Falun Dafa, armonía y salud en cinco ejercicios - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

21 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Falun Dafa, armonía y salud en cinco ejercicios

Martes 10 de enero del 2017, 12:52 pm, última actualización

¿Sientes agobio por el estrés y la rutina? ¿Padeces enfermedades constantemente? ¿Tus relaciones afectivas son malas? Esta disciplina oriental puede ofrecerte una solución ya que, de acuerdo con sus seguidores, combina ejercicios, meditación y principios éticos que permiten la autocuración física, mental y emocional.

Falun Dafa, armonía y salud en cinco ejercicios
Falun Dafa, armonía y salud en cinco ejercicios

El falun dafa o falun gong es una milenaria práctica sobre la que se vierten opiniones muy opuestas. En años recientes ha sido objeto de constantes ataques encabezados por el Gobierno Chino, en los que se afirma que se trata de una secta o culto destructivo que manipula a sus seguidores, e incluso le atribuye suicidios colectivos y autoinmolaciones con fuego en plazas públicas. Sin embargo, la otra cara de la moneda es muy distinta, pues se sabe que en la actualidad cuenta con 100 millones de practicantes en 60 países, goza del reconocimiento de numerosas naciones, y el fundador de su versión moderna, Li Hongzhi, ha sido candidato a recibir el Premio Nobel de la Paz.

Para disipar dudas sobre este tema y conocer a fondo en qué consiste esta serie de ejercicios, saludymedicinas.com.mx conversó con algunos de sus practicantes en la Ciudad de México, todos ellos con distintas edades, historias y actividades personales.

Falun dafa es la disciplina más efectiva para que el ser humano se realice como ser integral”, comenta Guadalupe Vigil, maestra de inglés y traductora; “es un manual completo para la vida, que puede utilizar toda persona para mejorar cualquier aspecto de su ser”, asegura Ariel Song, psicóloga coreana que radica en México; “es una filosofía de vida”, explica el Dr. Jesús Martín, psicoterapeuta y periodista especializado en Filosofía de las religiones, Filología, Psicología y Psicolingüística, y “es el manejo de energía para obtener conciencia”, afirma Jorge Casas, quien tiene dos licenciaturas, en informática y contabilidad.

De acuerdo con los entrevistados, falun dafa es una práctica de origen chino cuyas raíces se remontan a tiempos prehistóricos y que durante siglos fue transmitido de generación en generación, pero con el triunfo de la revolución comunista de 1949, encabezada por Mao Tse-tung, se prohibió. “El nuevo gobierno, formado por gente de mentalidad cientificista, restringió todo lo que a su juicio tenían que ver con religiones o creencias, pero nunca analizaron al falun gong y no se dieron cuenta de que no es un culto”, asegura Jesús Martín.

A partir de 1992 se inició el resurgimiento de esta práctica, ya que el maestro Li Hongzhi comenzó a divulgar su versión moderna a través de cursos gratuitos, además de que un año más tarde publicó el libro Falun Gong , donde se explica la existencia de energía invisible en el cosmos que, utilizada adecuadamente y con apego a principios éticos universales, permite que el ser humano elimine enfermedades y entienda su naturaleza esencial.

Debido a que el falun dafa promueve la libertad interna y a que un estudio demostró que sus practicantes son más numerosos que los afiliados al Partido Comunista Chino, el gobierno de esa nación catalogó a esta disciplina como una amenaza y, durante los últimos años del siglo XX, reinició su persecución. En respuesta, los ejecutantes de esta disciplina convocaron una congregación pacífica en 1999, misma que reunió a más de 10,000 personas y que ha sido la protesta más significativa en aquel país desde el movimiento estudiantil de Tiananmen (1989). Por desgracia, tal hecho fue tomado como una nueva afrenta, de modo que la campaña de desprestigio y hostigamiento se ha recrudecido.

Verdad, compasión y tolerancia

A decir de Ariel Song, falun dafa puede considerarse, al igual que el tai chi, como una rama del qi gong (o chi kung), entendido a éste como el manejo de energía elevada y benéfica. Asimismo, consta de dos trabajos simultáneos, uno de cultivación, que se refiere a la adopción de valores morales, y otro de práctica, que se basa en ejercicios corporales.

Guadalupe Vigil comenta que “el maestro Li Hongzhi considera que el falun gong es una autodisciplina o sistema de autocultivación, ya que el practicante es quien por cuenta propia atrae energía del universo con los ejercicios, y eso es lo que le permite lograr un balance, recuperar su vitalidad, abandonar hábitos negativos y liberarse del estrés. Con la relajación se recupera la armonía que le corresponde al organismo, y entonces vienen el equilibrio y la salud, sea física, mental, emocional o espiritual”.

Por su parte, el Dr. Jesús Martín explica que “se ha comprobado científicamente que los seres humanos emanamos y absorbemos energía durante todos nuestros actos, de modo que lo que esta disciplina propone es controlar, reciclar y distribuir su flujo de manera positiva y consciente”.

Las cinco series que dan forma a la práctica del falun dafa se dividen en “una meditación que se realiza sentado, con las piernas cruzadas, en silencio y aquietando la mente lo más posible, y cuatro ejercicios de pie, con las rodillas flexionadas, y en las que todos los movimientos, lentos, suaves y moderados, son con la manos. Son fáciles de aprender, simplificados y efectivos, y los pueden hacer niños o personas de la tercera edad por igual”, describe Guadalupe Vigil. Asimismo, aclara que se requieren de 90 minutos a dos horas para efectuarlos, aunque las ejecuciones también pueden distribuirse a lo largo del día o de la semana, de acuerdo con la disponibilidad de horario.

Los entrevistados refieren que las series de ejercicios también repercuten en la eliminación de emociones negativas, ideas autodestructivas y la manera en que nos relacionamos con nuestros semejantes, sobre todo porque se refuerzan con la adopción de tres principios universales explicados en el libro Falun Gong : verdad, compasión y tolerancia, o zhen shan -ren , dicho en su lengua original.

Vigil indica que estos tres términos, pilares de la filosofía que propone el falun dafa, tienen un significado más profundo del que aparentan en primera instancia, ante todo porque “la traducción al español es difícil y limita un poco estas palabras, que en realidad tienen más de una connotación: zhen significa verdad, pero también ser honesto con uno mismo y con los demás, además de ser genuino y auténtico en nuestra forma de ser; shan quiere decir benevolencia, compasión, generosidad, nobleza o amabilidad, y ren es tolerancia, paciencia, respeto, perdón y servir a los demás”.

Al leer el libro Falun Gong y comentar las enseñanzas de esta disciplina con sus similares, los practicante comienzan a tomar conciencia de las actitudes destructivas y autómatas (que se hacen sin ser consciente de ellas) que rigen su vida y generan daño a los demás y a sí mismos. “El ser humano empieza a cultivar virtudes y valores morales, a la vez que descarta todo aquello que le hace daño: egoísmo, avaricia, lujuria, rencores, reproches, odio, miedo y excesos”, detalla.

Testimonios

Al ser cuestionado sobre los alcances del falun dafa en la salud, Jesús Martín responde con su propio caso: “hace 5 años me diagnosticaron diabetes (altos niveles de glucosa en sangre por deficiente aprovechamiento de insulina), y tengo 8 meses que comencé los ejercicios. He descubierto que mis niveles de azúcar se han mantenido muy estables (cercanos a 110 mg/dl, que son ideales) y no he tenido los problemas recurrentes que padecía; mi condición física ha mejorado, no tengo sobrepeso y en general me siento muy bien”.

Ariel Song, por su parte, comenta: “Durante mucho tiempo busqué una solución a mis enfermedades; tuve problemas con el nervio ciático, dificultades respiratorias y arritmia cardiaca. Vivía entonces en Nueva York, visitaba muchos doctores, incluso a un especialista en acupuntura. A las tres semanas de que empecé a practicar el falun dafa logré un mejoramiento en la salud de mi columna, y ya no tengo que visitar al médico una vez a la semana, como hacía antes”.

El caso de Jorge Casas es diferente, pues comenta que “me introduje en varias disciplinas por inquietud, porque soy joven, y durante un tiempo formé parte de un grupo de kung fu, en que tenía que realizar ejercicios muy fuertes durante 3 o 4 horas y donde la enseñanza era muy religiosa y escondía muchos secretos. Con el falun gong veo que tengo mejores resultados con menos esfuerzo, me siento más despierto, con mayor vitalidad, y a través de su filosofía entiendo con más claridad lo que vivo a diario y aquello de lo que no se habla comúnmente: la energía interna y la que se mueve detrás de lo material”.

También refiere el caso de su madre, quien padeció poliomielitis (infección producida por poliovirus que puede afectar a músculos y nervios) y que debido a ello sufre discapacidad. “Ella realiza los ejercicios sentada, pues no puede estar de pie sin usar muletas, pero a pesar de ello he notado que con la práctica tiene mucha energía y deja de dolerle la articulación de su cadera, que ha sufrido desgaste por su condición”.

El por qué de estos testimonios y muchos otros similares a lo largo del mundo, describe Guadalupe Vigil, radica en que el falun dafa “te ayuda a que la sangre y la energía fluyan mejor. No somos conscientes de esto, pero muchas enfermedades se deben precisamente a que los nutrientes y la energía no circulan adecuadamente en un órgano o sistema”.

Acerca de la salud mental y emocional, Jesús Martín menciona que el falun dafa tiene la virtud de enfocase al ser interno del individuo, enriqueciéndolo y proporcionándole explicaciones profundas sobre quién es, además de que facilita la convivencia. “Dice el refrán que si no te amas no puedes amar, y esto es parte de lo que aprendemos como practicantes; comprendemos que la tolerancia con uno mismo nos hace aceptar a los demás como son, y eso es algo muy necesario en el mundo actual, que se encuentra segmentado o dividido en ghettos de fumadores y no fumadores, homosexuales y heterosexuales, rojos y azules, u otros”.

Hacia el futuro

Los entrevistados coinciden en señalar que el crecimiento del falun dafa en poco más de una década ha sido enorme, y eso les hace pensar en que muchas personas desean mejorar sus condiciones de salud y convivencia. Sin embargo, destacan la importancia que se difunda cuál es la verdadera naturaleza de esta disciplina para contrarrestar la campaña desfavorable de que es objeto.

Por ello, Jesús Martín subraya que “el falun gong no es una secta, es sólo una práctica como el yoga o el tai chi, y una de las cosas más maravillosas que la distinguen es que no hay obligación de nada. No hay imposición de creencias, por lo que se respeta el libre albedrío de cada persona; no hay jerarquías ni un templo, y por lo mismo no hay que dar ningún diezmo o limosna para su mantenimiento. Sencillamente, te acercas a un parque, te unes a un grupo, en el que se respetan las creencias individuales, y nadie te pide nada porque la instrucción es completamente gratuita”.

En base a su experiencia, Ariel Song comenta: “hay veces en que reparto volantes para difundir nuestra disciplina y la gente me pregunta: ‘¿quién te paga?' Yo les respondo que nadie, y que si difundo al falun dafa es de corazón, porque sé que puede ayudar a la gente. Antes gastaba más de 10 mil pesos al mes entre doctores y medicinas, y ahora no tengo que hacer ese desembolso”.

Los entrevistados aseguran que el calificativo de secta también es utilizado por el Gobierno Chino para disimular la persecución que emprende contra los practicantes en esa nación asiática. Guadalupe Vigil asegura, tomando como referencia a numerosos informes, que “cientos de miles de personas que hacen los ejercicios de falun dafa han sido enviados a campos de trabajo forzado, donde son torturados, llevados a prisión sin derecho a juicio o remitidos a centros ‘psiquiátricos' en los que les inyectan sustancias que desequilibran su sistema nervioso. Hasta el momento se cree que han muerto aproximadamente 10,000 ejecutantes”.

También aclara: “es posible que la gente se desconcierte al ver que el símbolo o diagrama del falun es una cruz suástica, pero hay que enfatizar en que este dibujo es muy antiguo y se ha utilizado por lo menos desde hace más de 2,500 años en diversas culturas. Por desgracia, Adolfo Hitler y el partido Nazi la usurparon y la utilizaron para sus fines personales, poniéndola al revés y usándola de color negro; le dieron mala fama, siendo que es antiquísima y una manera sabia de representar el movimiento de la energía y al universo”.

A fin de dar mayor información a quienes deseen adentrarse en la práctica de falun gong, y para contrarrestar la mala reputación que se pretende adjudicar a esta disciplina, los entrevistados invitan a que los interesados se acerquen a los grupos que se reúnen en distintos puntos de la Ciudad de México, como Ciudad Universitaria, los Viveros de Coyoacán, la Casa del Lago (Bosque de Chapultepec), el Parque México, El Centro de Educación Continua Allende del Instituto Politécnico Nacional (Centro Histórico), el Bosque de Tlalpan o la unidad habitacional Nonoalco-Tlatelolco, entre otros.

Para conocer los horarios y días de reunión, ponen a disposición del público los teléfonos 5591 0523 (Guadalupe Vigil) y 5665 1316 (Jorge Casas), en la Ciudad de México, así como las direcciones electrónicas svt@safe-mail.net (Jesús Martín) y minsupmx@hanmail.net (Ariel Song). También recomiendan visitar la página electrónica www.falundafa.org, donde hay información sobre grupos en todo el mundo y numerosos recursos gratuitos.

Para finalizar, Jesús Martín afirma: “Los seres humanos tenemos que cambiar; vivimos una época de constante presión por las situaciones materiales que nos oprimen, alteramos la salud de nuestros organismos al fumar, tomar alcohol y hacer malas comidas, y nos olvidamos de que nuestro cuerpo lleva un ser interno al que maltratamos con drogas, crímenes y excesos de todo tipo. A través de falun dafa es posible recuperar nuestro verdadero ser original y, con ello, la libertad”.

SyM - Rafael Mejía

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Insomnio

Síndrome de apnea del sueño


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore