Agravación medicamentosa: no hay mal que por bien no venga - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

11 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Agravación medicamentosa: no hay mal que por bien no venga

Jueves 02 de marzo del 2017, 12:50 pm, última actualización.

Si tú o alguno de tus familiares atiende un problema de salud con Homeopatía y descubres que los síntomas de la enfermedad se exacerban después de tomar el medicamento, no te confundas ni te alarmes: el proceso curativo ha iniciado y va por buen camino.

Agravación medicamentosa: no hay mal que por bien no venga
Agravación medicamentosa: no hay mal que por bien no venga

Las personas que desconocen los mecanismos curativos de la Homeopatía pueden desconfiar de ella si no toman en cuenta que su función no se ejerce sobre los síntomas o enfermedades, sino en las energías defensivas del organismo o fuerza vital.

De manera más clara, hay que decir que los síntomas que presenta un enfermo son la expresión del esfuerzo que realiza el organismo para lograr su curación; así, desde esta perspectiva, los homeópatas plantean que cuando una persona está enferma, en realidad se encuentra en proceso de curación.

El Dr. Héctor Valenzuela Paz, médico egresado de la Universidad Autónoma de Nuevo León y especialista en Homeopatía por el Instituto de Estudios Tecnológicos y Superiores Matatipac, en Nayarit, comenta a saludymedicinas.com.mx los detalles de un fenómeno peculiar que se suele presentar al seguir un tratamiento homeopático: la exacerbación de los síntomas, misma que, lejos de generar preocupación, es excelente indicador de que una persona está en periodo de recuperación.

Valenzuela Paz explica que, en condiciones normales, todos los seres humanos contamos con una energía vital que circula por nuestro cuerpo, y cuando ésta llega en cantidad suficiente a todas partes, el funcionamiento orgánico sucede con normalidad. De modo contrario, señala el experto, cuando dicha energía falta habrá fallas en uno o más de nuestros órganos, dando lugar a síntomas.

“Cuando enfermamos no tenemos suficiente energía vital —enfatiza el entrevistado—, por lo que el organismo hace lo necesario para tratar de reorganizarse. Es por ello que aparecen las molestias, o lo que propiamente se conoce como enfermedad: dolor de cabeza, diarrea, cólicos y todo lo que se nos ocurra.”

Más poder

Un medicamento homeopático puede considerarse como algo más que una sustancia material y, tal vez, lo mejor sería definirlo como “una carga energética que actúa sobre la energía vital”, refiere el prestigiado especialista. Esa fuerza extra es lo que provoca la pequeña exacerbación de los síntomas, llamada técnicamente agravación medicamentosa.

Para entender por completo este tema, el Dr. Valenzuela Paz plantea el ejemplo de una persona que padece migraña (tipo de dolor de cabeza que puede ocurrir con náuseas, vómitos o sensibilidad a la luz) desde hace diez años. Desde el punto de vista de la Homeopatía, se entendería que las intensas manifestaciones se relacionan con el esfuerzo que el organismo realiza para reorganizarse.

Al darle un medicamento al paciente, dice el especialista, “le ayudaremos a tener más potencia y, de esa manera, conseguirá el equilibrio vital. Evidentemente, con ello aumentará en forma leve o moderada los síntomas o molestias propias de la migraña, pero ello no quiere decir que el paciente esté más enfermo”.

En realidad, tales incomodidades durarán entre 3 y 4 días, pero luego disminuirán progresivamente hasta desaparecer. Esa es la repuesta ideal que espera un médico homeópata, dice el Dr. Valenzuela Paz, “ya que la agravación es el mejor marco de referencia de que el fármaco está siendo efectivo, de que lo manejamos en la dosis adecuada y de que la mejoría del paciente en este tipo de sintomatología va a ser profunda y duradera”.

Si no duele, no sirve

Como hemos explicado, el medicamento homeopático agrava de manera discreta las molestias del paciente, pero esto sucede respecto al síntoma principal. Esto significa que, por ejemplo, si alguien presenta dolor de espalda, será impensable que la agravación se manifieste mediante dolor de muelas.

El Dr. Valenzuela Paz, miembro del Colegio de Médicos Homeópatas de Aguascalientes y pediatra por el Instituto Nacional de Pediatría, retoma el ejemplo de la migraña para señalar que una persona con dicha afección tendrá dolor de cabeza durante los 2 ó 3 días posteriores al inicio de la toma del medicamento, pero luego reconocerá que una vez que han pasado las molestias más fuertes “algo sucedió y desapareció la molestia”.

Idealmente, reitera el entrevistado, “los médicos homeópatas esperamos que haya un discreto aumento de las molestias porque eso nos dice que vamos por buen camino y que la curación del paciente va a ser más profunda”.

Es importante señalar que cada caso es diferente y que por ello algunos individuos no pasarán por este camino; así, sencillamente notarán que las molestias empiezan a disminuir sin mayor problema. Para clarificar el punto, el homeópata vuelve al ejemplo de la migraña y pone por caso a una persona que se presenta en su consultorio sin síntomas de la enfermedad.

“Se le da el medicamento y luego de un mes regresa para comentar que se asoleó varias veces, se desveló y anduvo de fiesta varios días, pero sin agravación de los síntomas, de modo que acepta que, en general, se sintió bien. En este caso, el marco de referencia no es tan obvio y nos lleva un poco más de tiempo verificar que vamos bien en la dirección de la cura”, afirma el experto.

Tal vez pueda pensar que la agravación de los síntomas está fuera de control y que equivale a sufrir dolores terribles, pero la verdad es otra, ya que un caso así es muy raro. El Dr. Valenzuela Paz explica que, en cambio, al hablar de agravación medicamentosa se hace referencia a un incremento mínimo en los síntomas naturales. “Las molestias no se duplican ni triplican, sino que se elevan del 5 a 10%”, revela con serenidad.

Ahora bien, si se tratara de un paciente hipersensible a los medicamentos homeopáticos, lo que es poco frecuente, “le pediríamos que regresara al consultorio para darle otro remedio que eliminara sus molestias. A partir de entonces, el trato a esa persona será diferente y, en lugar de prescribirle cinco dosis, por decir algo, se le tendría que dar solamente una”.

Efectos duraderos

La Homeopatía establece que hay, fundamentalmente, dos tipos de enfermedades: crónicas y agudas. Éstas últimas desaparecen al cabo de 8 a 15 días sin que alguien las recuerde, pero las crónicas son enfermedades que llegan para quedarse con nosotros para siempre.

Si hiciéramos una metáfora en la que una enfermedad crónica fuese representada con una bola de nieve, podríamos decir que al momento de empezar el tratamiento homeopático se encontraría en lo más alto de una montaña. Curiosamente, si la echáramos a rodar no aumentaría de tamaño, sino que el medicamento la haría reducir su tamaño con el paso del tiempo, afirma el Dr. Valenzuela Paz.

Es probable que el padecimiento regrese a los tres meses, reconoce el especialista, “pero así debe ser porque la enfermedad no se cura”. Empero, la gran diferencia será que el dolor será menos intenso, durará menos tiempo y será menos incapacitante. “No puedo decir cuánto tiempo nos llevará tratar una enfermedad crónica; pueden ser 1, 2 o más años, pues cada caso es diferente y se depende de muchas variables; lo que sí podemos asegurar es que la problemática será más manejable y con menos síntomas”, concluye Valenzuela Paz.

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente el punto de vista de la Asociación Nacional de la Industria Farmacéutica Homeopática, A.C. (Anifhom).

SyM - Juan Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Migraña

Prevenir la migraña, sí se puede


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore