Hipogeusia en adultos mayores, ¡cuidado con la obesidad! - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

17 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Hipogeusia en adultos mayores, ¡cuidado con la obesidad!

Viernes 16 de junio del 2017, 11:47 am, última actualización

Con la tercera edad suele llegar la hipogeusia o disminución del sentido del gusto, la cual puede predisponer a enfermedades como obesidad. ¿Qué pueden hacer los adultos mayores con este padecimiento para cuidar su salud?

Hipogeusia en adultos mayores, Disminución del sentido del gusto, Obesidad

No detecta sabores

A través del sentido del gusto y la información provista por las papilas gustativas (estructuras en forma de diminutas cebollas localizadas en la lengua), el cerebro distingue las propiedades químicas de los alimentos, por ejemplo: el sabor dulce nos orienta para detectar comestibles ricos en energía, o el sabor amargo que ayuda a indicarnos posibles venenos y toxinas contenidas en ciertas comidas.

Aun cuando la disminución del sentido del gusto se atribuye, hasta cierto punto a la edad, otras de las causas de hipogeusia pueden ser:

  • Uso de medicamentos.
  • Parálisis facial de Bell (inflamación del nervio facial).
  • Traumatismos en la cabeza.
  • Diabetes.
  • Enfermedades hepáticas y renales.
  • Hipertensión arterial.
  • Condiciones neurológicas como mal de Alzheimer o enfermedad de Parkinson.
  • Deficiencia de zinc o niacina.
  • Lesiones orales no tratadas, como pérdida de piezas dentales.
  • Mala higiene bucal y/o nasal.
  • Fumar.

Como otras pérdidas sensoriales, puede afectar en distintos grados, asimismo, mantiene relación con la genética, medio ambiente y estilo de vida.

Cómo afecta la hipogeusia

El sentido del gusto en adultos mayores no se pierde completamente con el tiempo; pero aumentan sus límites de detección. Esto significa, por ejemplo, que se necesitaría gran cantidad de sal o azúcar para percibir el sabor y la presencia de estas sustancias en un vaso de agua simple.

Por ello, uno de los riesgos que se corren con la pérdida del sentido del gusto es la predisposición a sazonar de más los alimentos, especialmente a agregar más sal o azúcar. Este consumo excesivo de sal y azúcar en adultos mayores se relaciona con sobrepeso y obesidad, que a su vez están asociados a enfermedades crónicas como:

  • Diabetes tipo 2.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Hipertensión arterial.
  • Artritis (inflamación y dolor en articulaciones).
  • Dislipidemia (aumento de los diferentes tipos de grasa en la sangre).
  • Cáncer.

La hipogeusia también puede llevar a una selección inapropiada de alimentos, menor consumo de éstos y pérdida del apetito en adultos mayores. De igual forma, puede afectar procesos metabólicos en los que este sentido y el del olfato participan, como salivación, acidez gástrica y secreciones pancreáticas de insulina a la sangre.

¿Cómo combatir el sobrepeso relacionado con hipogeusia?

El tratamiento de la obesidad en el adulto mayor puede requerir realizar cambios en su dieta, actividad física y comportamiento con la meta de mantener peso saludable a largo plazo. La pérdida de peso mejora el desempeño físico y calidad de vida, y contribuye a reducir enfermedades crónicas.

Usualmente, uno de los cambios más importantes es someterse a dieta baja en calorías, entre mil 200 y mil 800 kcal por día (nunca menos de 800 kcal diarias). Un ejemplo de menú típico de una dieta de mil 500 kcal es el siguiente:

Desayuno

  • Avena con leche (1 taza de leche semidescremada y 3 cucharadas de hojuelas de avena).
  • Manzana (1/2 pieza).
  • Pasitas (1 cucharada).
  • Canela al gusto.
  • Café o té con endulzante sin calorías.

Comida

  • Consomé de pollo con arroz y verduras (1 plato).
  • Tinga de pollo en salsa roja con nopales.
  • Frijoles de olla (1/2 taza).
  • Tortilla de maíz (1 pieza).
  • Piña (1 rebanada mediana).
  • Agua de limón con endulzante sin calorías.

Cena

  • 1 jitomate relleno de 2 cucharadas de ensalada rusa y 1/5 de un aguacate mediano.
  • Pan árabe chico (1 pieza).
  • Licuado de yogurt (1/2 taza) con melón (3/4 de taza).

Se debe seguir una dieta que evite alimentos con pocos nutrimentos y ricos en energía, como el azúcar. Tampoco hay que olvidar que la pérdida del sentido del gusto favorece mayor consumo de azúcar en adultos mayores, por lo que eliminar o limitar la ingesta de azúcar puede afectar el agrado por la comida. Para evitar esto y mejorar el sabor de los alimentos para las personas de la tercera edad pueden utilizarse edulcorantes sin calorías como la sucralosa, que no deja sabor desagradable y no se digiere ni absorbe en el tracto gastrointestinal, por lo que no provoca efectos secundarios indeseables. Puede utilizarse en todo alimento o bebida que lleve azúcar, como las del menú previo e, incluso, en repostería.

Es necesario que los adultos mayores cumplan con los requerimientos nutricionales para evitar el consumo excesivo de sal y azúcar y prevenir deficiencias de vitaminas y minerales, pero no por eso deben sacrificar su agrado por la comida.

Fuentes:

  • Ascencio Peralta, C. Hipogeusia y obesidad en el paciente geriátrico. Splenda®.
  • Aula Fácil. Dieta de contar calorías [en línea]. [Fecha de acceso: 19 de agosto de 2015]. Disponible en: http://www.aulafacil.com/cursos/l6941/salud/dietas/nutricion-y-dietas-de-adelgazamiento/dieta-de-contar-calorias
  • Anosmia. Hipogeusia [en línea]. [Fecha de acceso: 19 de agosto de 2015]. Disponible en: http://anosmia.info/hipogeusia/

SyM

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Nutrición

Qué comer de acuerdo al grupo sanguíneo


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore