Integración de la Homeopatía y la Medicinas alópata - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

20 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

La Homeopatía en el siglo XXI: hacia la integración

Viernes 20 de enero del 2017, 09:14 am, última actualización

El futuro de la Medicina consistirá en integrar opciones terapéuticas que han mostrado utilidad al ser humano. Entre ellas, la Homeopatía será una de las más importantes y formará parte de este proceso, el cual exige dejar de lado rencores y polémicas estériles.

La Homeopatía en el siglo XXI: hacia la integración

La Homeopatía es ciencia que ha estado en el ojo del huracán prácticamente desde su nacimiento. Samuel Hahnemann, el padre de este sistema terapéutico, tuvo que soportar persecuciones, críticas y amenazas de las casas productoras de medicamentos de su época (finales del siglo XVIII y principios del XIX), así como de los especialistas tradicionales, quienes pensaban que los descubrimientos del médico alemán carecían de fundamento.

Hoy, a más de 250 años de su configuración, la Homeopatía sigue luchando para que se reconozcan todas sus virtudes y se le considere parte del proceso científico que persigue el bienestar del ser humano.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) es fundamental para que se cumpla este precepto, por lo que es sumamente significativo que en 1978 haya reconocido oficialmente a la Homeopatía y recomendara su aplicación en todos los sistemas de salud del mundo.

Así las cosas, y aunque sólo 25 de los 191 miembros de la OMS han desarrollado una política en torno a sistemas médicos diferentes a la alopatía, las estimaciones indican que el siglo XXI verá nacer una Medicina única que integre lo mejor de cada especialidad en favor de la humanidad.

Terapéutica en expansión

La Homeopatía llegó a México en 1850, aproximadamente, y desde ese momento tuvo buena fama. Así lo demuestra, por ejemplo, la atención homeopática que recibieron personajes tan conocidos como Benito Juárez, Porfirio Díaz o Francisco I. Madero, y la fundación de la Escuela Nacional de Medicina Homeopática en 1895.

El método homeopático tiene plena aceptación entre todos los sectores socioeconómicos, aunque es un hecho que es mucho más conocido en las zonas urbanas. Así lo considera el prestigiado Dr. Héctor Montfort Cabello, médico cirujano y partero egresado de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL, en el norte de México), quien establece que en los últimos años se ha incrementado el número de pacientes que acuden a los consultorios privados y a los hospitales de la Secretaría de Salud donde existe el servicio de consulta externa de Homeopatía (Hospital General, Hospital Juárez y Hospital Manuel Gea González, todos ellos en la Ciudad de México).

El auge de esta asignatura se debe a diversos factores, dice el catedrático de la Universidad de Monterrey, pero los más evidentes se relacionan con el costo de los medicamentos alópatas, que son muy elevados, y los efectos secundarios que producen en el organismo.

Poco a poco se han abierto canales de comunicación entre la Medicina homeopática y la convencional, sentencia el Dr. Montfort Cabello, de tal manera que “hemos podido intercambiar experiencias, hacernos oír en los congresos médicos alopáticos y mostrar que los medicamentos de nuestra escuela producen respuestas biológicas y efectos curativos a pesar de que son proporcionados en dosis pequeñísimas o infinitesimales”.

Acabar con mitos y charlatanes

Los médicos homeópatas saben que la ciencia que enarbolan ha sido desacreditada porque muchos de sus practicantes se presentan como profesionales, siendo que no lo son. Se trata de charlatanes que dicen ser especialistas en este sistema médico terapéutico, pero en realidad no cuentan con capacitación alguna ni criterio para diagnosticar y prescribir medicamentos.

A ello habría que agregar que existe, por parte de la mayoría de la población, desconocimiento sobre los fundamentos y postulados de la Homeopatía, lo que es comprensible porque “es difícil entender que una solución que parece estar compuesta por agua y alcohol tenga potencial curativo y sea capaz de guardar la imagen o huella electromagnética de una sustancia, la cual ofrece respuesta de tipo biológico”.

Para el Dr. Montfort, quien se especializó en el Instituto Superior de Medicina Homeopática de Enseñanza e Investigación de la ciudad de Monterrey, Nuevo León, los postulados de Samuel Hahnemann siguen vigentes, ya que la mayoría de los homeópatas del mundo se basan en ellos para diagnosticar y devolver la salud vital al enfermo.

“Las sustancias que el genio alemán describió siguen siendo muy eficaces actualmente, aunque ello no impide que los especialistas sigamos experimentando con nuevos compuestos, sobre todo porque hoy existen enfermedades que no se conocían hace 200 años”, señala.

Presente y futuro

Testigo de lo ocurrido en la medicina homeopática mexicana durante los últimos 26 años, el Dr. Montfort Cabello es vocero calificado para relatar los avances de esta alternativa científica.

“Pertenezco a una familia que ha practicado intensamente este sistema médico terapéutico. De hecho, muchos de mis consanguíneos han descubierto y preparado medicamentos nuevos para patologías que no pudieron ser superadas con la medicina tradicional. Hablo de enfermedades como las autoinmunes (lupus y diversos tipos de artritis, que se caracterizan porque el sistema inmunológico ataca tejidos sanos por confundirlos con microorganismos invasores), e incluso de algunos tumores malignos en los que la Homeopatía puede coadyuvar a que el paciente tenga mayores posibilidades de recuperación”, señala el experto.

Por otra parte, indica, parece contradictorio lo que ocurre porque, por un lado, la gente quiere saber más sobre esta materia pero, al mismo tiempo, se observa que ese interés es frenado por algunas autoridades del área de salud.

Abunda el entrevistado: “Digo esto porque el plan que se ha seguido en los hospitales de la capital mexicana no ha sido replicado en ninguno de las otras entidades del país. Quizá todo sea parte de una falta de apertura y criterio, de cierto celo profesional o de otros intereses que impiden que este servicio llegue a los pacientes que no pueden pagar una consulta particular”.

El futuro apunta a que exista una Medicina integrativa, es decir, que se instaure una estrategia y una logística tal que al sumar todos los elementos científicos se brinde al enfermo la posibilidad de una recuperación total.

Los esfuerzos en este sentido ya se observan en los centros médicos que pertenecen a universidades estadounidenses de gran prestigio, dice el entrevistado, quien confía en que pronto veremos en algunas partes del mundo a un equipo de médicos que se reúna para determinar el tratamiento más adecuado para cada paciente, donde intervenga un cirujano si se requiere una intervención quirúrgica, además de un quiropráctico, un psicólogo y un especialista en Homeopatía, por ejemplo.

“En México estamos un tanto atrasados, pero creo que vamos por buen camino para conseguir esa clase de objetivos”, puntualiza a modo de conclusión.

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente el punto de vista de la Asociación Nacional de la Industria Farmacéutica Homeopática, A.C. (Anifhom).

SyM - Juan Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Homeopatía

Homeopatía: qué es, cómo actúa y cuáles son sus beneficios


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore