Diferencias entre Homeopatía y Alopatía - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

17 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Homeopatía y alopatía, por qué “no se llevan”

Jueves 02 de marzo del 2017, 12:59 pm, última actualización

Se suele decir que el tratamiento homeopático puede coexistir con la medicación convencional, ya que actúan de diferentes maneras en el organismo. No obstante, los médicos homeópatas prefieren suprimir las formulaciones alopáticas para tratar las enfermedades.

Homeopatía y alopatía, por qué “no se llevan”

Homeopatía y Alopatía fundamentan su acción terapéutica bajo diferentes principios, pues mientras la primera se basa en la premisa de “semejante cura lo semejante” y “a mayor dilución mayor potencia”, la segunda se apoya en el postulado del “contrario“, es decir, los síntomas se combaten con la aplicación de sustancias químicas que se oponen a su manifestación. Así, entre estas dos ramas existe notable diferencia que se refleja en la formulación de los medicamentos y su preparación.

No obstante, aclara el Dr. Luis Javier Martínez Ibarra, egresado de la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía (ENMH) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), “ambas especialidades no están peleadas, pues los médicos homeópatas aceptamos muchas técnicas de la Alopatía, como terapias reparadoras, que permiten la corrección de situaciones mecánicas (hernias, fracturas, cálculos y reemplazos valvulares), terapias sustitutivas, como indicar una hormona o sustancia deficitaria (insulina en la diabetes, por ejemplo), terapias reanimadoras (para casos de intoxicación, asfixia, hemorragias y deshidratación) mediante la administración de sueros, sangre, antídotos o diálisis, entre otros procedimientos”.

Coincidencias y diferencias

De acuerdo con el especialista, otra de las concordancias entre Homeopatía y Alopatía consiste en las indicaciones higiénico-dietéticas que favorezcan la curación o prevención, mediante el ordenamiento de los hábitos de vida, alimenticios, tóxicos (tabaquismo y alcoholismo) y emocionales, a lo que se suma la actividad física.

“Además, para realizar diagnósticos también empleamos los mismos métodos clínicos (laboratorio, radiografías o consulta con especialistas); ante enfermedades graves como cáncer, aceptamos la cirugía y participamos de los tratamientos convencionales, amén de contar con una formación que nos brinda la ventaja de conocer ambos sistemas médicos”, resalta el Dr. Martínez Ibarra.

A diferencia de la Homeopatía, la Medicina Alopática busca prevenir, tratar y curar las enfermedades mediante el uso de fórmulas diferentes o “anti”; por ejemplo, si hay inflamación, da un antiinflamatorio. “Así, la principal diferencia que vamos a encontrar entre estos dos tratados va a ser en cuanto a la formulación de los medicamentos y en su manera de preparación, ya que la Homeopatía los va a diluir lo más posible, mediante una técnica especial, para potenciarlos”, indica el experto.

Los preparados homeopáticos, entonces, son aquellas fórmulas con sustancias activas en cantidades mínimas que, tomadas en dosis excesivas, causan efectos o síntomas semejantes a los de la enfermedad que padece el paciente.

Otros contrastes

Por otra parte, las principales diferencias en cuanto al concepto enfermo-enfermedad son:

Homeopatía. La enfermedad es desequilibrio bioenergético, central y profundo que involucra a todo el organismo. Se trata de condición interna de desorden que se manifiesta con síntomas y localizaciones de acuerdo a la predisposición individual. Además:

  • Se adhiere al concepto de indivisibilidad psico-física del organismo y de individualidad, lo que significa que cada persona es un ser único, inédito e irrepetible, a ser considerado en su totalidad.
  • Emplea sustancias sometidas a especial tratamiento de dilución y dinamización que las despoja de actividad química. Su poder se comprueba por producir síntomas en personas sanas (patogenesias) y por experiencias físicas y biológicas.
  • Diagnostica al paciente estudiando su historia, personalidad y causas de su desequilibrio (especialmente las situaciones emocionales que lo han conmovido) y de su enfermedad, para definir un pronóstico y controlar la evolución.
  • La curación debe proceder “de dentro hacia fuera”, mejorando la condición del enfermo (ánimo, humor y vitalidad), y luego la enfermedad. No basta con la desaparición de una lesión o síntomas, si no se recupera la sensación de armonía.

Alopatía. El padecimiento o enfermedad es visto como algo externo, como si fuera autónomo, capaz de invadirnos. Igualmente:

  • Considera al paciente como un complejo de órganos interrelacionados, es decir, el ser humano es fragmentario y susceptible de ser dividido en partes para facilitar su estudio y tratamiento.
  • Indica medicamentos con actividad química, los cuales se estudian en animales de laboratorio. Sus efectos en el humano recién se conocen cuando se les administra; de allí que luego sean retirados del mercado por sus efectos adversos.
  • Privilegia el diagnóstico de la entidad clínica llamada enfermedad.
  • Entiende como curación la desaparición de los síntomas o lesión. En la práctica considera a la salud como el “silencio de los órganos” con los exámenes y estudios complementarios dentro de los límites fisiológicos estándar.

En síntesis, la Medicina Homeopática se fundamenta en el principio de similitud, del tratamiento del enfermo en su individualidad y en la necesidad de alcanzar un estado de salud pleno, que abarque sus aspectos físico, psíquico y social. Por su parte, la Medicina Alopática se basa en el principio de oposición; generaliza los tratamientos en planes estándar y busca con sus medios terapéuticos la curación de la enfermedad.

¿Es necesario suspender los medicamentos alopáticos al iniciar tratamiento con Homeopatía?

Aunque los especialistas en Homeopatía reconocen que los medicamentos convencionales y homeopáticos actúan en planos diferentes, de modo que por lo general no tienen interacción, lo más aconsejable es dejar de utilizar los fármacos alopáticos, aunque esto debe suceder de manera gradual, bajo vigilancia médica y de acuerdo con las características de cada caso.

Así, explica el Dr. Octavio Ramírez Vargas, también egresado de la ENMH, la ingestión de fármacos alópatas se debe reducir poco a poco, hasta que se logre la sustitución con los medicamentos homeopáticos, a fin de evitar un posible “efecto de rebote”, en el que se acentúan los síntomas que se suprimían.

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente el punto de vista de la Asociación Nacional de la Industria Farmacéutica Homeopática, A.C. (Anifhom).

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Homeopatía

Homeopatía: qué es, cómo actúa y cuáles son sus beneficios


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore