Medidas para prevenir el mal olor corporal - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

15 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Mal olor corporal

Martes 28 de marzo del 2017, 03:41 pm, última actualización

Los olores que percibimos quedan grabados en nuestra “memoria olfativa”, ya sea porque son desagradables o encantadores, además, influyen en el estado de ánimo e incitan a aceptar o rechazar objetos, comidas y hasta a personas. Esto último ocurre cuando se despide mal olor corporal, lo que normalmente se debe a malos hábitos higiénicos y factores climáticos, hereditarios, alimenticios y administración de complejo B en cápsulas, tabletas o inyecciones.

Mal olor corporal

Las zonas del cuerpo en las que suelen concentrarse malos olores son axilas, ingles y pies debido a que en éstas se ubican glándulas productoras de sudor de mayor tamaño y son regiones poco ventiladas, lo que permite que las bacterias que se alojan en el cuerpo descompongan el líquido resultante de la transpiración haciéndolo desagradable.

Desde tiempos inmemoriales el mejor remedio ante dicho problema ha sido el baño y aplicación de sustancias desodorantes, práctica que tiene su origen en rito purificador presente en diversas culturas, por ejemplo, en Grecia el baño antecedía siempre a cualquier ceremonia importante, en Roma se construyeron las piscinas de mármol comunitarias, los egipcios colocaban incienso y resinas en los pliegues corporales y los aztecas se bañaban hasta tres veces al día y pasaban por sus axilas hierbas aromáticas.

¿Qué pasa con las glándulas?

Si se observa desde cerca la piel es posible constatar que su superficie no es lisa, ya que esta provista de diminutos orificios llamados poros, los cuales permiten que la epidermis “respire”. En ellos hay fino conducto que funge como vía de salida para las glándulas sudoríparas, que son tubos muy delgados situados en la dermis cuya función es producir líquido salado que conocemos con el nombre de sudor. Esta sustancia tiene la labor de regular la temperatura corporal, pues cuando el cuerpo sufre sobrecalentamiento a causa de fiebre, clima, emociones fuertes o ejercicio físico lo enfría; asimismo, favorece la eliminación de sales minerales, agua y toxinas.

Es importante saber que cuando el organismo es estimulado por alguno de los factores antes citados inmediatamente se activa el sistema simpático, el cual acciona a las glándulas sudoríparas; de éstas se distinguen los siguientes tipos:

  • Ecrinas. Existen entre 2 y 5 millones de éstas por toda la piel del cuerpo y segregan agua que al evaporarse refresca la piel.
  • Apocrinas. Se agrupan en las zonas donde se presenta mayor cantidad de vello, (axilas y pubis) y secretan grasas y aminoácidos (porción de una proteína) sobre el folículo piloso, las que al interactuar con la flora bacteriana de la piel ocasionan mal olor.

El aroma que desprende cada individuo es diferente, pues mientras en algunas personas es casi imperceptible, en otras es fuerte y notorio; esto último es más frecuente en individuos de raza negra (por cuestiones genéticas) y en personas con obesidad (debido a la excesiva acumulación de grasa en su organismo).

Ahora bien, otra zona en la que es común que se presente mal olor son los pies, lo que se relaciona con uso de calzado sintético y cerrado (favorecen la sudoración), calzar el mismo par de zapatos varios días seguidos, no cambiarse diariamente calcetines o medias, escasa higiene e infecciones por hongos o bacterias.

Sudoración excesiva

Cuando manos, pies y axilas secretan excesiva cantidad de sudor es posible que se padezca hiperhidrosis, padecimiento que tiene como causa alteraciones en las glándulas sudoríparas de dichas regiones, tuberculosis, brucelosis (enfermedad que se caracteriza por malestar general, fiebre, dolor de cabeza y anemia), salmonelosis, infecciones por hongos y afecciones en riñones. Quienes cursan con este trastorno no sólo transpiran líquido, sino también restos de células, residuos que pueden ser descompuestos por bacterias y dar lugar a olor desagradable.

La hiperhidrosis genera extrema vergüenza emocional y social, ya que quienes la sufren mojan su ropa en cuestión de minutos aunque no tengan actividad física, y un apretón de manos puede tornarse intolerable. Cabe destacar que estas personas requieren tratamiento especial por parte del dermatólogo o médico internista, especialistas que prescribirán una combinación de medicamentos orales y cutáneos, dependiendo de la causa que la origine. En casos muy severos se tiene como alternativa la intervención quirúrgica, mediante la cual se bloquea la acción de las glándulas sudoríparas en las zonas problemáticas; sin embargo, también se llega a inyectar una toxina llamada botulínica debido a que bloquea la liberación de un compuesto que estimula la producción de sudor.

Soluciones

Para prevenir el mal olor corporal generalmente basta con bañarse diariamente, vestir ropa limpia, evitar calzar los mismos zapatos durante días seguidos (para permitir que se ventilen) y usar desodorantes específicos para axilas, pies y cuerpo, pero cuando llega a ser intenso conviene seguir estas recomendaciones:

  • Al bañarse dedicar más tiempo al lavado de axilas, ingles, pies y genitales.
  • Usar jabón antibacteriano.
  • Secar perfectamente el cuerpo después de la ducha, en especial pliegues cutáneos y entre los dedos de los pies; pues de esta manera se previenen infecciones ocasionadas por hongos. Pero si ya se tiene alguna afección de este tipo puede recurrirse a cremas, pomadas y polvos antimicóticos.
  • Lavar las prendas de vestir con la cantidad adecuada de detergente y recurrir a desinfectantes especiales para ropa blanca y de color.
  • Preferir vestuario confeccionado con tejidos naturales como el algodón, ya que tiene la propiedad de absorber y evaporar eficazmente el sudor.
  • Depilar las axilas disminuye la posibilidad de que las secreciones provenientes de las glándulas apocrinas se descompongan al tener contacto con las bacterias.
  • Al adquirir desodorantes es recomendable verificar que en la etiqueta indiquen que tienen acción antitranspirante y antibacteriana.
  • Aplicar sobre axilas y en calzado pequeña cantidad de bicarbonato de sodio, ya que reduce la transpiración y mata las bacterias.
  • Disminuir el consumo de carnes rojas, grasas, cebolla, ajo y bebidas alcohólicas, pues está comprobado que estos comestibles modifican el aroma del sudor, por lo que conviene incrementar la ingesta de frutas, verduras, cereales y agua.

Cabe destacar que en la actualidad el mercado farmacéutico pone al alcance gran variedad de jabones antibacterianos en barra, crema, gel y aceite, así como desodorantes y antitranspirantes cuya fórmula contiene sustancias antimicrobianas (inhiben el crecimiento de bacterias), moléculas de zinc (capturan los olores en formación) y sales de aluminio (disminuyen el flujo de sudor hacia los poros) que previenen y eliminan los aromas desagradables. Además, se pueden encontrar en diferentes presentaciones (barra, roll-on, crema, spray y polvo) e indicados para piel sensible y alérgica. Asimismo, las marcas cosméticas de prestigio constantemente lanzan perfumes acompañados de líneas de baño con la misma fragancia.

Queda por decir que todos los seres humanos tenemos un olor corporal específico, el cual siempre permanecerá aunque se usen productos de limpieza y fragancias; sin embargo, el que sea agradable o desagradable es responsabilidad de cada persona.

Consulta a tu médico.

SyM

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Infecciones por Hongos (manos, pies, uñas)

Consienta a sus pies


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore