Pesadillas, terrores nocturnos durante el sueño - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

13 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Sueños y pesadillas

Miércoles 19 de abril del 2017, 12:35 pm, última actualización

Las pesadillas son aterradoras y lejanas a la realidad; además, a menudo resultan extrañas, inexplicables, y hasta provocan miedo a soñar de nuevo. No obstante, dormir es importante para descansar y durante este lapso ocurren procesos esenciales para la salud.

Sueños y pesadillas, Trastornos del sueño

Aunque mientras dormimos no tenemos conciencia del mundo que nos rodea, lo hacemos de diferente forma durante la noche. Uno de los tipos de sueño más importantes es el llamado MOR (movimientos oculares rápidos), lapso durante el cual el cerebro está particularmente activo, nuestros ojos se mueven velozmente de un lado a otro y soñamos.

También existe el denominado No MOR (sin movimientos oculares) que se subdivide en cuatro fases y donde el cerebro permanece en descanso, pero existe gran cantidad de actividad corporal, es decir, se liberan hormonas al flujo sanguíneo, los tejidos del organismo se reparan tras el desgaste del día previo, el sistema inmune se refuerza, se consolida lo aprendido durante la jornada y se eliminan los procesos de conocimiento (cognoscitivos) que no son útiles.

Cualquier típica noche de sueño empieza con la fase 1 seguida de las tres restantes en línea sucesiva, entrando después de 60 a 70 minutos de comenzar este proceso al primer periodo MOR que, tras 20 o 30 minutos de duración, finaliza para volver a las etapas No MOR en ciclos secuenciales (de 4 a 6 en una “sesión”) lentos y rápidos con duración total aproximada de 90 a 100 minutos por cada periodo.

¿Por qué soñamos?

Todos los seres humanos tenemos la capacidad de soñar, pero hay quienes creen que hacerlo con frecuencia es malo porque genera la sensación de no haber descansado, cuando en verdad es al contrario”, afirma el Dr. Reyes Haro Valencia, director de la Clínica de Trastornos del Sueño de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en la capital del país.

Cuando se tienen ensueños se ha alcanzado la etapa más profunda, donde el cuerpo se encuentra en absoluta relajación, a tal grado que surge la condición denominada parálisis del sueño, es decir, no hay tono muscular y es imposible moverse, añade el especialista. Sin embargo, el estado de conciencia está activo, por lo que es posible despertar parcialmente aunque no se pueden abrir los ojos, en tanto que muchas veces se presentan alucinaciones (experiencias perceptivas vívidas que suelen ocurrir al inicio del sueño) durante las cuales se tiene la impresión real de que algo o alguien está presente, ya que pueden ser de tipo visual, táctil, motor o auditivo”. Entre ellas, las más comunes son:

  • Personas, monstruos y seres extraterrestres presentes en el dormitorio.
  • Sensación de presión en el pecho, de ser ahorcado o de que se realiza algún desplazamiento.
  • Percepción de luces coloridas, sonidos y voces.

“Dicho estado suele producir miedo, ya que llega a sentirse como si algo pesado estuviera encima del pecho, lo que la tradición popular refiere con la frase ‘se le subió el muerto’ —indica el Dr. Haro Valencia—; para salir de este trance en la Clínica del Sueño se enseña a la gente a mover los ojos, ya que son los únicos órganos, junto con el tórax, que quedan activos; de esta forma, al apretarlos, finaliza el evento. Asimismo éste, como otros trastornos del sueño, son ocasionados cuando no se duerme adecuadamente durante toda la noche, sin importar la razón, o el tiempo es menor al requerido (8 horas)”.

Pesadillas

El contenido de los sueños está determinado por lo que somos, lo que queremos hacer, aquello que nos preocupa y los hechos que deseamos ocurran, o bien, ya sucedieron. Cuando hay alguno de contenido ansioso, desagradable o de peligro se le denomina pesadilla, y la situación que se desarrolla en este periodo siempre se recordará, ya que surge justamente en etapa MOR donde, como se dijo, el estado de conciencia permanece alerta, por lo que si el sueño va aumentando de peligrosidad surge reacción que obliga a la persona a despertar alterada o asustada, pues aunque se está dormido el organismo permanece “acelerado”; esto ocurre con más frecuencia si el individuo tiene alguna preocupación o vivió algún evento traumático, como asalto, secuestro o muerte de un ser querido.

Dichos acontecimientos harán que el contenido de las pesadillas, de por sí incoherente, pueda saltar de una situación a otra o entre diversos sitios, provocando que el afectado, aunque despierte, al volver a dormir continúe soñando lo mismo.

Múltiples causas

Mucha gente presenta pesadillas recurrentes, lo cual se considera trastorno del sueño conocido como parasomnia, el cual engloba también a otras alteraciones:

  • Terrores nocturnos. La característica esencial de este trastorno es la aparición de despertares bruscos que suelen estar precedidos por gritos o llanto de angustia. Suelen hacer acto de presencia a lo largo del primer tercio del periodo de sueño y prolongarse por espacio de 1 a 10 minutos; a su vez, durante el episodio es difícil despertar o calmar al individuo, quien no recordará nada del contenido que le causó terror, o bien, sólo referirá imágenes fragmentadas y aisladas. Estos lapsos provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad diaria del individuo afectado.

  • Sonambulismo. Los episodios de este tipo suelen aparecer en el primer tercio de la noche y, durante ellos, el afectado se levanta de la cama y camina presentando disminución del estado de vigilia, por lo que muestra mirada fija y perdida, así como ausencia relativa de respuesta al diálogo o a los esfuerzos que emprenden los demás para despertarlo. Su articulación de palabras es deficiente y es raro que establezca diálogo, pero puede obedecer los requerimientos de otra persona para que retorne a la cama. Si logra despertarse durante el evento no consigue recordar con claridad lo sucedido, apareciendo breve periodo de confusión en el primer momento, al que suele seguir la recuperación total de las funciones cognoscitivas y comportamiento normal. Esta alteración incide por igual en varones y mujeres, mientras la máxima prevalencia se sitúa en torno a los 12 años del paciente; de hecho, es raro que ocurra por primera vez en la edad adulta, en cuyo caso debe sospecharse que el individuo consume alguna sustancia o que padezca cierta enfermedad neurológica asociada.
  • Narcolepsia. La persona sufre episodios de sueño incontrolable durante el día, usualmente precedidos por somnolencia, los cuales ocurren después de las comidas, pero también pueden presentarse mientras conduce vehículo, conversando o en situación no estimulante o sedentaria. En este caso hay breve periodo de sueño y el afectado despierta libre de cansancio, sin embargo, poco tiempo después puede volver a sentirse incontrolablemente somnoliento.

Por último, la tendencia a padecer pesadillas frecuentes afecta primordialmente a individuos que pierden el ritmo del sueño, como quien trabaja en horario nocturno, se desvela continuamente, es adicto a drogas o alcohol, o toma medicamentos para dormir que causan hábito, de modo que cuando los suspende desarrolla cuadro de abstinencia que le provoca terroríficos sueños frecuentes e intensos. Consumir café o refrescos de cola, fumar o cenar abundantemente también son factores que contribuyen a la presencia de dichos episodios.

SyM - Renata Palomino

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Insomnio

Síndrome de apnea del sueño


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore