México, país con desnutrición infantil y en mujeres embarazadas - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

20 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

México, país desnutrido

Martes 21 de marzo del 2017, 01:06 pm, última actualización

La desnutrición es tema recurrente en discursos gubernamentales y referencia obligada cuando se observa en la calle a mendigos o indigentes cuya fisonomía es sumamente delgada. Sin embargo, este problema es más grave de lo que se cree, y sus repercusiones afectan la calidad de vida de millones de personas.

Desnutrición

Estar desnutrido significa que existe desequilibrio entre los nutrientes ingeridos y los que se requieren para que un individuo se desarrolle normalmente. Este padecimiento aparece por etapas, pues en un principio genera cambios en los valores de sustancias nutritivas contenidas en sangre y, posteriormente, ocasiona mal funcionamiento en órganos y tejidos.

De acuerdo con cifras de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) se estima que existen en el mundo 850 millones de personas desnutridas, de las cuales 109 millones son niños con insuficiencia alimenticia, 230 tienen retraso en su crecimiento y 50 padecen desnutrición extrema.

En México, este problema ocupa el décimo primer lugar dentro de las principales causas de muerte y se estima, según datos de la segunda Encuesta Nacional de Nutrición (la primera fue realizada en 1988), que más de 3 millones de niños menores de 5 años sufren algún grado de desnutrición, aunque es importante resaltar que de éstos 800 mil se encuentran en etapa de alto riesgo.

El estudio en referencia se llevó a cabo en colaboración con el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), entre 1998 y 1999, mediante una muestra probabilística de aproximadamente 21 mil hogares. Es representativa del ámbito nacional, pues tomó en cuenta zonas urbanas y rurales de distintas regiones del país y tres grupos de población: niños en edad preescolar (menores de 5 años), escolares (entre 5 y 11 años) y mujeres entre 12 y 49 años de edad.

Los resultados muestran que se redujo el porcentaje de niños preescolares con desnutrición, aunque 1 de cada 5 tiene baja talla (retardo en estatura), situación que es diametralmente opuesta si atendemos las diferentes regiones del mapa nacional, es decir, en los estados del Sur, los más pobres, casi 30% de los preescolares tiene retardo en estatura, y en familias indígenas el porcentaje es cercano al 45%, mientras que en las entidades del norte es sólo 7%.

La investigación también establece que las principales deficiencias de vitaminas y minerales fueron hierro, en más de la mitad de los menores de cinco años, y zinc, vitamina A y C en aproximadamente una tercera parte de los infantes de estas edades, lo que influye de manera determinante en su crecimiento y desarrollo mental y genera situaciones adversas a largo plazo, como menor desempeño escolar e intelectual y bajo rendimiento físico durante la edad escolar, adolescencia y etapa adulta.

Otras carencias

La desnutrición que sufre la población mexicana tiene que ver con las condiciones de salud, educación y vivienda pero, fundamentalmente, con la falta de oportunidades para obtener el ingreso mínimo que requiere una familia para satisfacer sus necesidades alimenticias.

Así, es lógico que durante los primeros dos años de vida se experimente rezago nutricional que se asocia a pobre ganancia de peso de la madre durante el embarazo, mala calidad en los nutrientes de la leche materna durante la lactancia y desequilibrio en la composición de los alimentos que ingiere el niño cuando dejan de amamantarlo.

A ello habría que sumarle otros factores, pues el resultado de diversos estudios epidemiológicos concluye que la generación de desnutrición infantil se debe a complejo círculo vicioso en el que participan los siguientes elementos:

  • Infecciones virales y bacterianas.
  • Parasitosis.
  • Incremento en el gasto energético.
  • Disminución de la resistencia inmunológica.
  • Mal manejo de las infecciones.
  • Por otra parte, no se puede ignorar a la anemia, problema de salud pública que tiene que ver con desequilibrios nutricionales, razón por la que destaca en la encuesta gubernamental. Este padecimiento se caracteriza por la disminución de hemoglobina en sangre, lo cual repercute en la falta de oxigenación a los tejidos y, por ende, en debilidad y falta de concentración, dolor de cabeza y dificultad para conciliar el sueño, entre otros síntomas.
  • Esta enfermedad es causada, parcialmente, por deficiencias de hierro y de algunas vitaminas; los datos del estudio avalado por la Secretaría de Salud señalan que 1 de cada 4 niños preescolares la padece, cifra que se encuentra en un punto intermedio entre los porcentajes de los países del tercer mundo y los de naciones desarrolladas. Lamentablemente, entre los preescolares indígenas el promedio es 36%.

¿Y las mujeres?

De acuerdo al universo estadístico de la encuesta nutricional, 26% de las mujeres embarazadas y 20% de las que no lo están sufre anemia, dato que coloca a México en una situación intermedia entre las cifras de los países más desarrollados (entre 12 y 18%), y de los que están en desarrollo, que se sitúa entre 44 y 56%.

Ahora bien, entre 30 y 40% de las mujeres presentaron deficiencias de vitaminas y minerales, lo que trae efectos negativos en su salud y desempeño reproductivo. Cuando estos problemas existen durante la gestación, aumenta el riesgo de nacimientos prematuros y, por ende, que el niño nazca con bajo peso y anemia.

Por otra parte, es de suma importancia reconocer que la obesidad en la población mexicana se ha incrementado en forma notable, y para ello basta decir que 52% de las mujeres encuestadas fueron clasificadas con sobrepeso.

Sin embargo, es alarmante saber que en los últimos 11 años la obesidad creció en casi 50%, debido a que es bien sabido que esta enfermedad incrementa el riesgo de desarrollar diabetes, hipertensión arterial, hipercolesterolemia (elevados índices de colesterol en sangre), así como padecimientos cardiovasculares, entre otros.

Los resultados de esta segunda encuesta son definitivos y acaso son la explicación del mal desempeño escolar y el llamado analfabetismo funcional, dos características palpables que nos deben mover a la reflexión sobre todo si pertenecemos a un grupo social que tiene a su alcance la posibilidad de nutrirse adecuadamente.

SyM - Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Nutrición

Alimentos crudos, para mejorar la digestión


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore