Hipertensión arterial secundaria, ¿qué es? - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

10 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Hipertensión arterial secundaria, ¿qué es?

Jueves 22 de junio del 2017, 11:19 am, última actualización

La presión arterial alta es padecimiento que, en la mayoría de los casos, no genera síntomas y su origen es desconocido; sin embargo, en ocasiones sí se identifica la causa y su tratamiento suele brindar buenos resultados.

Hipertensión secundaria, Causas identificables de presión arterial elevada
Hipertensión arterial secundaria, ¿qué es?

Tipos de hipertensión

La fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias para que éstas conduzcan el vital líquido a los diferentes órganos del cuerpo se conoce como presión arterial; la máxima se obtiene en cada contracción del corazón (presión sistólica), mientras la mínima se registra con cada relajación (presión diastólica).

Numerosos factores pueden hacer que la presión arterial se altere y dañe la salud, aunque la mayoría de las veces la causa es desconocida, de ahí que los especialistas hablen de dos tipos de hipertensión.

Por un lado, refieren hipertensión esencial o primaria cuando se desconoce el origen específico del problema; en este caso se encuentran 90% de los hipertensos.

El resto de los afectados (5 a 10%) experimentan hipertensión arterial secundaria, es decir, sufren presión arterial elevada por causa identificable.

Cabe señalar que las formas secundarias de tensión arterial son raras, por ello, difícilmente se destinan grandes presupuestos para la detección sistemática de su origen. No obstante, se tienen datos sobre los factores que acompañan esta condición y en quiénes suele presentarse.

Presión arterial elevada causada por enfermedad

Los científicos han definido que las causas de presión arterial secundaria alta más comunes son:

  • Enfermedades renales crónicas: significa que la función de los riñones se deteriora lentamente.
  • Apnea obstructiva del sueño: mientras la persona está dormida, su respiración se detiene porque las vías respiratorias se han estrechado o bloqueado parcialmente, lo que puede elevar la presión arterial.
  • Alteraciones de las glándulas paratiroides: ubicadas al lado de la glándula tiroidea, su función es el control del calcio en la sangre, por lo que son responsables de la contracción muscular.
  • Acromegalia: la glándula pituitaria produce exceso de hormona del crecimiento.
  • Tumores (en glándulas suprarrenales, por ejemplo).
  • Reacciones a medicamentos pueden derivar en hipertensión secundaria a fármacos prescritos para otros problemas de salud.
  • Embarazo.
  • Coartación de la aorta: la arteria que transporta sangre rica en oxígeno de la cavidad inferior izquierda del corazón al resto del organismo se encuentra anormalmente estrecha.

La mayoría de personas hipertensas no presentan síntomas; en algunos casos, pueden sentirse palpitaciones en la cabeza o pecho, mareos y otras molestias físicas que generalmente pasan desapercibidas durante años.

Diagnóstico de hipertensión arterial secundaria

El problema suele identificarse cuando el individuo acude al profesional de la salud y se somete a examen médico general que incluye, entre otras medidas, varias lecturas de presión arterial (mediante esfigmomanómetro) y algunos estudios de rutina.

Igualmente, el médico puede examinar los vasos sanguíneos de los ojos (con oftalmoscopio) y determinar si ha habido algún engrosamiento, estrechamiento o ruptura, lo cual sería indicio de presión arterial elevada.

También se utiliza estetoscopio para escuchar el sonido del corazón y el flujo sanguíneo por las arterias; en algunos casos, incluso, puede ser necesario realizar radiografía del tórax y electrocardiograma (examen que registra la actividad eléctrica del corazón).

Mientras el médico dialoga con el paciente, puede sospechar hipertensión arterial secundaria cuando existe elevación brusca de la presión arterial en pacientes jóvenes o mayores y en aquellos con ausencia de antecedentes familiares de esta condición.

¿Qué hacer ante un diagnóstico positivo?

Una vez confirmado el origen del problema, el médico puede indicar el tratamiento de hipertensión arterial secundaria adecuado con el propósito de evitar mayores daños a la salud como:

  • Endurecimiento de las arterias.
  • Agrandamiento del corazón.
  • Daño renal.
  • Daño ocular.

La visita al médico es clave para identificar el origen del trastorno y elegir la terapia a seguir. Especialistas aseguran que mientras la mayoría de pacientes jóvenes (menores de 40 años) con hipertensión secundaria responde al tratamiento específico, aproximadamente 35% de individuos en edad avanzada afectados no logra regularizar las cifras de presión arterial deseadas.

Finalmente, cabe recordar que los niveles de presión arterial se registran en unidades de milímetros de mercurio (mmHg) identificando la fuerza sistólica/diastólica de la siguiente forma:

Presión normal

Prehipertensión

Hipertensión

Sistólica: inferior a 120 mmHg.

Sistólica: 120-139 mmHg.

Grado 1

Sistólica: 140-159 mmHg.

Grado 2

Sistólica: 160 mmHg o más

Diastólica: inferior a 80 mmHg.

Diastólica: 80-89 mmHg.

Diastólica: 90-99 mmHg.

Diastólica: 100 mmHg o más

 

 

 

 

SyM - Cecilia Jiménez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Insomnio

Síndrome de apnea del sueño


Ver más...

Los niños que conviven con mascotas desde pequeños desarrollan un sistema inmune más fuerte, reduciendo el riesgo de padecer alergias y obesidad.




Comscore