia, autenticidad y energía de los medicamentos.
  • Es fundamental utilizar sustancias en forma simple y pura.
  • Es posible enriquecer la patogenesia con observaciones sobre los efectos tóxicos de una sustancia (toxicología), ya que son las primeras manifestaciones de la acción de una sustancia y las más fáciles de observar.
  • Nunca debe ensayarse en enfermos.
  • En la experimentación deben participar individuos de ambos sexos y de constitución diversa.
  • El experimentador debe ser una persona fidedigna, inteligente y descriptiva.
  • El mejor experimentador es el médico sano, sensible y sin prejuicios.
  • Únicamente los maestros en el arte de observar pueden diferenciar la enfermedad crónica (miasma latente) de los síntomas experimentales.
  • Sólo con la experimentación pura se obtendrá una verdadera materia médica.

Queda señalar que los medicamentos homeopáticos han demostrado alta efectividad y seguridad pues, como ha podido darse cuenta, no son fruto del azar, sino de estudios e investigaciones fundamentadas en las enfermedades humanas y la observación detallada y sistemática.

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente el punto de vista de la Asociación Nacional de la Industria Farmacéutica Homeopática, A.C. (Anifhom).

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Homeopatía

Homeopatía: qué es, cómo actúa y cuáles son sus beneficios


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore