Biofeedback, autocuración del cuerpo contra migraña y estrés - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

19 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Biofeedback, o autocuración del cuerpo

Jueves 20 de abril del 2017, 10:47 am, última actualización.

Las técnicas de retroalimentación biológica nos enseñan que toda persona tiene la capacidad de modificar mecanismos nerviosos y fisiológicos para controlar estrés y ansiedad; basta conocer el lenguaje corporal a fin de aplicar el antídoto adecuado.

Biofeedback, o autocuración del cuerpo
Biofeedback, o autocuración del cuerpo

Los métodos tradicionales de la medicina occidental nos han enseñado que para aliviar síntomas y enfermedades debemos recurrir a agentes externos, de modo que si nos duele la cabeza no dudamos en tomar un analgésico; en cambio, la retroalimentación biológica o biofeedback sostiene que la cura se da desde dentro, gracias a que "todo individuo tiene la capacidad de aliviarse a sí mismo si aprende a evitar estados nerviosos que le generan patologías", comenta la Dra. Marta Fernández Solari, psicóloga por la Universidad de Buenos Aires, Argentina.

La especialista explica que nuestro sistema nervioso se divide, a grandes rasgos, en una sección central que comanda las funciones voluntarias (hablar y movernos), y una autónoma que rige actividades que no requieren órdenes conscientes (respiración, palpitaciones y digestión). "Las funciones autónomas son responsables de muchas dolencias, por ellas se origina el estrés, y durante mucho tiempo se creyó que eran inmodificables; sin embargo, se ha comprobado que es posible dominar funciones como el ritmo cardiaco".

Mecánica del estrés

El estrés es una herencia de nuestra parte animal que ayuda a hacer frente a situaciones de peligro, por ejemplo, ante la presencia de un predador, pues alerta al organismo y lo capacita para tomar una decisión: cuando se percibe que hay oportunidad de éxito hay un enfrentamiento, pero si se detecta que el enemigo es demasiado fuerte se recurre a la capacidad de salir corriendo.

Ahonda la especialista: "¿Por qué baja la temperatura de las manos cuando estamos tensos? Porque toda la sangre fluye hasta los grandes músculos para que tengamos fuerza para correr o enfrentarnos al enemigo. Del mismo modo, si hacemos un coraje o nos asustamos la digestión se corta, por lo que se dice que nos cayó mal lo que comimos, ya que la sangre deja de fluir al aparato digestivo y se dirige a los músculos".

Además, en el flujo sanguíneo se descargan adrenalina y cortisona, a fin de acelerar pulso y respiración, alertar sentidos y preparar a los músculos. "Estamos programados para esa situación y mantenernos alerta, pero sólo por un momento relativamente breve; si el estrés se prolonga el cuerpo comienza a enfermarse. Nuestro organismo debe permanecer en un estado de equilibrio de sus funciones, llamado homeostasis".

Por la evolución de nuestro sistema nervioso y debido a nuestra capacidad de pensar y evocar, los seres humanos experimentamos tensión sin un peligro presente. "Cuando sabemos que al día siguiente vamos a tener una actividad difícil, como un examen, con sólo imaginarlo desencadenamos estrés: el estómago se encoge, los músculos se tensan", refiere Fernández Solari.

Si consideramos la tensión originada por nuestro contexto urbano entenderemos que a menudo sobrepasamos el estado deseable de armonía y calma. Por ello, afirma la psicóloga, más de 90% de las enfermedades que son motivo de consulta médica (no las psicológicas), están directa o indirectamente relacionadas con estrés y mal manejo de tensión. "Hasta mediados del siglo pasado la gente enfermaba y fallecía por infecciones, ahora la primera causa de muerte son males por problemas cardiovasculares, degenerativos o cáncer, que directa o indirectamente se ligan al estrés".

Del biofeedback al neurofeedback

Las técnicas de retroalimentación biológica empezaron a usarse en la primera mitad del siglo XX, y su nombre se debe a que el paciente forma un "bucle" o ciclo de salida y de entrada de información, es decir, ya que manifiesta cambios corporales en ciertas circunstancias, puede interpretar estos datos y utilizarlos para cambiar conductas en su beneficio.

Así, el biofeedback ayuda a tomar conciencia de situaciones que normalmente se pasan por alto. "Durante una terapia psicoanalítica alguien puede decir: 'eso no me preocupa, o a mí eso no me molesta, lo tengo superado', pero si le mostramos cómo reacciona corporalmente tenemos más elementos para que asuma lo que debe trabajar y aprenda a relajarse adecuadamente", apunta la psicóloga.

Para lograrlo se echa mano de recursos técnicos, desde un termómetro para mano que registre el descenso de temperatura en las extremidades y demuestre estado de tensión, hasta elementos novedosos como el neurofeedback, que consiste en una serie de recursos de retroalimentación biológica aplicados al sistema nervioso central en el que se emplean computadoras y un software que interpreta la información obtenida a través de electrodos.

Este nuevo recurso permite interpretar la actividad eléctrica directamente, de modo que el individuo puede observar que su cerebro produce ondas de frecuencia que le impiden tener concentración o relajarse. A través de imágenes o sonidos, la computadora auxilia al individuo para que aprenda a producir impulsos más adecuados que los que está generando normalmente. También puede apreciar cuando se altera su respiración o tensa un músculo.

A decir de la Dra. Fernández Solari, estas técnicas no van a reemplazar un tratamiento médico ni psicológico. "Yo las uso como complemento en la terapia psicoterapéutica, y me son de gran utilidad para que una persona se dé cuenta de que tiene sobre ella ciertas situaciones conflictivas, gracias a que lo ve reflejado en la pantalla".

Entre algunos de los muchos problemas que se solucionan a través del biofeedback encontramos la atención a dificultades de concentración en los niños, que si bien no es una enfermedad en sí, representa una disfunción que obstaculiza su formación. Asimismo, puede ayudar a gente que padece migraña no aliviando su mal, sino enseñándole a interrumpir su ciclo a tiempo y así evitar intenso e irreversible dolor de cabeza.

Otra aplicación importante es en problemas de adicción. "Una persona bebe compulsivamente o usa drogas porque logra cierta sensación de relajación y placer ante un conflicto interno que no puede manejar. Gracias al neurofeedback se le puede enseñar cómo producir situaciones parecidas a las que obtiene a través de estimulantes, y así aprender a manejar momentos de fuerte tensión".

Este trabajo, indica la especialista, "no es algo mágico, implica que la persona tenga dedicación y haga las tareas que se le asignan. La idea es que las personas resuelvan los problemas por sí mismos y que aprendan a actuar por cuenta propia, porque de lo contrario "tendríamos que contar con un psicólogo o médico las 24 horas que nos ayudara a solucionar nuestros conflictos; esa no es la función de un especialista".

Los resultados obtenidos con este técnica, concluye la Dra. Marta Fernández, han obligado a muchos de sus colegas a cambiar sus ideas sobre la retroalimentación biológica, pues si bien es cierto que el cuerpo tiene posibilidades de enfermarse, también tiene capacidad para autocurarse.

SyM - Rafael Mejía

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Migraña

Prevenir la migraña, sí se puede


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore