Centro de Insomnio / Artículos Relacionados

La mejor posición en que debe dormir un bebé

Los padres primerizos e, incluso, los experimentados se inquietan por conocer la mejor posición para dormir a bebés y, de esta forma, evitar problemas en su salud. Si es tu caso, no te angusties, conoce cómo dormir a un bebé correctamente, ¡toma nota!

¡Cuidado al acostar a tu bebé!

El mayor temor de los padres al acostar al bebé para dormir es que no despierte y sea víctima del síndrome de muerte súbita, puesto que acostarlo incorrectamente aumenta el riesgo de la también llamada muerte de cuna.

Esta muerte súbita en lactantes menores de un año se debe a que células sensoriales localizadas en vasos sanguíneos son inmaduras y no permiten que haya equilibrio de oxígeno y dióxido de carbono en sangre. Esto aumenta las posibilidades de que los pequeñ@s dejen de respirar (apnea del sueño en bebés) mientras duermen y se asfixien.

Se presenta con mayor frecuencia en bebés de 3 a 6 meses de vida, situación que coincide con la etapa en que comienzan a tener sueño profundo durante el cual presentan menor respuesta a los efectos que produce el bajo nivel de oxígeno al dormir.

Investigaciones indican que corren mayor riesgo de muerte de cuna quienes suelen despertarse menos veces por las noches, ya que son incapaces de controlar su respiración automáticamente mientras duermen.

En estos casos los latidos cardiacos son lentos y la piel de los bebés adquiere coloración azul, por lo que es necesario que los padres los despierten. En ocasiones con sólo tocarl@ se activa el mecanismo que controla la respiración, pero en otras se requiere darle aire boca a boca.

¿Por qué los bebés no deben dormir boca abajo?

Por muchos años se creyó erróneamente que lo mejor era dormir boca abajo al bebé con la cabeza de lado, sobre todo a los prematuros, ya que se consideraba había:

Sin embargo, la también llamada posición decúbito prono en bebés aumenta entre 3 y 9 veces el riesgo de síndrome de muerte súbita en comparación con otras posturas. Investigaciones señalan que puede ocasionar que el infante "vuelva a respirar" su propia exhalación, a medida que esto ocurre disminuye el oxígeno y aumenta el dióxido de carbono en su cuerpo. Finalmente, la falta de oxígeno contribuye a la muerte de cuna.

¿Se puede dormir a un bebé de lado?

Algunos pediatras sugieren dormir de lado a los bebés, ya que es posición efectiva para prevenir la muerte de cuna al disminuir el riesgo hasta cinco veces en comparación con la de decúbito prono. Sin embargo, es posición inestable y difícil de mantener, por lo que el bebé puede terminar boca abajo.

Especialistas recomiendan que si van a dormir en posición decúbito lateral en bebés (por ejemplo, en casos de tratamiento de reflujo) se eleve hacia adelante el brazo inferior de l@s pequeñ@s (el que queda pegado al colchón) para que sirva de tope y evite que giren para colocarse boca abajo.

¿Cómo acostar a un bebé para que no se ahogue?

Desde 1992 la Academia Americana de Pediatría recomienda dormir boca arriba a bebés recién nacidos y sanos. Por su parte, el Instituto Nacional de Salud de los Estados Unidos confirmó en 1994 que la también llamada posición decúbito supino en bebés reduce al menos 10 veces el riesgo de síndrome de muerte súbita.

Acostar a bebés sobre su espalda es la mejor posición para dormir a bebés, ya que es más estable que dormir de lado, por lo que expertos la recomiendan siempre al menos durante el primer año de vida, salvo contraindicación médica específica.

Asimismo, es recomendable que en los primeros meses de vida sus pies toquen el borde inferior de la cuna y su cuerpo esté cerca de las paredes de la misma, ya que brinda sensación de protección y estancia en el vientre de su madre.

¿Cómo acostar a un bebé recién nacido?

Algunos consejos para acostar a un bebé y no afectar su sueño son:

¿Los bebés pueden dormir con sus padres?

Es común que mamás acuesten a sus bebés buscando una posición que les permita estar cara a cara, pensando que fortalecerá vínculos afectivos. No obstante, investigaciones indican que las madres adultas expelen gran cantidad de dióxido de carbono a corta distancia, sobre todo si la manta forma un hueco frente a la cara del adulto, el cual puede desequilibrar niveles de oxígeno del bebé durante el sueño.

También recomiendan que bebés prematuros duerman acompañados, ya que el contacto directo aumenta la temperatura de su piel, principalmente en climas fríos. Asimismo, estabiliza el ritmo cardiaco y reduce llanto, así como apnea del sueño.

Si decides compartir la cama con tu hij@, asegúrate de que no quede atrapad@ entre el colchón y bordes de la cama, pared, muebles o tu cuerpo. Ten en cuenta lo anterior si tu pequeñ@ supera los cuatro meses de edad, ya que con frecuencia cambia de posición durante el sueño.