Difteria, causas, síntomas y tratamientos - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

19 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Difteria

Lunes 19 de junio del 2017, 04:14 pm, última actualización

Es una infección contagiosa causada por la bacteria Corynebacterium diphtheriae, misma que puede afectar a las mucosas de la garganta (difteria faringoamigdalina), nariz (difteria nasal) y zona de las cuerdas vocales (difteria laríngea), sin olvidar que en ocasiones genera lesiones en la piel (difteria cutánea). Afecta principalmente a los niños y su recuperación en casos graves es lenta.

Síntomas de difteria en niños
Difteria

Aunque la difteria resulta poco frecuente en países con programas de vacunación masiva, hasta hace algunos años se consideraba una de las principales causas de muerte infantil y todavía se han presentado brotes epidémicos considerables en algunas partes del mundo, como la ex Unión Soviética.

De acuerdo con el Centro Nacional para la Salud de la Infancia y la Adolescencia de México, los programas de inmunización masiva han hecho posible que no se presenten casos de difteria en nuestro país desde octubre de 1991, aunque se debe enfatizar que es común que la población adulta omita la aplicación de las vacunas de refuerzo.

Causas

  • Por lo general se debe al contacto de un niño o persona sana con otra infectada. Lo más común es que la bacteria de la difteria se multiplique en los tejidos de la boca y garganta, de modo que se suele transmitir a través de las gotas de humedad que una persona contagiada expulsa con la tos.
  • Rara vez se propaga a través de alimentos u objetos contaminados del hogar (ropa, juguetes), como ocurre con el virus de la gripe.
  • Visitar países donde todavía no hay adecuado control de la enfermedad a través de programas de vacunación e higiene.

Síntomas

La infección inicia entre 1 y 5 días después de la exposición a las bacterias. Los principales síntomas de difteria suelen ser tos, inflamación en la garganta y dolor al tragar, pero en poco tiempo se pueden presentar:

  • Temperatura elevada (fiebre).
  • Dolor de cabeza.
  • Escalofrío.
  • Pulso acelerado.
  • Náuseas y vómito.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos del cuello.
  • Mucosidad en la nariz (a veces con sangre) que con frecuencia afecta sólo a una fosa nasal.
  • Inflamación de la garganta y caja de la voz (laringe) que puede ocasionar ronquera y dificultar para respirar.

En muchos casos la Corynebacterium diphtheriae puede formar una falsa membrana o seudomembrana (lámina compuesta de glóbulos blancos muertos, bacterias y otras sustancias) de aspecto áspero y color gris, cerca de las amígdalas u otras áreas de la garganta. Si se extrae con brusquedad puede producir hemorragia de los tejidos cercanos y, cuando se desprende espontáneamente, puede bloquear la vía respiratoria e impedir el paso del aire (la situación debe tratarse como un caso de emergencia).

Algunos tipos de bacteria liberan potente toxina que puede dañar otras regiones del cuerpo, sobre todo corazón y sistema nervioso. La afectación del músculo cardiaco (inflamación o miocarditis) puede ocurrir de 7 a 10 días después del debut de la enfermedad y, en casos severos, deriva en insuficiencia (incapacidad del corazón para bombear sangre adecuadamente) y muerte súbita.

Por lo que respecta a las terminaciones nerviosas, las más perjudicadas suelen ser las de la garganta (durante la primera semana de la enfermedad, provocando dificultades para tragar) y, en menor medida, las de brazos y piernas (ocurre entre la tercera y sexta semana, produciendo debilidad de las extremidades).

En casos muy raros la difteria afecta a la piel (particularmente en personas con escasa higiene) o a la vista.

Diagnóstico

  • A través de la auscultación directa, el médico sospecha de la enfermedad cuando el niño o persona enferma tiene la garganta irritada y presenta una falsa membrana.
  • El diagnóstico puede confirmarse gracias a un estudio de laboratorio. Con ayuda de un hisopo se obtiene una muestra de tejido de la garganta y luego se realiza un cultivo de bacterias.
  • Cuando se confirma la presencia de Corynebacterium diphtheriae debe realizarse evaluación del corazón a través de electrocardiograma (registro de la actividad eléctrica de dicho órgano, mismo que puede revelar la presencia de lesiones).

Prevención

  • El recurso más eficaz contra la enfermedad es la vacunación en niños y adultos. Por lo general, la dosis de inmunización se combina con las del tétanos y tos ferina o pertusis, bajo el nombre DPT (difteria, pertusis, tétanos).
  • De acuerdo con información del XI Congreso de Investigación en Salud Pública, convocado por el Instituto Nacional de Salud Pública de México y celebrado en 2005, La vacuna DPT se debe administrar a los 2, 4 y 6 meses de vida, además de que se deben recibir dosis de refuerzo a los 2 y 4 años (son cinco tomas en total).
  • Finalmente, se aconseja recibir una vacuna de refuerzo para tétanos y difteria (llamada TD) a los 12 años, siendo ideal ofrecer una dosis idéntica cada 10 años.
  • También se recomienda una toma de inmunización especial para cualquier persona que no haya sido vacunada durante los últimos 5 años y que haya estado en contacto con un niño o adulto contagiado.
  • Nuevamente, quien establezca contacto con un niño o persona infectada debe someterse a revisión y cultivo de bacterias. Se le pueden administrar antibióticos durante una semana, aún sin que se haya confirmado la presencia de Corynebacterium diphtheriae, a modo de prevención.
  • Asimismo, las personas que se compruebe que son portadoras de la bacteria, pero no presentan síntomas, deben recibir antibióticos y someterse a cultivos repetidos de la garganta para detectar evidencia de la enfermedad.

Tratamiento

  • El niño con síntomas de difteria puede ser hospitalizado en una unidad de cuidados intensivos para recibir una antitoxina (anticuerpo que neutraliza la toxina de la Corynebacterium diphtheriae que está circulando) tan pronto como sea posible. Empero, debe comprobarse que el pequeño no es alérgico a este producto (se fabrica con suero de caballo).
  • Un niño alérgico a la antitoxina primero debe ser sensibilizado; para ello, se comienza con la aplicación de dosis muy pequeñas de antitoxina y progresivamente se va aumentando.
  • Se debe comprobar que la respiración no esté obstruida y que el corazón funcione de forma satisfactoria.
  • Se administrarán antibióticos como penicilina o eritromicina.
  • La recuperación después de la difteria grave es lenta y un niño con la infección no debe reanudar sus actividades demasiado pronto, ya que incluso el ejercicio físico moderado puede causar daño a un corazón inflamado.

Consulta a tu médico.

SyM

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Mareo y Náuseas

Viajando con niños en auto sin los molestos mareos


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore