Transgénicos, modificación genética de las plantas - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

16 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Transgénicos, entre la confianza y la duda

Martes 21 de marzo del 2017, 01:04 pm, última actualización

La modificación genética de algunas plantas de consumo humano es un hecho, y ello ha generado controversia entre dos bandos: quienes consideran que ofrecen múltiples beneficios y organizaciones ecológicas que les atribuyen peligrosas propiedades. ¿Quién tiene la razón?

Transgénicos, Consumo de transgénicos

El ser humano lleva varios miles de años modificando los vegetales que utiliza como alimento; tal es el caso de diversas frutas que son producto de la mezcla de diferentes plantas. Sin embargo, ahora la Ingeniería Genética permite realizar, en menor tiempo y de manera controlada, transformaciones que antes costaban décadas de trabajo.

“No les llamamos alimentos, sino plantas transgénicas debido a que el primer término implica el procesamiento de las segundas para poder ingerirlos. A estos ejemplares del reino vegetal, mediante técnicas de Biotecnología, se les modifica su estructura genética para conferirles nuevas propiedades”, explica el Dr. Agustín López Munguía, investigador del Instituto de Biotecnología (IB) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), localizado en la capital del país.

Avances

Es importante considerar que las plantas transgénicas se diferencian de las plantas tradicionales en el sentido de que es el hombre, a través de modernas herramientas, quien interviene en su mejoramiento. De hecho, aunque al paso del tiempo la agricultura ha implicado domesticación de especies vegetales, “la diferencia es que los métodos tradicionales eran empíricos, es decir, se presentaban cambios genéticos de manera natural y los agricultores seleccionaban las variantes que surgían. Lo que se hace en la actualidad es modificar por medio de herramientas moleculares”, aclara el entrevistado.

Las primeras transformaciones a las plantas les han conferido resistencia a factores adversos, como sucede en el caso del maíz. “Esto es relativamente simple porque requiere la introducción de un solo gen (unidad con información sobre las características de los seres vivos) que le aporta al ejemplar nueva proteína, la cual le da la capacidad de defenderse de las plagas y soportar la exposición a sustancias que se emplean para eliminar la maleza, llamadas herbicidas”, añade el investigador.

Lo anterior correspondió a la primera generación de transgénicos, pues ahora comienza a hablarse de conferir propiedades relacionadas con las características intrínsecas de la planta, como puede ser su color y contenido de nutrientes. Existen algunos productos que se encuentran en fase experimental, de prueba y, en algunos casos, a nivel de producción comercial, en tanto las nuevas investigaciones se enfocan a la creación de ejemplares resistentes a sequía y temperaturas extremas.

¿Riesgo a la salud?

Si se le pregunta al consumidor qué piensa de las plantas transgénicas, es altamente probable que su respuesta sea negativa debido a que, de hecho, toda la mala propaganda que han recibido proviene de organizaciones ambientalistas.

“Sin embargo, el ejemplar modificado que más se consume en el mundo es la soya resistente a herbicidas, cuyo éxito ha sido muy grande. También tenemos a maíz y algodón, y en menor proporción tomate y jitomate, si bien los dos últimos no han tenido el mismo impacto que los anteriores”, comenta el Dr. López Munguía.

Pese a lo anterior, en la actualidad prevalece el temor de que las plantas transgénicas causen daño a la salud. Al respecto, el experto indica que “la introducción de nuevas tecnologías siempre implica riesgos; en el caso de estos organismos se ubican en dos sectores importantes: salud y ambiente. En mi opinión, el mejor evaluado es el primero”.

Así, añade, los vegetales que se han aprobado son aquellos en los que se ha demostrado inocuidad (que no hacen daño), misma que si bien no es absoluta, genera impacto imperceptible para la salud. “Cabe aclarar que no hablamos de seguridad absoluta en estos productos, pero en realidad no existe alimento alguno que lo sea al 100%; entonces, lo que podemos afirmar es que las especies modificadas son tan seguras como las silvestres”.

En la historia de la tecnología dirigida al campo, enfatiza el investigador, “no ha habido plantas más vigiladas que las transgénicas. Esto no quiere decir que no pueda haber alguna que quizá afecte la salud, pero es como cualquier alimento que puede impactar si no cumple todas las características de seguridad e higiene”.

Incluso, continúa el experto, hay muchos diseños de plantas que se han interrumpido al descubrirse la posibilidad de que generen daño. No obstante, se ha demostrado que los productos que han llegado a escala comercial son seguros.

Beneficios próximos y lejanos

De inicio, ya hay beneficios palpables provenientes de las plantas transgénicas. Se trata de la reducción en el uso de agroquímicos (básicamente, de insecticidas en la agricultura), lo que tiene benéfico efecto en el ambiente, además de que los agricultores están menos expuestos y los productos no contienen residuos tóxicos.

“Por otra parte, la resistencia contra plagas que se le ha otorgado a las especies modificadas mejora el rendimiento, pues ya no se tiene pérdida de cosechas por enfermedades. Éste es un primer beneficio de gran éxito, lo que se refleja en la siembra de más de 100 millones de hectáreas con productos de esta naturaleza a nivel mundial”, acota el Dr. López Munguía.

En el ámbito nutricional también hay beneficios; se tiene como ejemplo el arroz dorado en Asia, al cual se le introdujeron dos genes que le permiten sintetizar betacaroteno, el cual puede ser transformado por el organismo en vitamina A, elemento esencial en el desarrollo de la visión en el niño, mismo que ha sido problema común en las poblaciones orientales. Entonces, se aprovechó que su dieta está basada en dicho producto para mejorar la aportación del nutriente.

Como podemos ver, la modificación genética de las plantas puede ayudar a resolver problemas inherentes a determinada comunidad o país, pero es importante que exista acuerdo común muy bien estudiado en términos de sus necesidades. De esta manera, puede determinarse la creación o adopción de aquellos diseños vegetales que sean más importantes para cada sociedad.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Nutrición

Qué comer de acuerdo al grupo sanguíneo


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore