Ictiosis, piel de pescado que causa descamación - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

14 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Ictiosis o piel de pescado

Martes 21 de marzo del 2017, 01:39 pm, última actualización.

La ictiosis, caracterizada por intensa descamación y formación de laminillas antiestéticas que semejan escamas en la piel, se debe a alteraciones en el funcionamiento de este órgano que se transmite de padres a hijos; no tiene cura, pero se puede controlar, ¡conoce cómo!

Ictiosis común, Escamas en la Piel, Causas de piel reseca y escamosa
Ictiosis o piel de pescado

¿A qué se debe la ictiosis?

La función de la piel es regular la temperatura corporal mediante el sudor, así como percibir estímulos a través del tacto, pero, sobre todo, este órgano es la barrera que nos protege del exterior y permite el funcionamiento adecuado del organismo. Asimismo, se encuentra expuesta a la acción de factores como contaminación, humedad, viento y rayos solares, que pueden deteriorar su aspecto y generar resequedad o arrugas que, por fortuna, son posibles controlar.

Sin embargo, este importante tejido se ve afectado por enfermedades de la piel que predisponen su deshidratación, como psoriasis (caracterizada por la aparición de zonas rojizas e inflamadas con pequeños pellejitos blancos), eccema (brote de ronchas rojas que originan comezón intensa, irritación y descamación en diversas partes del cuerpo), xerosis (desencadena la formación de grietas y costras) e ictiosis, que es la que nos ocupa.

La ictiosis común o vulgar se presenta como consecuencia de un defecto genético que hace que la última capa de la epidermis (estrato córneo), formada por células muertas de la piel, sea demasiado gruesa y adquiera la apariencia de reresequedad en extremo o de estar cubierta con escamas (fenómeno llamado queratinización). De hecho, su nombre deriva de la palabra griega ikhthys, que significa "pez", debido al aspecto de piel de pescado de regiones afectadas.

Este padecimiento es relativamente frecuente (1 por cada 250 o 300 nacimientos, aproximadamente) y se da por igual en mujeres y hombres. Las lesiones ictiosiformes son más comunes durante la infancia (puede manifestarse antes de los 4 años de edad) y pueden empeorar en los meses de invierno. Aunque los pacientes alcanzan notable mejoría de los síntomas durante la edad adulta, en numerosas ocasiones el problema resurge en la vejez.

La ictiosis común no es un padecimiento curable debido a su origen hereditario; pero se puede controlar hasta lograr que sus molestos síntomas desaparezcan por completo. Además, cabe mencionar que su tratamiento adecuado y supervisado por un dermatólogo permite evitar complicaciones, como el desarrollo de infecciones ocasionadas por hongos (micosis) o bacterias.

Señales de ictiosis a la vista

A pesar de que cualquier parte de la piel puede ser afectada por ictiosis vulgar, lo más común es observar la aparición de escamas en la piel de la parte anterior de las piernas; seguidas en frecuencia por zonas como brazos, manos, tronco o espalda, y raramente en rostro o articulaciones.

La gravedad del problema oscila desde resequedad de la piel, leve aunque molesta, a lesiones severas que pueden desfigurar la apariencia cutánea. De cualquier forma, es conveniente ser evaluado por un dermatólogo cuando se observen las siguientes manifestaciones o síntomas de ictiosis en cualquier grado:

  • Resequedad en la piel.
  • Piel escamosa en zonas amplias, que empeora en época de frío.
  • Endurecimiento o engrosamiento de la piel (hiperqueratosis) de la región afectada.
  • Presencia de una especie de polvo fino y blanquecino en las lesiones, que son las células muertas que se eliminan.
  • Comezón o picazón leve (prurito).
  • En ocasiones se distinguen varias líneas finas en la palma de la mano.
  • También puede acompañarse de aspecto de "piel de gallina" (queratosis pilar) y dermatitis atópica (irritación, ampollas, y susceptibilidad a infecciones) en antebrazos y glúteos.
  • En casos de resequedad extrema, algunos movimientos se vuelven incómodos e, incluso, generan agrietamientos debido a la falta de elasticidad de la piel.
  • En ocasiones aisladas es posible que disminuya la generación de sudor, por lo que hay molestias cuando el paciente se expone a temperaturas elevadas o realiza ejercicio físico intenso.
Ictiosis vulgar, Piel de pescado, Diagnóstico de ictiosis, Tratamiento de ictiosis

Cabe señalar que los síntomas de ictiosis pueden pasar casi desapercibidos y las personas que padecen ictiosis vulgar piensan que sólo tienen piel seca, por lo que nunca buscan tratamiento. Sin embargo, cuando la apariencia de las lesiones de ictiosis es más severa llegan a generarse repercusiones psicológicas como baja autoestima, reducido círculo de amistades y carácter reservado.

¿Cómo se trata la ictiosis?

El diagnóstico de ictiosis vulgar se realiza, principalmente, al observar el aspecto que presentan las lesiones en la piel. Además, con frecuencia existen antecedentes familiares de una resequedad cutánea similar, por lo que el dermatólogo también recurre a la realización de preguntas al paciente (o a sus tutores, en caso de ser un infante) con la finalidad de crear un historial clínico completo.

También es necesario descartar otras causas de piel reseca y escamosa, lo cual es posible con ayuda de una biopsia, estudio que consiste en extraer pequeña parte de la piel del paciente para ser analizada en el laboratorio. Asimismo, dicha prueba ayuda a determinar la presencia de alguna infección ocasionada por microorganismos oportunistas.

En el tratamiento de ictiosis es útil la hidratación con productos que reestablezcan las propiedades de elasticidad y tersura (emolientes), los cuales se elaboran con vaselina simple, aceite mineral, ureas o ácidos alfa-hidróxidos (AHA), como ácidos salicílico (el cual también se emplea en el tratamiento contra mezquinos o verrugas vulgares), láctico o glicólico.

Estos medicamentos se deben aplicar dos veces al día, sobre todo después del baño, mientras la piel se encuentra todavía húmeda; las cremas o lociones se deben mantener como mínimo 10 minutos y luego retirarse el exceso mediante suave presión con una toalla.

Otras recomendaciones para la ictiosis son evitar el uso de jabones irritantes dando preferencia a productos dermatológicos de fórmula suave, sin perfumes ni colorantes. En casos severos se debe reducir la exposición a la humedad, por lo que se restringe el número de lavados en las zonas más afectadas.

Asimismo, en ciertos casos de ictiosis muy severos se muestra mejoría cuando se administran medicamentos orales o tópicos (se aplican directamente en la zona afectada) con isotretinoína, derivado de la vitamina A cuya dosis únicamente puede ser indicada por el dermatólogo, ya que puede generar efectos secundarios (labios enrojecidos, sensación de sequedad o inflamación de ojos, boca y nariz, debilitamiento del cabello y fatiga), su uso se debe suspender durante el embarazo y la lactancia.

Por último, considera que la ictiosis vulgar puede ser molesta; pero raras veces afecta la salud en general. Las mayores complicaciones de ictiosis se generan cuando el paciente se rasca la piel y ésta se rompe, generando la posibilidad de desarrollar una infección; sin embargo, tales riesgos desaparecen con tratamiento correcto.

SyM - Sofía Montoya

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Infecciones por Hongos (manos, pies, uñas)

Consienta a sus pies


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore