Fatiga crónica, misterio sin resolver - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

19 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Fatiga crónica, misterio sin resolver

Viernes 08 de julio del 2016, 12:19 pm, última actualización

Cansancio agudo e incapacidad física para realizar labores habituales son los síntomas característicos del síndrome de fatiga o astenia crónica, padecimiento que acosa a adultos y personas de la tercera edad y que sigue siendo un enigma para la Medicina, ya que no se sabe con certeza qué lo ocasiona, y las terapias para erradicarlo son limitadas. 

Fatiga crónica, Cansancio, Agotamiento

Es común que las enfermedades infecciosas, anemia, hepatitis, trastornos del sueño o formas iniciales de depresión pueden ocasionar debilidad física en quien las padece, pero éstas suelen ceder conforme evoluciona el tratamiento para eliminar su origen; por su parte, sobreentrenamiento, estrés y cambios estacionales también generan agotamiento, mismo que desaparece al tomar medidas de recuperación adecuadas y reposo. 

En ocasiones el cansancio se presenta sin que exista una causa específica que lo origine y no tiene mejoría alguna con el descanso, ocasionando disminución de aproximadamente 50% de la capacidad para realizar labores físicas y mentales. 

Los médicos han llamado a este padecimiento síndrome de fatiga o astenia crónica (SAC), y han observado que se presenta en personas de entre 20 y 50 años, sobre todo mujeres (2 por cada hombre) e individuos con sistema inmune deficiente, como ancianos y gente que vive con mucho estrés. Rara vez se manifiesta en niños o adolescentes. 

Además de los síntomas ya descritos, este enigmático padecimiento que genera imposibilidad para llevar adecuada vida laboral, social y de pareja, cuenta con otras manifestaciones, las cuales varían de acuerdo al paciente, como ligeros ataques de fiebre, sobre todo por las tardes; dolores de cabeza y garganta, inflamación de ganglios en cuello y axilas, dificultad de concentración y alteraciones del sueño, entre otros. 

Sí, pero, ¿por qué?

No se conocen las causas del síndrome de astenia crónica, pero existen varias hipótesis sobre su origen: 

  • Ataques virales. Se piensa que las infecciones crónicas generadas por algunas especies de virus pueden ocasionar SAC; es el caso de la mononucleosis, ocasionada por el virus Epstein-Barr y que ataca al sistema de defensas, bazo (órgano alojado a la izquierda del estómago) e hígado.
  • Cuadros agudos de gripe. Se ha observado que personas de la tercera edad o aquellas con sistema de defensa disminuido a causa de estrés, presentan este mal luego de padecer intensos resfriados.
  • Sistema inmunológico. En general, se observa que las personas con fatiga crónica poseen deficiente sistema de protección contra infecciones.
  • Células musculares. También se ha descubierto una relación entre la astenia y las alteraciones de tejidos responsables del movimiento.
  • Problemas psiquiátricosBasados en los síntomas y en que casi dos terceras partes de los afectados presentan depresión leve o moderada, los defensores de esta hipótesis sostienen que el SAC es un trastorno neurológico y de conducta.
  • Síndrome del edificio enfermo. Este concepto habla de centros de trabajo, casas y escuelas con notable contaminación ocasionada por falta de ventilación, presencia de hongos en rendijas, humo de tabaco o estufas y volatilidad de químicos empleados en la limpieza, que en conjunto ocasionan fatiga en sus ocupantes, además de irritación en piel y ojos, tos y resequedad en garganta. 

Lo cierto es que aunque el síndrome de fatiga crónica no compromete la vida, resulta un padecimiento desesperante, ya que presenta mejorías intermitentes, su evolución es a largo plazo y no es extraño que llegue a generar por temporadas importante grado de incapacidad física. 

Sin terapia efectiva

El médico general es el encargado de establecer el diagnóstico a partir de criterios clínicos que descartan una por una las causas que pudieran ocasionar el cansancio del enfermo; no existen pruebas o análisis específicos para el SAC, por lo que es necesaria amplia historia clínica y la realización de diversas pruebas. 

Se han ensayado múltiples fármacos en el tratamiento del cansancio crónico, aunque la mayoría no ha ofrecido resultados satisfactorios, excepto en casos aislados. De todos ellos, los mejores resultados se han obtenido con fármacos antidepresivos, aunque otro gran grupo de medicamentos incluye a los estimulantes del sistema inmunológico (de defensas) y antivirales

Asimismo, los antiinflamatorios han mostrado eficacia en el control de los síntomas del síndrome de fatiga crónica, especialmente de dolores musculares y en articulaciones, pero no influyen en la evolución a largo plazo de astenia crónica. Por otra parte, en años recientes se han reportado buenos resultados con programas específicos de ejercicio y acondicionamiento físico, pero también limitados a algunos casos. 

Por el momento, el SAC se considera un mal de larga evolución con tendencia ligera a la mejoría espontánea, por lo cual condiciona importante grado de incapacidad, estimándose que más de la mitad de los pacientes presentarán dificultades para continuar con sus actividades habituales durante los primeros años de la enfermedad. De cualquier forma, siempre se requerirá de atención médica a fin de procurar el mejor nivel de vida posible.

SyM - Israel Cortés

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Insomnio

Síndrome de apnea del sueño


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore