Páginas y blogs sobre anorexia y bulimia - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

17 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

www.AnorexiayBulimia.com

Martes 28 de marzo del 2017, 11:35 am, última actualización

“Ana” y “Mía” son dos “chicas” muy populares en la red, y muchos blogs, foros y páginas se dedican a dar a conocer sus secretos. Pero no te confundas: no son actrices ni cantantes, sino los nombres que se dan a anorexia y bulimia, enfermedades que ponen en peligro tu vida.

Anorexia, Bulimia, Trastornos alimenticios

Seguramente estás al tanto de la problemática que existe en torno a estos desórdenes alimenticios y la preocupación que causan en maestros, médicos y padres de familia. Y la verdad, no es para menos. En los últimos tiempos el síndrome del comedor compulsivo (no controlar el apetito), así como anorexia (dejar de comer y hacer ejercicio en exceso) y bulimia (provocarse el vómito luego de un atracón), se han convertido en “moda” que genera muchos problemas físicos y mentales.

Tanto se han generalizado estas conductas que por todas partes brotan páginas, sitios o blogs en los que abierta y desenfadadamente se habla del tema, creando una especie de comunidad secreta en la que se intercambian recomendaciones para permanecer ultradelgada o ultradelgado, y evitar que los familiares se percaten de lo que ocurre.

¡Es verdad!, estos sitios virtuales están a la vista de todos, y claro que te sorprenderías por la información que allí se intercambia si estás fuera del problema... vamos, hasta lo puedes tomar a broma y pensar que fueron escritos por gente que no tenía nada que hacer y que, de repente, creó estos fantasiosos espacios para dar rienda a sus sueños de escritor. Sin embargo, la realidad supera en mucho a la ficción.

Es casi imposible pensar que este artículo que lees ahora será revisado por alguien que ha caído en las manos de “Ana” o “Mía”, y que gracias a él podría “meter reversa” y cambiar su conducta, pero lo que sí puede ocurrir es que alguien cercano, como tú o algún amigo o familiar, tome conciencia e inicie la búsqueda de ayuda profesional.

Voz autorizada

Es normal que no sepas qué hacer al descubrir que una hermana, hermano, amiga, amigo o cualquier persona que conoces es víctima de bulimia o anorexia, y por eso buscamos a alguien que resuelva tus dudas y las nuestras.

Fue así que encontramos a una experta en estos asuntos, tanto así que ella misma sufrió las dos enfermedades en carne propia: se trata de Andrea Weitzner, quien recientemente creó la organización AW Foundation para divulgar la información en torno a los desórdenes alimenticios y crear un grupo de apoyo interdisciplinario que pueda, eventualmente, procurar el tratamiento de chicos y chicas que no cuentan con los recursos necesarios.

Andrea relató algunos pasajes de su experiencia personal, explicando algunas de las interrogantes en torno a estos desequilibrios y dando su opinión sobre la información que se da a conocer en Internet.

Para comenzar a entender este tema, la autora de El camino hacia la recuperación de anorexia y bulimia (Editorial Pax, México) comenta que durante la década de 1980 empezó a observarse un fenómeno en las universidades de Estados Unidos: todos los días se descubría importante número de bolsas que contenían alimento vomitado. Lo mismo empezó a suceder en México poco tiempo después, sobre todo en instituciones de educación superior y escuelas atendidas por religiosas.

Con molestia, nuestra invitada nos confiesa: “Es risible que las monjas adopten el papel de policía en las escuelas particulares, y que se dediquen a cerrar los baños con llave; lo único que logran con esta medida es crear una bomba de tiempo, porque no dan solución real y sólo actúan como contenedoras de un fenómeno social”.

Espejos cibernéticos

Es curioso, pero una parte de la mente de quien sufre anorexia o bulimia reconoce que lo que hace está mal, y ésta es la razón por la que no puede confesarle su problema a su familia o gritarlo en el salón de clases. Sencillamente, siente vergüenza.

Y tal vez sea por ello que las páginas dedicadas a “Ana” y “Mía” se convierten en “centro de reunión” en el que todos los participantes comparten sus ideas sobre la comida y la manera en que pueden evitar que los demás se entrometan en su vida.

Quizá conoces lo que se dice en estos sitios virtuales, pero si eres de los que nunca habían pensado sobre este asunto, te invitamos a reflexionar sobre las siguientes frases que tomamos de uno de tantos blogs que inundan Internet.

Primero, algunas recomendaciones sobre “Ana”, la anorexia:

  • Desayuna, eso hace que tu metabolismo (aprovechamiento de alimentos) trabaje más rápido.
  • Come lo más lento que puedas.
  • Tu cuerpo toma 30 minutos en darse cuenta de que está satisfecho.
  • Mastica hasta que la comida se disuelva en tu boca.
  • Come enfrente de un espejo, y sin ropa.
  • Si tienes mucha hambre cuenta hasta cien, y tal vez de esa manera ayudes a que desaparezca el apetito.
  • Baja tu tenedor cada vez que termines de pinchar algo de comida.
  • Nunca comas después de las 7:00 de la noche.
  • Si tienes mucha hambre, ve a casa de algún amigo, porque allí no puedes atacar el refrigerador.
  • Cuando sientas demasiado apetito come medio plátano, pero entonces deberás comer menos durante todo el día.

Los seguidores de “Mía” también tienen sus “consejos”:

  • Bebe mucha agua antes y durante los atracones; también es conveniente beber algo con burbujas (agua mineral, por ejemplo) antes de un atracón.
  • Si no consigues laxantes (que no recomiendo en absoluto), tómate unos dos paquetes de caramelos sin azúcar, con fenilalanina. Harán buen efecto y además te dolerá el estómago un buen rato.
  • No te arrodilles frente al inodoro. Quédate de pie, inclinada hacia delante; así es mucho más sencillo que salga la comida.
  • Evita el chocolate en los atracones. Cuesta un montón despegarlo del estómago, además de que sabe horrible a la vuelta, igual que el picante (¡picaaaaa!). En cambio, el helado sale muy fácil.
  • No te cepilles los dientes después de purgarte. No harás más que extender el ácido del estómago por toda la dentadura y acabarás quedándote sin esmalte.
  • Para que no te oigan, deja corriendo los grifos mientras te purgas o di que vas a darte una ducha; métete en la bañera, con la llave abierta.
  • Antes de purgarte bebe leche. Te ayudará a pasar mejor la comida y no te dañará tanto la garganta.
  • No hay nada más desagradable que vomitar y salpicarlo todo. Procura echar algo de papel antes de purgarte para no tener que limpiar el inodoro. Después, fíjate que no queden residuos, ni siquiera una gota de saliva.

¿Te parece increíble? Tal vez, pero es real. Éstas y muchas otras recomendaciones son seguidas y compartidas por adolescentes y jóvenes hasta de 30 años que centran su mundo en la comida y en el “control” de la misma, como forma de evadir los problemas reales propios de su edad.

Claro, no se puede hablar de una sola causa porque el origen de los desórdenes alimenticios es múltiple, y por eso mismo se necesita la intervención de diversos especialistas para darle solución: psicólogos, psiquiatras, nutriólogos y algunos otros expertos.

¿Por qué?

Andrea Weitzner, también autora de El ABC de los desórdenes alimenticios (Editorial Pax, México) explica que el problema es muy complejo y que cada caso tiene sus particularidades.

Sin embargo, es común que el inicio de estas conductas ocurra en la adolescencia o pubertad, “etapa de la vida en la que tienes expectativas muy altas de tu entorno, en la que te llegan mensajes que alaban a quienes usan tallas 0, 1 ó 2, porque dicen que es sinónimo de éxito y que todas las demás personas son mediocres.

“Nadie lo acepta abiertamente, pero basta ver cualquier aparador. Ninguna chica o ningún chico quiere ser parte de la ‘mediocridad del mundo’, sino que anhela integrarse al grupo de gente hermosa, bella y aplaudida. La moda ha glorificado exclusivamente los valores externos y superfluos, y esto nos ha impuesto una condición que nos lleva a matarnos por ser algo que no podemos ser, y a tratar de alcanzar un estatus que está más allá de nuestras posibilidades”, dice Andrea.

En nuestros días, comenta con preocupación, “bulimia y anorexia están muy extendidas y, contra lo que algunas personas creen, también afecta a muchos chavos y chavas con código postal diferente al de Polanco, Las Lomas u otras zonas pudientes. Son muchachos que se identifican como wannabes, es decir, que quieren ser lo que no son”. Así, a 40 años de que inició este fenómeno, “parece ser que se trata de una broma cruel, porque el problema se está ensañando con las clases más bajas”.

Andrea Weitzner explica que “la enfermedad te lleva a la soledad y al aislamiento; entonces, para mitigar este dolor, te metes a Internet y ahí te encuentras con personas igual de solas que tú, que te dicen que vas bien, que el mundo es mediocre y que la gordura es repudiable, que estás en lo correcto y no eres como los demás”.

Sin dudarlo, nos asegura: “Conozco lo suficiente del tema como para decirte que quienes escriben muchos de estos blogs están muy bien enterados. Te puedo confesar, como ‘bulímica experta’, qué alimentos comer y cuáles no en caso de que quieras vomitar más rápido, y sin duda en estas páginas que hay en la red saben de lo que están hablando y por eso son tan peligrosas”.

Andrea opina que sería ideal que hubiera alguna forma de controlar estos contenidos en Internet, pero confiesa que sería muy difícil detener esta información. Por eso, la solución real que ella propone es que los padres se dediquen a educar a sus hijos más y mejor sobre este tema.

Y para terminar, Weitzner nos deja un último comentario que mueve a la reflexión sobre cuáles son los estereotipos de belleza de nuestros días: “Hace tiempo encontré a dos niños de aproximadamente ocho años de edad, que revisaban un libro. De repente, uno le dijo al otro: ‘mira, qué gordita tan simpática’, y resulta que la gordita simpática era nada más y nada menos que Marilyn Monroe”.

Si quieres saber más acerca de anorexia, bulimia y los desórdenes alimenticios en general, ponte en contacto con los especialistas de la AW Foundation en www.desordenesalimenticios.com.mx, o escribirles al correo direccion@desordenesalimenticios.com.mx, o hablar con ellos al teléfono (01-55) 5207-1801, en la Ciudad de México.

SyM - Juan Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Nutrición

Alimentos crudos, para mejorar la digestión


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore