Hongos en la alberca, ¡que no te sorprendan! - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

15 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Hongos en la alberca, ¡que no te sorprendan!

Jueves 16 de marzo del 2017, 12:05 pm, última actualización

Estos seres microscópicos, responsables directos de infecciones en piel y uñas, pueden encontrarse al acecho en piscinas, baños sauna y gimnasios; por ello, toma precauciones para evitar el contagio.

Infecciones por hongos al estar en contacto con albercas-pixabay.com

Ha llegado el tiempo de vacaciones y muchas personas se disponen a disfrutar del Sol y el mar para recuperar la vitalidad, descansar de la rutina y convivir con su pareja y seres queridos. Felicidades para ellas por su sabia elección, pero también queremos decirles que en su estancia podrían encontrarse con un grupo de microorganismos dispuestos a convertirse en incómodo souvenir que difícilmente presumirían a sus amigos: los hongos.

Estos diminutos aguafiestas están presentes en diversos lugares durante todos los días del año, pero encuentran en época de calor las condiciones óptimas para desarrollarse, sin olvidar que su contagio puede favorecerse en áreas comunes y de recreación que hay en hoteles y centros vacacionales.

Millones de personas en todo el mundo sufren infecciones por hongos, llamadas dermatomicosis, micosis o tiñas, mismas que se manifiestan con irritación, comezón, ampollas y escamas en la piel, manchas blancas o amarillas en uñas, así como caída de cabello en zonas delimitadas. Sin embargo, cabe destacar que casi todos estos problemas pudieron evitarse con medidas adecuadas de higiene y, por ello, te invitamos a conocerlas.

Así es el calor

Estadísticas hay casi para todo, y una de interés particular nos revela que las infecciones cutáneas ocasionadas por hongos se incrementan hasta 30% en temporada de calor. Esto sucede porque el hábitat ideal para la reproducción de tales microorganismos son sitios húmedos, oscuros, sin ventilación y calurosos (donde la temperatura oscila entre 20º y 28º C), y dichas condiciones pueden encontrarse en baños de vapor, vestuarios, gimnasios, albercas o regaderas comunes donde los bañistas se enjuagan al salir del mar o piscina.

En general, los gérmenes que ocasionan este problema se agrupan en una sola familia (dermatofitos) y se distinguen porque aparecen en estructuras corporales donde existe una proteína llamada queratina (pelo, uñas y epidermis o capa más superficial de la piel), de la que se alimentan. Por sus características, estos seres son capaces de permanecer “encerrados” en esporas durante mucho tiempo (estado de latencia), en espera de las condiciones ideales para crecer.

Las infecciones por hongos más comunes son:

  • Tinea pedis o pie de atleta. Casi siempre aparece entre los dedos de los pies u ortejos, donde ocasiona ardor y grietas que dejan la piel en carne viva. También se asocia con mal olor.
  • Tinea unguium u onicomicosis. Ocurre en las uñas de la mano o el pie y se asocia con su engrosamiento, deformación, coloración blanca o amarilla e, incluso, con su caída.
  • Tinea capitis. Se presenta en el cuero cabelludo; genera erupción roja con descamación, comezón y pérdida de cabello en zonas limitadas.
  • Tinea cruris. Afecta a la región de las ingles y puede extenderse al escroto (piel que recubre los testículos), pubis, parte interna de los muslos y ano. Ocasiona enrojecimiento y comezón.
  • Tinea manuum. Se localiza en la palma de las manos y sus síntomas son resequedad, descamación, comezón y, en ocasiones, ampollas.
  • Tinea corporis. Engloba a las infecciones por hongos que ocurren en otras partes del cuerpo; se manifiesta con lesiones rojas y circulares, con bordes elevados, además de irritación.

Se corre mayor riesgo de contraer hongos cuando se anda sin zapatos ni sandalias en aquellos lugares donde se dan condiciones de humedad y calor; también al compartir toallas, calzado, calcetines o aparatos para realizar ejercicios, así como al utilizar instrumental de buceo prestado o que no fue aseado adecuadamente.

Por tanto, quienes tienen mayor riesgo de contraer tiña son los niños, porque corren y caminan más tiempo descalzos, además de que no suelen ser los mejores para usar la toalla y secarse. También se destacan los adolescentes y jóvenes, pues frecuentan las instalaciones deportivas en las que abundan estos microorganismos, pueden practicar buceo con equipo rentado y suelen utilizar tenis, que es un calzado que no facilita la ventilación de los pies.

Por supuesto, todo lo antes dicho no es para generar desánimo, sino para tomar conciencia del problema y emprender medidas preventivas.

Vamos a la alberca

Es verdad que los hongos no suelen sobrevivir en agua suficientemente clorada y que esto ha contribuido a que la transmisión de tiña en las albercas de muchos hoteles haya disminuido. Sin embargo, no está de más observar medidas de higiene para prevenir micosis:

  • Calzar sandalias al pisar en lugares húmedos, sobre todo en aquellos en los que el sol no ilumine directamente.
  • No te confíes del uso de aquellas regaderas dispuestas para los bañistas que salen del mar o de la piscina, pues sólo son indicadas para quitarse la arena. Lo mejor es ducharse con agua y jabón en la habitación del hotel, después de nadar o de ir al gimnasio, a fin de eliminar los gérmenes que pudieran adherirse a la piel.
  • Procura secarte bien después del baño, poniendo especial cuidado en los pliegues de la piel y espacios que hay entre los dedos.
  • Si sudas mucho, utiliza antitranspirantes, talco o crema que disminuyan la humedad, además de calzado que facilite la transpiración y calcetines de algodón.
  • Los hongos son muy contagiosos, por lo que, para evitar la transmisión, hay que evitar el intercambio de calzado, toallas y calcetines.
  • Si decides probar suerte en el buceo y vas a rentar equipo, asegúrate de que éste se encuentre limpio, seco, sin olor, en buen estado y que haya sido desinfectado.
  • Muchas personas son portadoras de hongos y no lo saben, pues estos gérmenes se desarrollan hasta que encuentran el ambiente propicio. Por ello, si al llegar a tu destino descubres que sufres descamación, enrojecimiento y comezón, procura no rascarte para evitar que la infección se disemine a otras partes del cuerpo, y no compartas tu ropa para evitar contagios. También es importante que al regreso visites al dermatólogo o podólogo (cuando la región afectada son los pies o uñas de éstos).

En caso de que a pesar de las medidas ya citadas contraigas tiña, vale la pena subrayar que el tratamiento debe iniciarse cuanto antes. La mayoría de los casos nuevos puede resolverse con el uso de crema antimicótica durante uno a dos meses y medio, pero si se deja pasar el tiempo sin atención adecuada y los microorganismos penetran en la piel o uñas, la erradicación puede llevar más de un año.

De cualquier forma, es importante que todo problema cutáneo sea evaluado por el especialista de la piel, ya que es el indicado para saber si el origen de las lesiones es una reacción alérgica o infección por bacterias, virus u hongos, además de que aclarará tus dudas sobre el tratamiento y dará seguimiento a la evolución del padecimiento.

SyM - Sofía Montoya

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Infecciones por Hongos (manos, pies, uñas)

Consienta a sus pies


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore