Efectos de los rayos del Sol en bebés y embarazadas - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

18 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Bebés y embarazadas, víctimas del Sol

Jueves 06 de abril del 2017, 12:48 pm, última actualización.

Ni quien lo dude: el Sol aporta beneficios a la salud de todos, sin importar la edad, pero el abuso se cobra muy caro. Bebés y embarazadas no están exentos de riesgos, por ello brindamos sencillos consejos para disfrutar del “astro rey” sin problemas.

Protectores solares
Bebés y embarazadas, víctimas del Sol

Tanto futuras madres como bebés se favorecen notablemente al exponerse al Sol, siendo los principales beneficios contribuir a mejorar el estado de ánimo y la síntesis de la vitamina D, la que facilita la absorción del calcio, elemento esencial en el fortalecimiento de huesos en ambos casos. Particularmente, la estancia en la playa trae un aporte más: el yodo presente en el aire fortalece al organismo, especialmente al sistema respiratorio, con lo que se hace mejor frente a ambientes contaminados o épocas de frío.

Pese a ello, alto porcentaje de la población no tiene los cuidados necesarios y provocan que embarazadas y pequeñines sufran verdaderamente tras una horas al Sol. Por ello, te presentamos una serie de consejos que pueden seguirse estando o no de vacaciones.

¡Coloradito, qué bonito!

Pocos saben que al tener la piel más delgada que un adulto, un bebé se quema más fácilmente, aun aquel más morenito. Entonces, bastarán unos cuantos minutos de exposición directa para que empiece a sentirse incómodo y no pueda decirlo.

Parece increíble que aun hoy en día se siga considerando que los aceites de bebé son buenos recursos de fotoprotección para el chico, o que la piel no puede quemarse en un día nublado. La sobreexposición trae consecuencias que van desde dolor, fiebre, deshidratación y, con el tiempo, arrugas y posiblemente cataratas en los ojos.

Sigue las siguientes indicaciones y la salud de tu hijo se verá protegida:

  • Evita que los niños se expongan al Sol entre las 10:00 y 16:00 horas, lapso en que la radiación es más intensa, aun en días nublados.
  • Protégelos bajo la sombra de un árbol, sombrilla, techo, u otra, y no los expongas a la luz solar directa.
  • Vístelos con ropa confortable (preferentemente de algodón) que cubra todo su cuerpo: pantalones largos, camisitas de manga larga y gorros con visera que hagan sombra en su cara y cubran sus orejas. Existen lentes para niño con filtro ultravioleta para proteger sus ojos; en los traslados utiliza carriola con techo para taparle el rostro.
  • Los aceites de bebé ocasionan que la piel se queme más rápido y no ofrecen protección adicional. Por ello, prefiere crema protectora resistente al agua, especialmente si el niño jugará en ella. Como parte de la fórmula del producto es conveniente el óxido de zinc, bloqueador efectivo que de no contenerse puede ser comprado aparte y ser usado como protector adicional en nariz, mejillas, orejas y hombros; recuerda que la función principal de cremas y bloqueadores solares es proteger, lo que no autoriza a exponerse al Sol durante más tiempo.
  • El producto protector elegido debe probarse en pequeña zona de la piel del chico para verificar que no haya reacción alérgica, de forma que si llora o se queja, cambia a otra marca que contenga compuestos como el indicado antes o consulta al pediatra para otras sugerencias.
  • Aplica la crema o bloqueador 30 minutos antes de salir al Sol y asegúrate de cubrir todas las áreas que se expondrán, especialmente cara, orejas, pies, manos y detrás de las rodillas; repite la acción cada dos horas o antes si el niño hace contacto con agua.
  • No se recomienda exponer directamente al Sol a bebés menores de 6 meses de edad, ya que frecuentemente sufren quemaduras y golpes de calor o insolación (mareo, desvanecimiento y, en casos extremos, estados de inconciencia que requieren atención médica).
  • Una vez concluida la visita a la playa o alberca, aplica crema hidratante después del baño.
  • Es importante acompañar el cuidado de la piel con una dieta nutritiva y adecuada hidratación, ya que la pérdida de líquido aumenta por mayor sudoración. Procura que el bebé tome agua aun y cuando esté en la etapa en que únicamente se alimente con leche.
  • Si el menor presenta quemaduras solares, comunícate de inmediato con el pediatra, sobre todo si hay ampollas, dolor o fiebre; en tanto, dale jugo o agua para reponer los líquidos perdidos. Las compresas de agua fresca sobre la piel del bebé lo ayudarán a sentirse mejor; puedes agregar al líquido bicarbonato (una cucharada sopera en un litro de agua). Otra opción es el suero oral, y no uses ningún producto que el pediatra no haya recomendado.

Embarazo y atención

Además de los cuidados que requiere una embarazada al emprender un viaje, es conveniente que extremes precauciones con respecto al Sol.

Por efecto de la inestabilidad hormonal durante el embarazo, algunas regiones del cuerpo femenino son susceptibles al contacto con los rayos solares provocando manchas en la piel, afección que científicamente se denomina melasma y que popularmente se conoce como "paño" o cloasma; regularmente aparecen en frente, pómulos y labio superior.

A manera de protección en el cutis, las embarazadas deben utilizar una crema con índice de fotoprotección superior a 15. Ahora bien, si tu objetivo es visitar la playa, toma en cuenta que en este lugar el efecto solar incrementa su potencia, ya que los rayos se reflejan en la arena; en este caso, usa protector solar mayor al indicado.

Contempla también que el producto se ajuste a las características personales de cada embarazada, en otras palabras, es mayor el riesgo de problemas en las mujeres de piel, ojos y cabello claros, que en las morenas.

El vientre no requiere protección especial o adicional a la del resto del cuerpo, pero no olvides cubrir la cabeza, para evitar insolaciones y que el cabello se reseque, se torne quebradizo o se caiga. No olvides beber por lo menos dos litros de agua por día, ya que de esta manera prevendrá que piel y cabello se deshidraten.

Si aparecen manchas solares, acude al dermatólogo, quien prescribirá el tratamiento adecuado a cada caso. Finalmente, es conveniente esperar tres meses después del parto para volver a tomar Sol, pero sin olvidar la fotoprotección; después de este lapso las hormonas prácticamente han vuelto a su normalidad, por lo que hay menor riesgo de que aparezcan manchas.

SyM - Regina Reyna

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Mareo y Náuseas

Viajando con niños en auto sin los molestos mareos


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore