Receta de flan de queso con cajeta - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

11 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Flan de queso con cajeta, nutrimento muy mexicano

Jueves 22 de junio del 2017, 09:46 am, última actualización

El flan es un alimento que se remonta a la época del imperio romano y se le considera un clásico tanto por su sabor inigualable como por ser un postre ideal para culminar todo tipo de comidas. Su ingrediente principal es la leche, que aporta minerales, proteínas y carbohidratos, y su consumo es saludable siempre que sea moderado.

Receta de flan de queso con cajeta, Propiedades del flan

Orígenes del flan

Todos hemos disfrutado de un flan como postre o golosina, y coincidimos en señalar que su sabor y consistencia cremosa son siempre bien recibidos; además, es tan versátil que en cada tiempo y región del planeta ha recibido un toque especial que lo vuelve original.

El flan se elaboró por primera vez hace cientos de años en la antigua civilización romana, donde era llamado tiropatinam, y existían numerosas recetas para prepararlo, aunque siempre contando con leche como ingrediente principal.

De la mano de su expansión política y militar, la tradición culinaria de Roma se extendió por casi toda Europa, de modo que el flan tuvo gran difusión. De hecho, se adaptó tan bien a cada región que su consumo permaneció a la caída del imperio y se volvió muy popular durante la Edad Media, ya que era degustado en época de cuaresma, cuando la carne no se podía comer.

Fue alrededor del siglo VII que se popularizó el término flan para nombrar a este platillo, proveniente de la palabra francesa flado, que significa "torta" u "objeto plano", y también fue por esa época que se dejó de espolvorear pimienta en su superficie, como acostumbraban los romanos, y se sustituyó por azúcar, si bien los ingredientes principales continuaron siendo leche, huevo y miel.

En España se crearon cientos de recetas de flanes, las cuales cruzaron el Atlántico y se establecieron exitosamente en la alimentación de los nacientes pueblos latinoamericanos, por lo que la tradición mexicana en la elaboración de este platillo data del periodo colonial.

Propiedades del flan

Se considera que una buena nutrición incluye cantidades apropiadas de los alimentos necesarios para mantener y restaurar nuestras células, tejidos y órganos, por lo que para conseguirlo deben consumirse, ordenadamente, productos de todos los grupos de alimentos: proteínas, lácteos, carbohidratos, alimentos ricos en vitaminas C y A, frutas, verduras y grasas.

Incluido en el grupo de lácteos, el flan proporciona abundantes proteínas, vitaminas y minerales como el calcio, que es básico para el crecimiento y mantenimiento de huesos y dientes; en cambio, niveles bajos de este elemento pueden ser causa de osteoporosis (huesos porosos, quebradizos y fáciles de fracturar).

Asimismo, tanto el flan como leche, yogurt o margarina contienen sustancias prebióticas, es decir, aquellas que no son digeridas en el intestino delgado, pero que ayudan a mantener la flora bacteriana del intestino grueso y favorecen la absorción de minerales y calcio.

Cómelo, pero con moderación

A pesar de las benéficas propiedades del flan, hay a quienes no se recomienda el consumo de flan, como son las personas con hipercolesterolemia, es decir, con altos niveles de colesterol en sangre, ya que deben evitar aquellos alimentos ricos en azúcares de absorción rápida o que contengan grasas saturadas, como son flanes y derivados de la leche entera en general.

Tampoco se aconseja ingerir estos productos a gente con hipertrigliceridemia (altos niveles de triglicéridos en sangre), hiperglucemia (índices elevados de glucosa) o a quienes padezcan diabetes o intolerancia a la lactosa, ya que puede resultarles perjudicial.

Postre ¡muy mexicano!

La receta que presentamos se elabora con cajeta, dulce típico de leche quemada y azúcar que al parecer debe su nombre a los cajetes de madera en donde se conservaba durante la época colonial.

Aunque los españoles elaboraban la cajeta con leche de vaca, en México se utilizó la proveniente de cabra debido a que estos animales eran más abundantes y se adaptaban con mucha facilidad a diversos climas en donde los bovinos nunca fructificaron; así, de manera incidental, se obtuvo un dulce con sabor original que con el paso del tiempo se ha vuelto distintivo de las poblaciones del Bajío, concretamente de la ciudad de Celaya, Guanajuato. De ahí precisamente la peculiaridad del platillo que ofrecemos a continuación.

Flan de queso con cajeta

Ingredientes:

  • 300 g de cajeta quemada.
  • 1 lata de leche condensada.
  • 1 lata de leche evaporada.
  • 190 g de queso crema.
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla.
  • 3 huevos.

Preparación:

  1. Calienta previamente el horno a 160ºC (325ºF), en tanto, cubre el fondo y los lados de un molde para flan (flanera) con la cajeta; puedes calentar el dulce para facilitar su aplicación.
  2. Licúa la leche evaporada y condensada, huevo, queso y vainilla.
  3. Una vez obtenida una mezcla homogénea, vacíala en el molde con cajeta, que debe encontrarse completamente frío.
  4. Tapa la flanera con papel aluminio y colócala dentro de un recipiente más ancho que contenga agua, a fin de que se cueza a baño María, sistema que permite al platillo recibir el calor de manera más sutil.
  5. El flan debe permanecer en el horno por espacio de dos horas. Puedes verificar la cocción introduciendo un cuchillo delgado en el centro del flan; si éste sale limpio quiere decir que está listo, ya que si se observan partículas de crema será señal de que le falta tiempo.
  6. Asimismo, ten en cuenta que el agua colocada en el molde más amplio no debe hervir, para evitar que el flan salga con agujeros, de modo que si notas que va a empezar a bullir, deberás sustituir parte del líquido caliente por tibio, nunca frío debido a que los cambios de temperatura pueden alterar la consistencia del postre.
  7. En cuanto el flan de queso con cajeta esté listo, deja enfriar a temperatura ambiente y luego coloca en el refrigerador para que su sabor se realce. Cuando decidas sacarlo del molde, caliéntalo sólo un poco para evitar que la cajeta se quede en el molde.

Esperamos que disfrutes de esta receta de flan y que goces de sus beneficios al incluirla como uno de tus postres favoritos en su alimentación.

SyM - María Elena Moura

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Nutrición

Alimentos que alivian la irritación de garganta


Ver más...

Los niños que conviven con mascotas desde pequeños desarrollan un sistema inmune más fuerte, reduciendo el riesgo de padecer alergias y obesidad.




Comscore