Dudas más frecuentes sobre Homeopatía - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

18 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Homeopatía en 5 preguntas

Jueves 20 de abril del 2017, 11:20 am, última actualización

1. ¿Qué es?

La Homeopatía es un sistema médico terapéutico creado por el alemán Samuel Hahnemann a finales del siglo XVIII, cuyo fundamento es el Principio de Semejanza (Similia similibus curantur). Esto significa que busca recuperar la salud del paciente a través de la administración, en dosis extremadamente pequeñas (infinitesimales), de sustancias que en un individuo sano generan síntomas parecidos a los que presenta un enfermo.

Homeopatía en 5 preguntas

Afin de obtener las fracciones infinitesimales requeridas para el tratamiento, se toma pequeña porción de compuesto de origen vegetal, mineral o animal, cuyos efectos se han estudiado con anticipación, y se diluye en líquido, casi siempre alcohol, a la vez que se agita vigorosamente (dinamización). Luego se emplea parte de la mezcla resultante, conocida como tintura madre, y también se disuelve y dinamiza en varias ocasiones.

Las propiedades de la sustancia original quedan impregnadas en la solución final, de modo que adquiere las mismas cualidades curativas, pero sin generar reacciones adversas.

2. ¿Cómo se administra?

Las soluciones homeopáticas pueden tomarse disueltas en agua, aunque es más común que con ellas se elaboren medicamentos en distintas presentaciones, como tabletas, pomada, jarabe y los emblemáticos glóbulos sublinguales, es decir, pequeñas esferas de azúcar lactosa que se disuelven debajo de la lengua.

Por otra parte, cabe señalar que, a diferencia de los tratamientos farmacológicos de la Medicina convencional, que se prescriben de acuerdo con protocolos establecidos, la terapia homeopática debe individualizarse en cada caso, ya que este sistema “trata enfermos, no enfermedades”.

La Homeopatía sostiene que el ser humano cuenta con cierta fuerza invisible que anima al organismo, denominada energía vital, y cuando ésta se “desafina” o desequilibra genera afecciones. Tanto la estabilidad como los desórdenes en esta energía dependen de hábitos personales, edad, estado nutricional y constitución física, así como de factores psicológicos y hereditarios; por tal razón cada persona desarrollará padecimientos de manera única.

Así, aunque dos individuos reciban el mismo estímulo (por ejemplo, intensa carga de estrés), cada uno manifestará su desequilibrio particularmente (uno puede resfriarse mientras otro presenta trastornos digestivos) y, por ello, necesitan tratamientos diferentes. En efecto, aunque dos personas sufran idéntica afección, por ejemplo un resfriado, difícilmente recibirán el mismo medicamento homeopático, ya que la elección de éste dependerá de las cualidades de cada quien.

3. ¿De qué manera actúa?

Hasta el momento no se ha explicado del todo cómo la dinamización impregna las cualidades de cierta sustancia en un líquido, pero a lo largo de dos siglos de práctica homeopática se ha comprobado que es fenómeno reproducible y con resultados visibles.

Así, aunque muchos partidarios de la Medicina convencional suelen cuestionar la efectividad de los preparados dinamizados, argumentando que sus efectos curativos se deben más a sugestión que a una acción real, la Homeopatía cuenta con incontables casos de éxito cuando su prescripción ha corrido a cargo de especialista competente, e incluso ha demostrado su eficacia en la atención de animales y plantas, en los cuales no es posible influir.

Por ahora lo que sabemos es que, una vez que es absorbido por el organismo, el medicamento homeopático genera manifestaciones semejantes a las de la afección que se combate, en ocasiones acrecentando los síntomas (fenómeno llamado agravación medicamentosa), de modo que se crea “enfermedad artificial” que estimula al sistema inmunológico y la autocuración.

Según la Homeopatía, cualquier trastorno es en realidad el esfuerzo que hace el cuerpo para volver a estabilizar la energía vital afectada y, por tal razón, los malestares no deben eliminarse o suprimirse, sino estimularse de manera controlada para que el paciente alcance la curación por sí mismo.

Así, este sistema médico terapéutico no busca destruir gérmenes ni limitar reacciones como fiebre, tos o inflamación, sino que actúa de manera profunda, de acuerdo con la naturaleza del organismo, y tiene la capacidad de corregir la propensión a sufrir tal o cual enfermedad, algo que no consigue la Medicina convencional.

4. ¿Cuáles son sus alcances y limitaciones?

Hay ocasiones en las que la Homeopatía sólo puede intervenir de manera auxiliar, ya sea en el control del dolor o mejorando la recuperación, como sucede en problemas mecánicos o que requieran cirugía, como fracturas o deformaciones corporales congénitas.

En trastornos generados por factores ambientales, como cambios bruscos de temperatura que afectan las vías respiratorias, también contribuye a la restauración del organismo, aunque se debe considerar que en tales casos el cuerpo se cura por sí mismo.

En contraparte, la Homeopatía es la Medicina preventiva por excelencia, ya que fortalece al sistema inmunológico y regula la energía vital. También es muy eficaz en afecciones crónicas o de larga duración (como diabetes o elevada concentración de azúcar en sangre, presión arterial alta y artritis o inflamación de las articulaciones), teniendo mejor pronóstico en aquellos pacientes que son diagnosticados y tratados oportunamente.

Cabe señalar que los medicamentos empleados en el sistema terapéutico creado por Samuel Hahnemann también influyen en la esfera emocional, de modo que son útiles en la atención de problemas psicológicos y, gracias a su naturaleza inocua, pueden indicarse en el tratamiento de niños, mujeres embarazadas o personas de la tercera edad.

5. ¿Quién puede atenderme?

La Homeopatía no se aprende a través de breves cursos ni leyendo un libro. Al menos en el caso de México, un médico homeópata calificado debe estudiar 7 años en alguna de las instituciones que ofrecen la licenciatura, como la Escuela Libre de Homeopatía de México (ELH) o la Escuela Nacional de Medicina y Homeopatía (ENMH) del Instituto Politécnico Nacional (IPN), ambas en la Ciudad de México.

Otra opción es realizar estudios de posgrado, una vez que se cuenta con el título de médico. La especialidad puede cursarse en lugares certificados, como la ENMH y Homeopatía de México A.C., en la Ciudad de México, así como en varias escuelas del interior de la República Mexicana, como las de Culiacán, Puebla, Monterrey, Nayarit u Oaxaca.

Así, lo más conveniente es que el paciente pregunte al médico homeópata si está titulado y de qué institución es egresado. También es aconsejable que goce de la recomendación de otras personas.

Fuentes:

  • Benkemoun P, Cornillot P, Deltombre-Kopp M, Lützer LJ, Poitevin B, Sarembaud A, Solon M, Comité de Lectura. Tratado de Homeopatía. 2ª ed. Barcelona: Editorial Paidotribo; 2002.

  • Ballester Sanza A, Sanz Franco MJ, Galan Graub E. Homeopatía. Fundamentos científicos. FMC. Form Med Contin Aten Prim. 1999; 6(2): 71-78.
  • Lara I. La energía vital en Homeopatía. Rev Med Homeopat. 2009; 2(1): 25-30.

SyM

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Homeopatía

Homeopatía: qué es, cómo actúa y cuáles son sus beneficios


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore