Receta de mousse de naranja, espumoso, fresco y nutritivo - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

19 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Mousse de naranja, espumoso, fresco y nutritivo

Miércoles 12 de abril del 2017, 04:52 pm, última actualización

Nada como el delicioso mousse de naranja elaborado con huevo y cítricos para cerrar con broche de oro una suculenta comida en compañía de tus seres queridos, quienes quedarán fascinados por su consistencia y sabor. Además, su elaboración requiere poco tiempo y esfuerzo.

Postre, Mousse de naranja

Una de las tradiciones culinarias más ricas, variadas y reconocidas en todo el mundo es la francesa. Fiel reflejo de la riqueza cultural e histórica de la nación que la ha creado, cuenta con amplio listado de platillos tradicionales o novedosos en los que se experimenta con todo tipo de sabores y texturas de alimentos para convertir el acto de comer en un arte sublime.

Entre los ejemplos más notables de lo anterior encontramos el mousse, receta muy versátil que aunque puede elaborarse con ingredientes tan variados como aguacate, brócoli, hongos, atún, camarones, embutidos, vainilla, chocolate, café, nuez y frutas, tiene como base el uso de claras batidas a punto de nieve (también llamado "de turrón" o "de merengue") para lograr una crema de consistencia espesa y esponjosa que se sirve fría.

Si te has deleitado con alguna de estas deliciosas y refrescantes creaciones, coincidirás seguramente en que ésta es una forma agradable y original de preparar alimentos que vale la pena aprender; si no lo has hecho, tal vez la curiosidad te lleve a preguntarte cómo elaborar un mousse y así conocer sus propiedades, mismas que le han hecho ganar fama internacional. Sea cual sea su caso, te ofrecemos en esta ocasión un par de variantes de tan delicado platillo, elaboradas con naranja, que además de las virtudes ya citadas proporcionan importantes nutrientes al organismo.

Secretos detrás del mousse

Hablando estrictamente, la palabra mousse significa "espuma" en francés y sirve para describir una característica física de ciertas bebidas y alimentos; así, puede emplearse para hacer referencia a los famosos champagnes y vinos espumosos, pero también al sabroso foie grass (paté de hígado de ganso o pato). Sin embargo, en México nos limitamos a utilizar este vocablo para referirnos a las recetas que se elaboran a base de huevo y otros ingredientes.

Por lo general, cuando el mousse se elabora con fruta debe utilizarse aquella que luzca madura y luego de que haya sido molida o licuada, si bien es posible emplear sólo su jugo, sin la pulpa. Asimismo, cuando se desea que tenga consistencia más compacta se le puede agregar un poco de nata, queso-crema o crema de leche, aunque con ello se incrementa de manera notable el número de calorías que se ingieren.

También cabe destacar que una forma común de presentar el mousse es servido en tazones o platos hondos individuales u otro tipo de recipientes de cristal o porcelana, como copas, además de que se suele acompañar de algún tipo de galleta, lenguas de gato u obleas.

Por otra parte, cabe destacar que la naranja, empleada en las recetas que ofrecemos a continuación, pertenece a la familia de los cítricos, es decir, alimentos ricos en vitamina C, fundamentales para fortalecer las defensas del organismo e ideales para prevenir gripes y resfriados. Además, dicho nutriente es necesario para producir colágeno, proteína esencial en la formación y reparación de las células de los tejidos, encías, vasos sanguíneos, huesos y dientes, sin olvidar que ayuda a reducir los síntomas de quienes padecen algunas alergias (estornudos, lagrimeo de ojos, ronchas en la piel).

Más aún, es potente antioxidante, es decir, tiene la cualidad de bloquear a las sustancias nocivas responsables del envejecimiento celular y cáncer, los radicales libres, por lo que contribuye a mantener en buen estado a la piel y los sistemas circulatorio y nervioso, sin olvidar que reduce el riesgo de que surjan tumoraciones en el sistema digestivo, principalmente en el estómago.

En cuanto al huevo, que es el ingrediente encargado de darle al mousse su consistencia espumosa, vale decir que es rico en proteínas y que brinda importante cantidad de vitaminas A, E, D y del complejo B, además de minerales como sodio, potasio, calcio, magnesio, hierro, zinc, yodo, fósforo y selenio. Es fácil de digerir, por lo que se recomienda a niños, ancianos y mujeres embarazadas, y aunque aporta grasas diversos estudios han demostrado que ingerir una pieza de este alimento al día no tiene impacto negativo en la salud del ser humano.

Sin embargo, no está por demás que toda persona que deba controlar sus niveles de colesterol en sangre por problemas de hipercolesterolemia (altos niveles de colesterol en sangre), presión arterial elevada, diabetes (incapacidad para producir insulina, que es la hormona que ayuda a utilizar el azúcar) o arterosclerosis (endurecimiento de venas y arterias por acumulación de grasa) deba consultar a su médico para saber si puede consumir este producto o con qué frecuencia debe hacerlo.

Cómo batir y mezclar

Para la elaboración de cualquier mousse es necesario separar las yemas y claras de los huevos, lo cual se logra haciendo un orificio en el extremo más angosto del cascarón (aquél que apunta hacia arriba cuando el producto se coloca en las charolas de plástico o cartón en que se transporta).

Una vez que se efectúa la abertura, el huevo se inclina poco a poco para que la parte transparente (clara) salga y se deposite en un recipiente, en tanto la porción de color amarillo (yema) deberá permanecer dentro del cascarón.

El secreto de todo mousse radica en que las claras, ya separadas, se baten hasta que alcanzan el punto de nieve, turrón o merengue (es decir, forman una espuma ligera que no cae cuando se ladea el recipiente que las contiene) y, sobre todo, en que al momento en que se incorpore esta parte del huevo con los demás ingredientes se mezcle con suavidad, a través de movimientos envolventes y nunca batiendo.

Otro consejo importante: conviene mezclar suavemente un mousse recién hecho 2 o 3 veces durante la primera media hora de enfriamiento, en caso de que se note que las claras se empiezan a separar. Ahora sí, te presentamos dos deliciosas recetas con ligeras variaciones que dan a este alimento una consistencia distinta.

Mousse de naranja (ligero)

Ingredientes:

  • 6 huevos
  • Jugo de 5 naranjas
  • Ralladura de 2 naranjas
  • 80 g de azúcar
  • 3 cucharadas soperas de agua

Preparación:

Las yemas se mezclan con el jugo de naranja, azúcar, ralladura y agua, y luego se espesa la mezcla colocándola de 8 a 10 minutos a baño María. Se deja enfriar.

Luego, las claras se baten a punto de nieve o turrón y se incorporan con cuidado al resto de los ingredientes en cuanto estén a temperatura ambiente. Una vez hecho esto, la mezcla se coloca en el refrigerador, y si se considera conveniente, se bate con delicadeza 2 o 3 veces durante los siguientes 30 minutos.

Cuando esté listo, vacía el mousse en copas o tazones individuales. Puedes servir acompañado de galletas y decorar con media rodaja de naranja u otra fruta.

Mousse de naranja (espeso)

Ingredientes:

  • 6 huevos
  • Jugo de 3 naranjas
  • Jugo de 1  limón
  • Ralladura de 1 naranja
  • 100 g de azúcar
  • 2 vasitos de licor de naranja
  • 250 ml de crema de leche espesa o nata
  • 15 g de grenetina

Preparación:

Se bate el azúcar con las yemas hasta que se disuelva por completo, luego de lo cual se agrega el jugo de naranja y limón.

En tanto, disuelve la grenetina a baño María en un poco de agua y añádela poco a poco a las yemas con el jugo de cítricos; luego pon a enfriar toda la mezcla a temperatura ambiente, hasta que esté a punto de endurecerse. Agrega entonces la crema o nata junto con el Cointreau.

Una vez que haya terminado, bate las claras a punto de nieve y mezcla cuidadosamente con todos los ingredientes, excepto la ralladura. Introduce el mousse al refrigerador, y si notas que las claras se separan en la primera media hora de reposo, bate de nuevo con cuidado.

Hecho esto, llena copas o tazones con el postre y decora con un poco de ralladura.

Esperamos que estas recetas, fáciles de elaborar, sean de tu interés y agrado. Son una alternativa nutritiva para contar con un postre original y fresco durante este verano. ¡Buen provecho!

SyM - Sofía Montoya

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Nutrición

Alimentos crudos, para mejorar la digestión


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore