Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Taurina, medicamento del futuro

Lunes 13 de octubre del 2014, 10:00 am, última actualización.

El reciente auge de las bebidas energéticas ha centrado la atención sobre los ingredientes que contienen. Uno de éstos es la taurina, sustancia que se encuentra de manera natural en el cuerpo humano. Sin embargo, el mal uso de estas bebidas (fáciles de conseguir en México, limitadas en países como Francia, Noruega y Dinamarca) ha generado la idea de que es nociva para la salud, pero, por otro lado, se resaltan los importantes beneficios de la taurina al encontrarse naturalmente en productos de origen animal. Conoce más de esta sustancia, ¡despeja dudas!

Taurina, Beneficios de la taurina, Funciones de la taurina

¿Qué es la taurina?

Se trata de un ácido orgánico derivado de un aminoácido (molécula que sirve para construir proteínas) llamado cisteína. Su nombre deriva del vocablo bos taurus o “bilis de buey”, de donde fue aislada por primera vez a mediados del siglo XIX. En algunos textos suele considerarse como un aminoácido, aunque difiere de la mayoría de los otros aminoácidos en que no se incorpora a las proteínas, sino que se encuentra libre en la mayoría de los tejidos animales.

La taurina se encuentra en abundancia en músculos, plaquetas y el sistema nervioso en desarrollo. Se sintetiza en el hígado, es decir, el cuerpo humano es capaz de crearla a partir de los aminoácidos cisteína, metionina y la acción enzimática de la vitamina B6.

Funciones de la taurina

Todavía se realizan estudios para identificar las diferentes funciones de la taurina, entre ellas su papel como neurotransmisor, es decir, como una de las sustancias empleadas por el sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) para intercambiar mensajes entre las neuronas y coordinar su actividad.

Evidencias más firmes señalan que actúa principalmente a nivel de la médula espinal. Asimismo, es común encontrarla en tejidos de todos los músculos, incluyendo los del corazón, ya que ayuda a eliminar el ácido láctico que genera fatiga por esfuerzo físico.

Además, interviene en el proceso de hidratación, regulando la sal y el contenido de agua que hay dentro de las células y estabilizando la actividad de las paredes (membranas) de éstas. Por si fuera poco, se involucra en la producción y funcionamiento de la bilis (líquido digestivo segregado por el hígado), y participa en la eliminación de radicales libres, responsables del envejecimiento y formación de tumores cancerosos, por lo que actúa como antioxidante.

Llevar dieta balanceada es suficiente para obtener las dosis necesarias de taurina, pues se le encuentra en pescado, huevo o carne, así como en leche materna; pero en algunos grupos humanos es recomendable recurrir a productos enriquecidos:

  • Vegetarianos: ningún vegetal posee esta sustancia, por lo que personas cuya dieta se basa en frutas, verduras y legumbres, podrían consumir suplementos alimenticios con taurina.
  • Atletas de alto rendimiento: la taurina es eliminada rápidamente a través del sudor y la orina, por tal motivo los deportistas pueden necesitar, si su nutriólogo así lo determina, el uso de un complemento o de bebidas energizantes con esta sustancia.
  • Recién nacidos: la leche materna es el mejor alimento para el bebé, ya que cubre todas sus necesidades alimenticias durante los primeros 4 a 6 meses de vida. Pero si por alguna razón el pequeño debe ser alimentado con fórmulas lácteas, éstas deben estar enriquecidas con taurina.
  • Adultos mayores: debido a deficiencias en su alimentación o para absorber nutrientes, se suele recomendar que personas de la tercera edad recurran a un suplemento alimenticio que les aporte aminoácidos.

Taurina, ¿medicamento potencial?

Durante varios años se han realizado investigaciones científicas sobre los peligros de la taurina, así como sus posibles aplicaciones médicas en terapias nutricionales; algunas de ellas han arrojado resultados tan sorprendentes como positivos para el futuro tratamiento de varias enfermedades comunes.

Estudios realizados en animales han demostrado que la taurina mejora la fuerza del músculo del corazón y previene el desarrollo de cardiomiopatía (debilitamiento cardiaco que impide adecuada distribución de sangre).

Alta concentración de taurina tiene acción protectora en la retina del ojo, evitando los efectos dañinos de la luz ultravioleta y sustancias tóxicas, responsables de deterioro visual.

Los tratamientos de diabetes y cálculos biliares también se ven beneficiados con el uso de este compuesto. En el primer caso, ayuda a la adecuada formación de bilis, que mejora la digestión y asimilación de grasa, mientras que en el segundo inhibe la acumulación de sales y, por tanto, su solidificación.

Se ha demostrado también su utilidad para hacer frente al síndrome de abstinencia por alcohol y la morfina. Cuando un paciente crea dependencia a alguna de estas sustancias adictivas y luego suspende su consumo, presenta temblor, debilidad, escalofríos, dolor de cabeza, deshidratación, náuseas y, en casos graves, pesadillas, depresión, alteraciones cardiacas y alucinaciones. Los efectos de la taurina ayudan a reducir la gravedad de los síntomas severos y, por ende, contribuyen en la rehabilitación.

Otra enfermedad en la que la taurina puede ser favorable es la epilepsia (actividad anormal del cerebro que genera convulsiones o momentos de ausencia), pues se ha demostrado su importante capacidad para regular la actividad celular y eléctrica de los tejidos del encéfalo en animales, además de que normaliza la cantidad de ácido glutámico en el sistema nervioso, compuesto que es señalado como uno de los responsables de este desorden neurológico.

Beneficios de la taurina

Fabricantes de suplementos nutricionales ricos en esta sustancia, elaborados originalmente para personas vegetarianas o deportistas, aseguran que los efectos de la taurina contribuyen a:

  • Mejorar el tiempo de recuperación ante el cansancio muscular.
  • Tener mayor respuesta al realizar esfuerzo físico.
  • Prevenir ataques epilépticos y estados de ansiedad.
  • Disminuir cambios relacionados con el envejecimiento.
  • Eliminar radicales libres (moléculas causantes de envejecimiento).
  • Reducir el riesgo de problemas de visión.
  • Proteger al cerebro de los daños producidos por el alcohol.

Así, estos productos pueden ser de utilidad para prevenir enfermedades y como complementos alimenticios, aunque su consumo debe apegarse a las indicaciones de uso y no ser excesivo. De hecho, es recomendable que antes de consumir suplementos alimenticios con taurina se consulte al médico para determinar dosis y modo de empleo.

Las pruebas de laboratorio no han demostrado toxicidad de la taurina, incluso cuando se administra en concentraciones muy elevadas (las dosis necesarias de taurina diaria suelen ser de hasta 3 g), pero cabe mencionar que esta sustancia disminuye la actividad neuronal, por lo que en dosis altas puede generar leve depresión.

La taurina es indispensable para la actividad muscular, el proceso digestivo, la eliminación de radicales libres y el funcionamiento del sistema nervioso, ya que cuenta con importante potencial farmacológico. Mezclarla con bebidas energéticas con alcohol o prescindir de su consumo puede generar problemas de salud, como trastornos del sistema nervioso central, neuromusculares o de retina.

Por ello, el peligro de tomar bebidas energizantes que contienen taurina no radica en su ingesta eventual, sino en su consumo en exceso (más de 2 latas al día) y en la forma de combinarlas

SyM - Sofía Montoya

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.


comments powered by Disqus
Loading
Hoy en Nutrición

Alimentos deshidratados, opción para mejorar la dieta


Ver más...


Cada minuto perdemos aproximadamente de 30 mil a 40 mil células muertas de la superficie de la piel o epidermis.

Logo Comscore