Síncope vasovagal, qué hacer en caso de un desmayo - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

23 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Síncope vasovagal, desmayo del que pocos se escapan

Martes 21 de marzo del 2017, 10:48 am, última actualización.

Es muy probable que hayas tenido o presenciado un síncope vasovagal, primero sientes mareo y debilidad… Después despiertas con un descalabro. Se trata de una descoordinación entre corazón y cerebro que provoca disminución de la presión sanguínea, por lo que no llega cantidad suficiente de sangre a la cabeza. Desvanecimiento y pérdida de conciencia no se hacen esperar, pero, ¿por qué suceden los desmayos?

Cómo ayudar en un desmayo
Síncope vasovagal, desmayo del que pocos se escapan

Causas de desmayo

El término síncope procede del griego synkope, el cual significa "cese, interrupción o pausa repentina". Médicamente se relaciona con la pérdida súbita, brusca, breve y transitoria de la conciencia, con incapacidad para mantenerse en pie, siendo su recuperación espontánea sin secuelas, en prácticamente todos los casos, en otras palabras: desmayo.

El síncope más frecuente es el vasovagal o lipotimia. Se suscita cuando hay descenso en la presión arterial, pero la frecuencia cardiaca baja en vez de acelerarse. Puede ocurrir al estar de pie o sentado; en personas jóvenes se conjunta con pródromos, es decir, una serie de síntomas que incluye calor, náusea, debilidad, palidez, sudoración y frialdad de manos y pies.

Es común que suceda cuando se respira profundamente y se hace fuerza hacia abajo, pero no se deja salir el aire, lo que acontece, al orinar, evacuar el intestino o toser durante mucho tiempo. Otras causas de desmayos son:

  • Estar de pie por tiempo prolongado.
  • Vómito.
  • Estrés.
  • Dolor y estímulos desagradables.
  • Presión sobre ciertos puntos de garganta, senos nasales y ojos.
  • Cólicos menstruales severos.
  • Exponerse a altas temperaturas.
  • Hipoglucemia o disminución en sus niveles de azúcar en la sangre.

En muy pocas ocasiones el síncope vasovagal ocurre si se está acostado, pero puede acontecer al incorporarse bruscamente, condición que los médicos llaman hipotensión ortostática o postural, y se debe a que la falta de fuerza en el bombeo de la sangre impide que ésta llegue adecuadamente al cerebro y le suministre oxígeno y nutrientes.

¿Cómo ocurre un síncope vasovagal?

Es importante recordar que la frecuencia cardiaca es regulada automáticamente por el llamado sistema nervioso autónomo. Este se rige directamente por los sistemas simpático y parasimpático, siendo labor del primero acelerar el ritmo del corazón, mientras que el segundo disminuye la cadencia, para lo cual emplea al llamado nervio vago o neumogástrico.

Entonces, cuando la presión arterial baja (hipotensión) y la función cardiaca no logra alcanzar la esperada alza que debiera para compensar la situación, se suscita una estimulación vagal (de ahí el término "vasovagal") que provoca un latido lento del corazón (bradicardia).

Por otro lado, se sabe que los neurotransmisores del sistema simpático (adrenalina y noradrenalina) se exaltan en situaciones de peligro (tensión o miedo, por ejemplo) y provocan que aumente la frecuencia cardiaca, pero si la presión arterial no responde en la misma frecuencia, el flujo sanguíneo al cerebro también decae y puede suscitarse un desmayo.

¡Me está dando el vahído!

La disminución transitoria del flujo sanguíneo al cerebro al 40% de lo normal causa pérdida del estado de conciencia en un lapso de 8 a 10 segundos, de ahí que vengan desvanecimientos al estar de pie, acompañado de señales de desmayo como:

  • Salivación.
  • Oscurecimiento visual.
  • Dilatación de la pupila.
  • Náuseas.
  • Confusión mental.
  • Vómito.
  • Urgencia urinaria.

Asimismo, la hiperactividad del nervio vago favorece el color pálido y/o cenizo de la piel, sudación, erizamiento de los vellos corporales y, con frecuencia, el desplome de la persona afectada en unos segundos.

¿Cómo ayudar en un desmayo?

Quien intente la recuperación un afectado debe saber qué hacer ante un desmayo:

  • Debes ladear su cabeza para que no se ahogue si hay vómito.
  • Despeja el entorno para que circule más aire; evita gente alrededor.
  • Si está al aire libre, lleva a la persona a un lugar con sombra.
  • Afloja todas las ropas y levanta las piernas de la persona por encima del nivel del corazón, a fin de que la sangre llegue a la cabeza.
  • Si por alguna circunstancia no se puede recostar al afectado, haz que se siente e incline su cabeza lo más cercanamente a sus rodillas, lo cual ayudará a que la sangre se agolpe en el cerebro.
  • Si el afectado se levanta rápidamente puede precipitar otro nuevo episodio; por ello, intenta sentarlo poco a poco.
  • No le debes dar nada por boca (agua o medicamentos) hasta que recupere completamente el conocimiento.
  • En la recuperación es útil la estimulación con frío en cuello y nuca.

¿El síncope vasovagal es peligroso?

Las complicaciones de desmayos más frecuentes son lesiones musculares por caídas, incluso, puede haber fractura de huesos, sobre todo en pacientes mayores de 50 años, en quienes el desmayo se asocia a problemas de corazón o neurológicos.

Generalmente, no hay secuelas de síncope vasovagal y no precisa tratamiento; pero deben estudiarse los desmayos en personas mayores cuando los episodios sean muy repetidos o se presenten tras esfuerzos, ya que pueden ser consecuencia de enfermedades cardiacas que deben ser valoradas por médicos con el fin de administrar tratamiento correspondiente.

Actualmente se recomienda la atención, en primer lugar, del cardiólogo (especialista en el funcionamiento del corazón). Anteriormente se refería con el  neurólogo después del médico general.

Finalmente, debemos advertir que todos estamos expuestos a un síncope vasovagal, pero deben tener peculiar cuidado quienes presenten hipoglucemia (en particular, quienes sufren anorexia o bulimia), pues causa que el sistema nervioso central deje de recibir la energía (en forma de glucosa) que requiere para funcionar con normalidad.

Algunos estudios al respecto señalan que el síncope vasovagal es causa de aproximadamente 1% de las admisiones hospitalarias, y casi 3% de las consultas de servicios de urgencia. Otras investigaciones indican que la mitad de la población sufre al menos un desmayo durante su vida. Sin embargo, en otras personas puede ser recurrente y causar lesiones, restricción de la actividad cotidiana y ansiedad crónica.

SyM - Regina Reyna

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Mareo y Náuseas

Viajando con niños en auto sin los molestos mareos


Ver más...

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año 15 millones de personas sufren un ictus (infarto cerebral) por no tener conocimiento de sus factores de riesgo. 




Comscore