Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Espagueti a la marinera, energía y nutrición

Viernes 31 de enero del 2014, 01:12 pm, última actualización.

Los hidratos de carbono son indispensables para dotar de energía al organismo, así que para lograrlo de manera apetitosa le ofrecemos este platillo procedente de la Península ibérica que, con seguridad, será del agrado de los amantes de las pastas y los productos del mar.

Espagueti a la marinera, energía y nutrición

En la actualidad muchas personas piensan que el consumo de carbohidratos se encuentra íntimamente relacionado con obesidad, motivo por el que comer pan y pastas se ha rodeado de una serie de mitos acerca de sus "maléficos" efectos en la salud y apariencia estética del ser humano.

Lejos de creer en estas ideas infundadas, debe recordarse que la principal fuente de carbohidratos son harinas obtenidas de cereales como trigo, maíz, arroz o centeno, los cuales aportan vitamina B, zinc, hierro y, en efecto, almidones e hidratos de carbono, pero gran parte de éstos nutrientes se comportan como fibra, elemento que no es asimilado por el cuerpo, a la vez que da sensación de saciedad y ayuda a la limpieza de los intestinos.

Asimismo, debe considerarse que los carbohidratos son la principal fuente de energía del organismo, por lo que son muy importantes en la alimentación de deportistas y no pueden eliminarse de la dieta como algunas personas pretenden para bajar de peso. Al respecto, cabe mencionar que incluso en regímenes para tratar obesidad, elaborados por nutriólogos, deben incluirse 60% de hidratos de carbono.

Un poco de historia

El trigo ha sido parte fundamental en la alimentación de los países mediterráneos (Portugal, España, Francia, Italia y Grecia) desde hace cuatro mil años, y ya desde época del antiguo Egipto y Babilonia se empleaba una combinación de la harina obtenida de este cereal con agua o leche. Por su parte, los griegos preparaban una mezcla de harina y huevos a la que llamaban lettytis, similar a la pasta contemporánea.

Asimismo, existe la teoría de que fue Marco Polo quien introdujo la pasta de China, y que de la península itálica se extendió por todo el Mediterráneo, Europa y el mundo.

Lo cierto es que en sus inicios la pasta fue un alimento de clases bajas, y se recuerda la anécdota de que los lazzaroni o ladrones radicados en Nápoles comían espaguetis con las manos, echando la cabeza hacia atrás y dejándolos caer dentro de la boca.

Con el paso del tiempo, el consumo de este alimento se fue extendiendo por toda Italia debido a su compatibilidad con todo tipo de ingredientes, si bien aquél que se preparaba con carne era típico de los ricos y el que se elaboraba con agua y verduras eran considerado "para los pobres".

Sin embargo, para que la pasta cruzara la frontera tuvo que llegar un elemento del otro lado del Atlántico: el jitomate, fruto que se cosecha en grandes cantidades y con el que se elabora una salsa que convirtió al espagueti en un platillo más suculento.

Ya en la era industrial, la elaboración de pasta alimenticia alcanzó la gran variedad de formas y tipos que actualmente se conocen, y fueron los napolitanos quienes idearon pronto los más variados instrumentos con el fin de acelerar su producción.

Valor nutricional

Aunque se argumenta que el espagueti no es un alimento completo, ya que debe combinarse con vegetales, carne o lácteos para convertirse en un platillo único e ideal, lo cierto es que pasa igual con cualquier otro producto; por ejemplo, la carne carece de vitaminas A y C, calcio o carbohidratos, en tanto que una dieta vegetariana sufre déficit de aminoácidos.

Elaborado con harina de trigo, huevo, aceite, sal y un poco de agua, el espagueti es rico en almidón y minerales como potasio, hierro, sodio y calcio, además de que contiene proteínas y vitaminas B2 (riboflamina), B3 (niacina) y, sobre todo, B9 (ácido fólico).

La receta que presentamos a continuación no es de procedencia italiana, sino española, por lo que en vez de acompañarse de carne de aves y de ganado vacuno se complementa con productos del mar, los cuales son ricos en proteínas de muy alta calidad y minerales. La única recomendación es para personas con problemas de retención de líquidos, ya que deberán moderar su consumo debido a las sales que contiene.

Espagueti a la marinera

Ingredientes:

  • 500 gramos de espagueti (puede ser integral)
  • 150 gramos de camarones cocidos
  • 75 gramos de calamar cocido (puede ser de lata, pero sin condimentar)
  • 75 gramos de mejillones cocidos (pueden usarse de lata en escabeche)
  • 400 mililitros de crema
  • 1 diente de ajo picado
  • 3 hojas de laurel
  • Aceite de oliva
  • Sal al gusto
  • Queso parmesano rallado

Preparación:

En un recipiente grande donde quepan los espaguetis, se pone a calentar agua en cantidad suficiente para que cubra la pasta; mientras el líquido se calienta se añadirá un poco de sal, hojas de laurel y un chorrito de aceite de oliva para que la pasta no se pegue.

Una vez que el agua comienza a hervir se mantiene a flama media y se integran los espaguetis; con ayuda de una palita se remueven ligeramente para que se ablanden y queden bien cubiertos por el agua. La cocción suele tardar 10 minutos, pero ya que el tiempo varía de una marca a otra será indispensable leer las instrucciones del empaque.

Al cumplirse el tiempo estimado, se toma un espagueti y se observa al tacto si se encuentra "al dente" (con alma), esto es, suave por fuera y firme por dentro.

Dos tips para las personas con menos experiencia: un espagueti cocido adecuadamente se parte con facilidad y en su centro se puede observar el núcleo de distinto color (pero no crudo). Asimismo, la pasta recién cocida, si se arroja a la pared, se mantiene adherida y no cae.

Una vez listos, los espaguetis se escurren y se colocan en una coladera amplia para darles ligerísimo baño con agua limpia y fría, a fin de que no se peguen entre sí. En tanto, en una sartén amplia se fríe a fuego lento el diente de ajo con un poco de aceite de oliva.

Cuando el ajo cambie de color se incorporarán camarones, calamar y mejillones para que se impregnen con su sabor, y luego de un par de minutos se agregan pasta y crema; todos los ingredientes se mezclan con suavidad sin que se batan. Una vez que todo esté listo, se servirá y se le esparcirá el queso rallado.

Esperamos que esta receta sea del agrado de sus seres cercanos; dadas sus cualidades, es ideal y fresca para días calurosos, aunque los amantes de las pastas y los alimentos del mar pueden disfrutarla todo el año.

SyM - Sofía Montoya

 

Comenta el tema o, si tienes alguna consulta médica, da clic aquí y los especialistas de la sección Pregunta al Médico responderán tus dudas.


comments powered by Disqus
Loading
Hoy en Nutrición

Ácido fólico, breve guía para su consumo


Ver más...

Logo Comscore