Mareo y vértigo

Mareo, Vértigo

Los términos mareo y vértigo a menudo se usan indistintamente, pero son diferentes: los mareos son simplemente la pérdida de estabilidad, mientras que el vértigo consiste en una sensación de desorientación, como si todo girara alrededor, o bien la persona fuera quien gira en torno a las cosas. 

Existen dos tipos de vértigo: 

  • Vértigo periférico. Debido a problemas del oído interno, en la parte que controla el equilibrio, es decir, en el laberinto vestibular o en los canales semicirculares. 
  • Vértigo central. Ocasionado por problemas en el cerebro, en especial en el tronco encefálico o la parte posterior del cerebro (cerebelo). 

Mareo y vértigo no son enfermedades en sí mismas, sino síntomas que pueden ser causados por:

Vértigo periférico

Vértigo central

Anomalías del oído interno:

  • Vértigo postural benigno
  • Fármacos (antibióticos, aminoglucósidos, cisplatino, diuréticos o salicilatos)
  • Lesión (del oído medio o del nervio auditivo)
  • Infección del oído interno (laberintitis)
  • Enfermedad de Ménière

Problemas en el tronco encefálico:

  • Enfermedad vascular (hipertensión, arteriosclerosis, arritmia cardiaca, entre otras.)
  • Infarto o hemorragia en el cerebelo o tronco del encéfalo
  • Fármacos (anticonvulsivos, ácido acetilsalicílico, alcohol)
  • Migraña
  • Esclerosis múltiple
  • Crisis epiléptica (rara vez)
  • Traumatismo craneoencefálico

Problemas del nervio vestibular:

  • Inflamación (neuronitis)
  • Presión sobre un nervio (por tumor benigno)


Ambas sensaciones pueden ir acompañadas de náuseas y vómitos o pérdida de equilibrio e inestabilidad de la marcha o de todo a la vez. 

Cabe mencionar, que si se padece de mareo y/o vértigo crónicos se debe consultar al médico, ya que pueden ser signo de otros problemas serios de salud. 

El tratamiento para mareo y vértigo depende de la causa. Asimismo, en la actualidad existen distintos medicamentos que pueden ayudar a su prevención y control.