Principios de la Homeopatía para aliviar enfermedades - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

17 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Homeopatía

Jueves 20 de abril del 2017, 10:41 am, última actualización

La Homeopatía (de las palabras griegas homoios, “semejante” y patheia, “enfermedad”, es decir, “curación por lo que es semejante”) es práctica médica única en su género ideada por el científico alemán Christian Friedrich Samuel Hahnemann (1755-1843), quien desencantado por los procedimientos de su época buscó un método más amable para aliviar enfermedades. 

Homeopatía

En lo fundamental, este sistema terapéutico consiste en la administración de dosis muy pequeñas (infinitesimales) de ciertas sustancias que, en un sujeto sano, generarían síntomas muy parecidos a los de la enfermedad que se pretende curar. De esta forma se estimulan los mecanismos de autorregulación y defensa del organismo hasta que recupera su estado de equilibro o salud. 

El crecimiento de esta Ciencia en dos siglos de existencia ha sido considerable, pues la Organización Mundial de la Salud (OMS) la reconoce desde 1978 y señala que es utilizada por cerca de 500 millones de personas en todo el orbe. Asimismo, en naciones como Alemania, Francia, Inglaterra, India, Argentina y México es oficial, y su costo es parcialmente cubierto por sus sistemas correspondientes de seguridad social. 

Principios

El trabajo de Samuel Hahnemann y sus discípulos se resumió en siete puntos, mismos que prevalecen hasta nuestros días y que permiten comprender las diferencias entre la Homeopatía y la Medicina Convencional o Alópata. 

Vitalismo. Según este planteamiento, el ser humano cuenta con una fuerza vital que impulsa el crecimiento y armonía de sus funciones corporales, emocionales o psicológicas. Así, el desequilibrio de esta energía invisible da origen a las enfermedades. 

Desde esta perspectiva, los síntomas expresan cierta alteración energética y, más aún, son el esfuerzo del organismo por recuperar la salud. Por tanto, no hay que suprimir o eliminar manifestaciones como fiebre, dolor o angustia, sino que deben modularse para que no sean tan agresivas, y encaminarlas con suavidad hacia la sanación, algo que la fuerza vital busca de manera natural. 

Individualización. Como la energía vital es única en cada ser, toda persona tendrá una forma peculiar de manifestar su afección. Esta es la razón por la cual, a diferencia de la Medicina Alópata, que sigue protocolos bien definidos para aliviar cada padecimiento, en Homeopatía el tratamiento se particulariza o individualiza, ya que “no trata enfermedades, sino enfermos”. 

De tal suerte, el médico homeópata es un especialista que debe desarrollar la habilidad de diagnosticar no sólo a partir de los síntomas y signos del paciente, sino que tiene que hacer lo posible por conocer la personalidad del individuo, su historia personal y familiar, así como su interacción con la sociedad, pues de todo ello dependerá la elección del medicamento más conveniente. 

Semejanza. Al igual que el griego Hipócrates de Cos (padre de la Medicina occidental; vivió del 460 a.C. al 377 a.C.) y el suizo Teofrasto Paracelso (1493-1541), Hahnemann concluyó que una sustancia que produce ciertos síntomas en una persona sana, es capaz de aliviar idénticos malestares en un enfermo. 

Como se ha mencionado, la fuerza vital busca su equilibrio, pero no siempre lo hace eficazmente. Así, lo que la terapéutica homeopática pretende es conocer los síntomas del paciente a detalle y administrar aquel medicamento que genere manifestaciones parecidas en una persona saludable; con ello se crea una especie de “enfermedad artificial” que reemplaza a la original, sólo que es más suave y dirige al organismo hacia su armonía. 

Experimentación pura. Los medicamentos homeopáticos se elaboran principalmente con sustancias de origen mineral, vegetal o animal. Para saber qué efectos generan, se prueban en personas sanas que llevan un registro riguroso de las manifestaciones que presentan, tanto físicas como psicológicas. Este trabajo de investigación recibe el nombre “experimentación pura”, y sus observaciones se recopilan en volúmenes llamados Materia médica

Dosis mínima o infinitesimal. Una de las primeras dificultades enfrentadas por Samuel Hahnemann y sus discípulos consistió en cómo proporcionar ciertos compuestos que, a pesar de sus propiedades medicinales, podrían generar efectos tóxicos en los pacientes. La respuesta fue un método singular. 

Para obtener fracciones terapéuticas mínimas (infinitesimales) se toma pequeña porción de la sustancia deseada y se diluye, casi siempre en alcohol, a la vez que se agita vigorosamente (dinamización). Luego se emplea parte de la mezcla resultante, llamada tintura madre, y se disuelve y dinamiza de nuevo en varias ocasiones; de esta forma, las propiedades del compuesto original se impregnan en la solución final, misma con que se elaboran tabletas, pomada, jarabe o glóbulos (esferas de azúcar que se disuelven bajo la lengua). 

Enfermedad crónica o miasmática. A pesar de administrar tratamientos adecuados, Hahnemann observó que ciertos síntomas reaparecían periódicamente en algunos pacientes. El experto llamó a este problema patología crónica o miasmática, la cual es una tendencia heredada de padres y antepasados a expresar un desequilibrio de la fuerza vital. 

Uno de los objetivos más importante de la Homeopatía se convirtió, precisamente, en tratar esta predisposición en una etapa en la que los síntomas permanecen latentes o son poco agresivos, a fin de prevenir en lo posible la cristalización futura de alguna enfermedad grave. 

Medicamento único. Los primeros especialistas en este sistema sostenían que la riqueza de los compuestos homeopáticos es tal, que sólo se necesita ofrecer uno a la vez. Además, como los trabajos de experimentación pura se realizaban con una sola sustancia, no se contaba con información para saber si habría interacción y efectos secundarios al combinar varias. 

Esta idea ha sido conservada por un grupo importante de médicos, llamados clásicos o unicistas, pero otros han preferido el abordaje con dos o más medicamentos a la vez, ya sea por separado (pluralistas) o en una sola toma (complejistas). Cualquiera de estas terapéuticas ofrece beneficios, siempre que sea administrada por un médico de carrera especializado.

SyM

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Homeopatía

Homeopatía: qué es, cómo actúa y cuáles son sus beneficios


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore