Alimentos deshidratados, opción para mejorar la dieta - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

23 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Alimentos deshidratados, opción para mejorar la dieta

Martes 20 de junio del 2017, 12:09 pm, última actualización.

Existe auténtico arsenal de estos productos que va de frutas y verduras a leche y derivados de carne; son fáciles de almacenar, tienen valiosas propiedades nutricionales y brindan opción ideal para la vida citadina.

Alimentos deshidratados, opción para mejorar la dieta
Alimentos deshidratados, opción para mejorar la dieta

Todos los alimentos en estado natural tienen vida útil relativamente corta y su descomposición puede verse favorecida por la acción de insectos, hongos microscópicos y bacterias, además de factores ambientales como temperatura elevada, humedad, rayos del Sol y sustancias que se encuentran en el aire.

El resultado de este constante “bombardeo” es que una rica manzana, filete de pescado o vaso con leche a la intemperie cambian de color, textura, olor, sabor y, sobre todo, ven alteradas sus propiedades al grado de que su consumo resulta dañino para la salud.

Ésta es la razón por la que desde tiempos remotos el ser humano se ha preocupado por desarrollar diferentes métodos de conservación de alimentos destinados a mantener sus nutrientes en buen estado y disponer de ellos en cualquier temporada del año, sobre todo en época de carestía.

En este sentido, la deshidratación o desecación fue uno de los primeros sistemas que la humanidad utilizó con tal fin, el cual consiste en eliminar la mayor cantidad posible de agua de un alimento, utilizando para ello condiciones controladas de temperatura, humedad y circulación de aire, de modo que permite obtener producto compacto, liviano, de buen sabor y olor, fácil de transportar y resistente a golpes y embates del ambiente.

Se sabe que, durante la Edad Media (años 476 a 1453, aproximadamente), frutos deshidratados como durazno, uva, ciruela o higo formaban parte de la comida tradicional de las familias del “viejo continente”, si olvidar que en la América prehispánica se utilizaban técnicas de secado al Sol o con ayuda del fuego para preparar granos, semillas y frutos que debían transportarse a ciudades lejanas.

Múltiples recursos

En nuestros días existen diversas técnicas para conservar alimentos mediante desecación; no obstante, podemos agruparlas en dos categorías:

Naturales. Consisten en colocar los alimentos extendidos en charolas de gran superficie, a fin de permitir la evaporación. Este proceso necesita óptimas condiciones climatológicas, amplio espacio y protección de elementos como polvo y plagas, por lo que sólo puede llevarse a cabo en ciertas regiones favorecidas por el clima.

Artificiales. Son técnicas más rápidas y de gran demanda en nuestros días; consisten en colocar alimentos en secadores automatizados que controlan las condiciones climáticas y sanitarias, por lo que permiten obtener productos de buena calidad, higiénicos y libres de sustancias tóxicas. Algunos de los más utilizados son:

  • Secado por aspersión. Es el más común en la industria; consiste en extraer el agua mediante la aplicación de aire muy caliente y es eficaz para obtener leche en polvo, café soluble y otros productos.
  • Liofilización. Se congela el alimento y luego se introduce en una cámara de vacío donde el agua pasa directamente de sólido a gas. Es más lento y caro que el anterior, pero ofrece óptimos resultados y puede emplearse casi en todos los alimentos.
  • Secador de tambor. El alimento se extiende en cierta superficie plana dentro de cámara especial que eleva la temperatura de sus paredes con ayuda de vapor, sin que éste entre en contacto con el producto. Se usa para procesar frutas, verduras, leche y jugos.
  • Secado al vacío. Similar a la liofilización, sólo que el alimento no se congela. Ideal para jugo de jitomate y de frutas cítricas.
  • Secador de cabina o compartimiento. La temperatura del aire al interior de un horno se eleva con ayuda de fuentes como combustión de gas. Adecuado para frutas, cereales y vegetales.
  • Microondas. Parecido al procedimiento que se realiza en los hornos caseros, sólo que con mayor intensidad. Se utiliza para manzanas y algunas verduras.

Otro procedimiento de secado, empleado en la elaboración de productos tradicionales, es el que se realiza con sal. Se usa para conservar carnes y pescado, y consiste en cubrir el producto con grandes cantidades de dicho mineral, a fin de extraer el agua. Tiene la limitante de que debe restringirse su consumo en caso de sufrir alguna enfermedad del riñón o aparato circulatorio.

Cabe destacar que en la deshidratación de alimentos deben emplearse productos de buena calidad y en condiciones óptimas de madurez, además de que el control de higiene tiene que ser estricto. Algunos, como frutas, verduras y carnes, se rebanan para lograr mejor desecación, además de que se les retira la piel y se someten a otros procedimientos, como:

  • Baño de limón. Evita que el alimento adquiera color negro por acción del aire (oxidación).
  • Blanqueado o escaldado. Útil en frutas y verduras; consiste en introducir los alimentos en agua salada hirviendo o vapor durante algunos segundos, para no perder color ni sabor.
  • Empaquetado. Debe realizarse inmediatamente después de la desecación para proteger los alimentos de la humedad, microorganismos e insectos.
  • Pasteurización. Se limita a frutas deshidratadas ya empacadas; destruye todos los microorganismos dañinos a través de la exposición a métodos seguros, como los rayos gamma.

Para almacenar estos alimentos se requiere ambiente fresco y seco, y que no estén sometidos a los rayos del Sol ni a la luz directa. Asimismo, una vez que se ha abierto el envase se debe utilizar todo el contenido lo más pronto posible o sellarlo muy bien para evitar que se contamine, humedezca o descomponga.

Valor nutricional

En la actualidad los alimentos deshidratados tienen gran demanda y aceptación debido a que su uso es sencillo e ideal para el ajetreado estilo de vida de las grandes ciudades.

Sin embargo, es importante señalar que aunque la mayoría de las propiedades de los alimentos se conservan, algunas técnicas pueden ocasionar pérdida de sustancias nutritivas. Por ejemplo, minerales y vitaminas hidrosolubles (C y complejo B) desaparecen debido a las altas temperaturas, y las proteínas pueden perder propiedades.

Por otra parte, debemos subrayar que no porque las piezas se ven más pequeñas significa que tienen menos calorías, de modo que siempre es importante verificar la tabla nutricional de estos productos, especificada en el empaque, para no sufrir problemas por consumo excesivo, como son sobrepeso u obesidad.

Así pues, sirva como conclusión que los alimentos deshidratados son buena alternativa para redondear una alimentación saludable (baja en grasas, carnes rojas y harinas refinadas, siendo a la vez rica en frutas, verduras, cereales integrales y carnes blancas) cuando se dispone de poco tiempo para preparar la comida; así, pueden ser ideales como botana o para llevar a viajes y excursiones, pero no deben sustituir por completo al los productos frescos.

Por último, no está de más recordar que quien padece alguna enfermedad crónico-degenerativa (de larga duración y que puede agravarse con el tiempo), como diabetes, hipercolesterolemia (cifras elevadas de azúcar y colesterol en sangre) o hipertensión (alta tensión arterial) debe acudir al nutriólogo y preguntar qué alimentos deshidratados puede consumir, en qué cantidad y con qué frecuencia.

Ventajas de los alimentos deshidratados

  • Son pequeños, ligeros y fáciles de transportar.
  • No requieren mucho espacio para almacenarse.
  • Conservan gran parte de su sabor, color, consistencia y aspecto durante mucho tiempo.
  • Sólo requieren mantenerse en lugar fresco o refrigerarse a partir de que se rehidratan para su consumo.
  • Están disponibles en cualquier temporada.
  • Son buena opción para personas con poco tiempo libre.
  • Ideales para quienes practican excursionismo, senderismo, montañismo y demás actividades recreativas al aire libre.

SyM - Sofía Montoya

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Nutrición

Alimentos crudos, para mejorar la digestión


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore