Tipos de prescripción de medicamentos en Homeopatía - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

23 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Tendencias en Homeopatía, abanico de posibilidades

Viernes 20 de enero del 2017, 10:40 am, última actualización

La administración de medicamentos homeopáticos tiene diversas vertientes, de modo que hay especialistas que optan por recetar uno solo, en apego a los postulados de Samuel Hahnemann, mientras que otros ofrecen dos o más. ¿Qué diferencia hay entre estas técnicas?

Tendencias en Homeopatía, abanico de posibilidades

La Homeopatía es un sistema médico terapéutico dinámico, y con el paso del tiempo ha evolucionado de la mano de numerosos médicos e investigadores que le han llevado a nuevos horizontes. Así, con mayor o menor apego a los lineamientos que le dieron origen, se adapta a nuevas ideas y necesidades surgidas en determinados momentos históricos.

De acuerdo con la Dra. María del Rosario Sánchez Caballero, directora de la Escuela de Posgrado de Homeopatía de México A. C., las diversas corrientes en esta Medicina pueden agruparse en dos vertientes principales: ortodoxa o hahnemanniana, que se apega lo más posible a lo establecido por Samuel Hahneman, y no ortodoxa, que está sujeta a innovaciones o deformaciones.

Esta diferencia de enfoques también ha dado lugar a tres abordajes terapéuticos, llamados unicista, pluralista y complejista, los cuales, refiere la experta, “se refieren a la técnica y a la forma de administrar los medicamentos homeopáticos”.

Claras diferencias

La entrevistada especifica que, en términos generales, la Homeopatía unicista es aquella en que se utiliza un solo medicamento para atender al paciente, “lo cual se apega más a lo que proponía el fundador de nuestra disciplina, el médico alemán Samuel Hahnemann (1755-1843), pues él estableció que los medicamentos deben administrarse unitariamente, es decir, uno por vez”.

Por su parte, en la Homeopatía pluralista se administran varios medicamentos en la misma prescripción, mientras que en la Homeopatía complejista se aplican varios principios activos en un solo medicamento o frasco de glóbulos. Así, “mientras que el pluralista receta 3 ó 5 medicamentos, cada cual con una sustancia, el complejista receta una fórmula que contiene varias sustancias”.

Siendo más específica, la Dra. Sánchez Caballero explica que aun dentro de estas corrientes hay diferencias. “Por ejemplo, durante mucho tiempo se ha observado la existencia de dos escuelas fundamentales dentro de la Homeopatía unicista en nuestro continente: la argentina y la mexicana”.

Los especialistas sudamericanos siguen los preceptos, técnica y procedimientos de Hahnemann, pero a través de los postulados del médico estadounidense James Tyler Kent (1849-1916). Debido a ello, son dados a la utilización de medicamentos a muy alta potencia (con múltiples diluciones), a diferencia de sus colegas de otras regiones.

Además, explica la entrevistada, “la escuela homeopática de aquella nación tiene una fuerte influencia del pensamiento del Dr. Tomás Pablo Paschero, un reconocido médico argentino que fue discípulo de Kent y quien orientó su trabajo hacia la influencia de los factores psicológicos en la salud y la enfermedad”.

En contraparte, indica la especialista, “en la escuela mexicana nos caracterizamos por usar potencias altas y bajas, pero más que nada nos basamos en los escritos de Hahnemann y aplicamos un concepto que este médico esbozó, aunque ya no pudo ahondar en él: los miasmas o enfermedades crónicas”.

Casi al final de su vida, Samuel Hahnemann sugirió a los estudiosos de la Homeopatía “que se fijaran en uno de sus descubrimientos recientes: las enfermedades que vuelven, aquellas que no se curan tan fácilmente a pesar de dar el medicamento homeopático preciso, y que obedecen a algo trascendente y hereditario, que es el miasma”.

Abunda la especialista: “si no se establece un tratamiento homeopático estricto, especialmente dirigido a esa predisposición o enfermedad crónica, el paciente no se va a curar nunca; mejorará mucho, pero no va a sanar, en todo el sentido de la palabra. Eso es lo que hemos desarrollado y seguimos estudiando en la escuela mexicana, en concreto dentro de Homeopatía de México”.

El fundador de esta corriente ortodoxa fue el Dr. Proceso Sánchez Ortega (creador de Homeopatía de México junto con sus colegas David Flores Toledo y Ranulfo Romero Moreno), quien asumió el reto de ampliar la teoría miasmática y logró notable reconocimiento nacional e internacional por su trabajo.

Por otra parte, la Dra. Rosario Sánchez especifica que “los especialistas de la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía (ENMH) del Instituto Politécnico Nacional (IPN) se caracterizan por utilizar varios medicamentos, es decir, son pluralistas, y al parecer se basan en una escuela francesa, la de Léon Vannier (1880-1963), cuyos seguidores optaron por el uso de varios medicamentos con el propósito de provocar una reacción más bien fisiológica”.

Al ser cuestionada sobre cuál es la corriente que predomina en la Homeopatía, la experta opina que “al menos en México es la pluralista, pues la ENMH del IPN tiene una matrícula más amplia. Cabe señalar que esta escuela ha recibido la influencia de muchos médicos no homeópatas que participan en la formación de los estudiantes.

“Tal vez por ello los egresados emplean un medicamento para cada síntoma del paciente; por ejemplo, uno para la hipertensión, otro para el dolor de cabeza y uno más para la gastritis, más bien al estilo alopático. Es muy diferente a lo que practicamos en Homeopatía de México, donde pensamos que hay que buscar un solo medicamento que cure todos los síntomas, de acuerdo con las características de cada individuo.”

A pesar de que la situación varía de un país a otro, la entrevistada observa que “casi en todo el mundo se enseña Homeopatía a nivel de posgrado, y por ello hay una formación más profunda y fina, enfocada a la escuela ortodoxa y al unicismo. En cambio, cuando la educación es a nivel licenciatura hay mayor presencia del pluralismo y el complejismo, como sucede en México y tal vez en la India”.

¿Con quién asistir?

La pregunta no es fácil de responder, de modo que la Dra. Sánchez Caballero reflexiona en su respuesta: “Hahnemann criticó a la Medicina de su tiempo, la calificó de alopática y sostuvo que los galenos recetaban medicamentos que no tenían relación con el origen de la enfermedad, sino con sus síntomas, y por ello propuso que en realidad sólo necesitamos un medicamento”.

En este sentido, subraya que los medicamentos homeopáticos fueron creados para utilizarse uno por uno. “Así se experimentó con ellos y sabemos los efectos que producen por separado, no en conjunto; entonces, ¿por qué darlos simultáneamente?”

Si bien la experta no descarta que los medicamentos homeopáticos ejerzan cierto efecto en el organismo a través del pluralismo y el complejismo, opina que existe amplia probabilidad de que los resultados obtenidos no sean del todo óptimos, ya que “muchas veces se administran sustancias incompatibles o que se neutralizan unas a otras”.

Además, con el uso de estas técnicas se corre el riesgo de sólo suprimir síntomas. “Al asistir con cualquier médico homeópata, sin importar su corriente, es muy probable que la persona enferma logre sentirse bien, pero de eso a que se cure verdaderamente hay una diferencia. Curar no sólo es quitar o acallar las manifestaciones de un padecimiento, sino buscar el bienestar en lo físico, anímico o psicológico, y en la relación con los demás”.

La razón, detalla la entrevistada, es que las corrientes de la Homeopatía que emplean las técnicas pluralista y complejista no siempre contemplan aspectos como el miasma. “Los seres humanos heredamos la tendencia a padecer cierta enfermedad o una forma de enfermarnos, y ello lo podemos reforzar con el tipo de vida que llevamos. Una Homeopatía profunda, cuidadosa, que estudia detenidamente al paciente para hacer las cosas muy bien, puede eliminar ese miasma y hasta impide que los hijos lo hereden”.

Así, aunque el médico homeópata que utiliza medicamentos de manera complejista o pluralista puede tener resultados en corto plazo, no suele detallar en el origen de la enfermedad de cada caso y sólo aprovecha una parte del gran potencial de la Homeopatía.

Aclara la Dra. Sánchez Caballero: “A veces la terapia unicista parece ser más lenta y hace que el paciente ‘sufra’ un poco más su enfermedad (aunque lo que sucede en estos casos es que los síntomas se habían suprimido por mucho tiempo), pero vamos directo al origen del padecimiento y hacia una verdadera curación. No es que desprecie a otras corrientes de Homeopatía, sino que no encuentro el fundamento de dar 5, 6 ó 20 medicamentos, a veces incompatibles y a potencias muy altas, sin que se atienda al problema de raíz”.

De esta manera, la entrevistada manifiesta abiertamente su preferencia hacia la Homeopatía unicista, dado su alcance y potencial en beneficio de la salud, aunque reconoce que “hay de complejistas a complejistas, y de pluralistas a pluralistas. Entiendo a los que recomiendan el uso de 2 ó 3 medicamentos, sobre todo si su razonamiento tiene una base teórica, como los escritos de Léon Vannier, pero me parece inaceptable y poco ético que le receten 10 ó 20 medicamentos a un paciente”.

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente el punto de vista de la Asociación Nacional de la Industria Farmacéutica Homeopática, A.C. (Anifhom).

SyM - Rafael Mejía

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Homeopatía

Homeopatía: qué es, cómo actúa y cuáles son sus beneficios


Ver más...

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año 15 millones de personas sufren un ictus (infarto cerebral) por no tener conocimiento de sus factores de riesgo. 




Comscore