Fatiga crónica, pesadilla permanente - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

18 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Fatiga crónica, pesadilla permanente

Martes 15 de mayo del 2012, 11:08 am, última actualización.

Afecta con mayor frecuencia a mujeres y suele presentarse entre los 30 y 60 años de edad. Ocasiona cansancio extremo, debilidad, dolor articular, muscular y de cabeza, fiebre, falta de concentración y depresión, y por desgracia es padecido por 500 mil mexicanos.

Fatiga crónica, Cansancio, Agotamiento

Factores como exceso de trabajo, estrés, mala circulación y sedentarismo se han relacionado con el desarrollo del síndrome de fatiga crónica (SFC); no obstante, científicamente no ha sido posible precisar su causa exacta.

Así lo expresa la Dra. Olga Libia Vera Lastra, jefa del Servicio de Medicina Interna del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional La Raza, adscrito al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y ubicado en la Ciudad de México, quien añade que la persona con este problema no es hipocondríaca, es decir, no supone infundadamente que padece una enfermedad grave.

“El problema tampoco es causado por depresión, ya que en tal caso no tendría deseos de realizar las actividades diarias. En cambio, quien sufre fatiga crónica sí quiere llevar a cabo sus tareas cotidianas y tiene metas, pero no le es posible efectuarlas debido al cansancio”, añade la experta.

Por su parte, el Dr. Rodrigo Toral Villanueva, adscrito al área de Enfermedades del Trabajo del IMSS, añade que “el agotamiento prolongado no se alivia con descanso y da lugar a distintas molestias, entre las que se encuentran pereza, insomnio, fiebre y dolor en garganta, cuello, músculos y axilas. Esta afección, también conocida como encefalopatía miálgica, perturba sustancialmente a las personas en los ámbitos personal, familiar y laboral”.

Causa desconocida

Científicos de todo el mundo han estudiado el SFC por más de dos décadas, pero aún no se sabe qué lo provoca. Empero, hay especialistas que consideran que la interacción de ciertos padecimientos físicos y emocionales puede predisponer al síndrome. Por ejemplo, padecer alguna infección por virus (como sarampión o mononucleosis) y al mismo tiempo estar bajo estrés excesivo puede incrementar el riesgo de desarrollar fatiga crónica.

Al respecto, el Dr. Toral Villanueva señala que aunque se desconoce el origen preciso del padecimiento, existen algunas pistas. “Podría tratarse de variación inmunológica, es decir, las defensas del organismo actúan contra el sistema nervioso y neurotransmisores (sustancias que transmiten estímulos al cerebro) lo que, en consecuencia, altera el estado de la persona y la conduce a agotamiento extremo acompañado de diversas dolencias”.

Agrega que, pese a ser trastorno poco estudiado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) lo considera enfermedad neurológica grave, además de que la Notificación nacional de enfermedades infecciosas nuevas de Estados Unidos la cataloga como recurrente y resistente a los medicamentos.

¿Tengo el síndrome?

De acuerdo con el Dr. Miguel Ángel Zamora Olvera, del Hospital de Psiquiatría en la Unidad de Medicina Familiar No. 10, también del IMSS y localizado en la Ciudad de México, el SFC tiene inicio bien definido y se prolonga por más de seis meses. “El cansancio no desaparece con reposo o sueño ni tiene relación con ejercicio o esfuerzo constante y, generalmente, el individuo tiene problemas de concentración, dolores musculares y articulares, náuseas, mareos y alteraciones del estado de ánimo”.

En la actualidad, no hay pruebas que detecten el padecimiento, por tanto, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos han establecido dos criterios para guiar a los médicos en el diagnóstico. El primero es fatiga inexplicable por seis meses o más sin que haya causa evidente de la misma; esto implica dificultad para levantarse de la cama, vestirse o comer, y consecuencias en los ámbitos escolar, laboral y recreativo.

El segundo criterio es la existencia de por lo menos cuatro de los siguientes síntomas de fatiga crónica:

  • Problemas de concentración y memoria a corto plazo.
  • Dolores de garganta, muscular, articular o de cabeza.
  • Ganglios linfáticos inflamados y dolorosos al tacto.
  • Falta de sueño reparador.
  • Cansancio o agotamiento que dura más de 24 horas después de hacer esfuerzo físico.

Antes de confirmar el diagnóstico, los médicos deben elaborar historia médica detallada del paciente, realizarle examen físico completo y, generalmente, solicitar diversas pruebas de laboratorio a fin de descartar las siguientes posibilidades:

  • Cualquier afección médica que pueda causar fatiga extrema, como hipotiroidismo (baja actividad de la tiroides, una glándula que interviene prácticamente en todas las funciones del organismo), lupus (padecimiento en que el sistema de defensas ataca a las células y tejidos sanos por error), apnea del sueño (roncar) u obesidad.
  • Consumo de medicamentos que provocan fatiga.
  • Trastornos en la conducta alimentaria.

¿Qué hacer?

Al padecer la afección que nos ocupa, el paciente se encuentra incapacitado para moverse. “Esta falta de actividad, con el tiempo, atrofia músculos y disminuye la densidad mineral ósea, lo que representa factor de riesgo para desarrollar osteoporosis”, advierte la Dra. Vera Lastra.

Añade que, de manera secundaria, la persona podría sufrir depresión debido a que se siente inútil y limitada para tener vida normal; además, si sufre insomnio persistente, durante el día estará de mal humor y más cansada de lo normal.

Por tanto, es muy importante acudir de inmediato al médico para atenderse, pues un psiquiatra, psicólogo o especialista en Medicina del Trabajo descartará otros padecimientos y determinará el tratamiento adecuado.

Así, aunque no existe cura específica, el paciente puede mejorar mediante:

  • Práctica de ejercicio. Fortalece el cuerpo y favorece la sensación de bienestar. Desde luego, los pacientes con SFC deben tomarlo con calma; hay casos en que sólo podrán realizar estiramiento de brazos o levantar objetos no muy pesados. Es necesario iniciar con poco esfuerzo y aumentar la intensidad gradualmente.
  • Control del estrés. Son de gran utilidad los ejercicios de respiración, tomar las cosas con calma (en la medida de lo posible) y procurar momentos de distracción (escuchar música o ver una película).
  • Alimentación saludable. Es importante consumir dieta equilibrada y evitar comidas copiosas, alcohol, cafeína y golosinas.
  • Terapia psicológica. Su propósito es ayudar a la gente a afrontar la enfermedad y cambiar sus pensamientos negativos o poco realistas; asimismo, ayuda a tener actitud positiva y creer en la propia mejoría.

“Como podemos ver, el tratamiento se orienta a disminuir los síntomas. Cuando hay dolor excesivo se prescriben antiinflamatorios y analgésicos, y para el insomnio o depresión secundaria se prescriben antidepresivos. Es muy importante no automedicarse, porque se pueden ocultar otros padecimientos y perder valioso tiempo para detectarlos”, recomienda la Dr. Vera Lastra.

A su vez, el Dr. Zamora Olvera resalta que la terapia grupal es de gran utilidad para modificar actitudes y evitar que la persona pierda su empleo. “Las expectativas a largo plazo para estos pacientes son variables y difíciles de predecir, ya que algunos se recuperan completamente en 6 meses o un año, pero otros pueden tardar más”.

No permita que el SFC gane la batalla. Sabemos que al padecerla es fácil desmoralizarse, pero los expertos insisten en que es importante tener actitud positiva sobre el futuro, en vez de culparse por padecer la enfermedad.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Insomnio

Síndrome de apnea del sueño


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore