Ingredientes de la receta de torta de cielo - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

13 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Torta de cielo, postre con propiedades celestiales

Martes 11 de abril del 2017, 04:49 pm, última actualización

La gastronomía yucateca es vasta y exquisita, siendo conocida mundialmente por emblemáticos platillos, como sopa de lima o cochinita pibil; sin embargo, sus postres no son tan populares pese a ser delicias culinarias. El pastel que ahora conocerás no defrauda a su nombre y parece haber caído del mismo cielo, ¡pruébalo!

Torta de cielo, postre con propiedades celestiales

La cocina yucateca de nuestros días sigue estando muy influida por la cultura maya, pese a que tal civilización se estableció en la península desde el 2000 a. C., hasta el siglo XVII d. C. Su alimentación se basó en distintas variedades de chile, frijol, maíz y calabaza, ingredientes que se combinaban para acompañar pescados, aves, faisán, venado y jabalí, en recetas que aún tienen vigencia.

Por otra parte, debido a que por muchos años se consideró un sitio de difícil acceso, la península de Yucatán se contempló como alejada del resto de México. Sin embargo, por su comunicación con el Océano Atlántico mantuvo tratos comerciales con Europa (especialmente Francia), Nueva Orleáns (Estados Unidos) y Cuba, culturas que repercutieron en distintos ámbitos de la vida de los peninsulares, desde ropa y arquitectura, hasta la cocina. Por ello, la gastronomía yucateca es reconocida como el delicioso resultado de peculiar mestizaje culinario que combina la cultura maya y la influencia de los mencionados países.

Ejemplos de lo anterior son numerosas sopas y caldos, exóticos guisados, antojitos regionales y deliciosos postres, como el pastel llamado: torta de cielo.

Antes de abundar en su preparación, es importante hacer hincapié en dos de sus ingredientes esenciales y su relación con la salud.

Almendra

Es un fruto seco que sirve muy bien para ejemplificar lo que ha sido el milenario intercambio cultural entre diversos continentes, ya que el almendro (Prunus amygdalus L.) del que se cosecha es originario de Asia, desde donde se llevó a Europa para ser cultivado en regiones cercanas al Mar Mediterráneo, y de ahí lo trajeron a América los conquistadores españoles. Sobre sus nutrientes podemos mencionar los siguientes:

  • Ácido oleico. Es un tipo de grasa insaturada (de baja concentración de hidrógeno) que ayuda a la salud del corazón y del sistema circulatorio en general, por lo que es muy útil en el control de la presión arterial elevada y en la prevención de infartos; además, disminuye los niveles elevados de colesterol y triglicéridos.
  • Calcio. Fortalece y protege a huesos y dientes, ayuda a la coagulación sanguínea, facilita el movimiento de músculos y tejidos, y participa en la transmisión de impulsos nerviosos.
  • Fibra. Ayuda a la movilidad intestinal y evita el estreñimiento.
  • Hidratos de carbono. Proporcionan la energía que el organismo necesita para desarrollar todas sus funciones.
  • Proteínas. Constituyen más de 20% de las almendras, y son necesarias para que el organismo regenere tejidos y en el funcionamiento de ciertas hormonas.
  • Vitamina E. Protege a las células de todo el organismo del envejecimiento prematuro, ayuda a aliviar la fatiga, previene la formación de coágulos sanguíneos, fortalece al sistema inmunológico (que nos defiende de infecciones), acelera la cicatrización de quemaduras y heridas, y optimiza el funcionamiento del hígado.

Huevos

Son fuente de carotenoides, sustancias que previenen el envejecimiento celular pero, además, contienen vitaminas A, E, D y del complejo B, y minerales como sodio, potasio, calcio, magnesio, hierro y zinc, así como sales de yodo, fósforo, selenio y zinc. Su digestión es muy fácil, y sus principales nutrientes son:

  • Proteínas. Fundamentales para nuestra existencia, pues además de participar en las funciones celulares y hormonales, intervienen en reacciones químicas como digestión o transportación de oxígeno; asimismo, permiten el movimiento de tejidos y músculos.
  • Colesterol. Sustancia “satanizada” por mucha gente, que en realidad cumple funciones importantes en el organismo: protege a las membranas de las células de todo el cuerpo, colabora en el funcionamiento óptimo de algunas hormonas y de la vitamina D (se forma en la piel mediante exposición al Sol, fija el calcio en huesos y previene caries dentales). La clave está en evitar su consumo excesivo.

Torta de cielo

Ingredientes:

  • ½ kilo de almendras peladas y finamente molidas.
  • 1 cucharada de harina.
  • ½ cucharadita de polvo para hornear.
  • ½ kilo de azúcar.
  • 10 huevos; separar las yemas de las claras.
  • ½ cucharadita de cremor tártaro.
  • ½ cucharada de cognac o brandy.
  • Azúcar glass para espolvorear.

Antes de poner manos a la obra, es importante mencionar que el cremor tártaro es un aditivo que se usa para reforzar la acción antioxidante de otros ingredientes y se usa mucho en pastelería; se trata de una sal del ácido tartárico cuyo nombre químico es bitartrato de potasio, se encuentra en las uvas y se obtiene después del proceso de vinificación.

Preparación:

  1. Pelar las almendras no es cosa fácil, por lo cual recomiendan los chefs que se dejen remojando en un recipiente con agua caliente por espacio de seis horas.
  2. Mientras lleva a cabo los preparativos, se precalienta el horno a 170º C.
  3. Engrasa con un poco de mantequilla las paredes interiores de un molde de 30 cm de diámetro; corta un círculo de papel estaño del mismo tamaño y colócalo en el fondo del recipiente; también engrásalo.
  4. Después de picar finamente las almendras, mézclalas con la harina y el polvo para hornear en un plato hondo. En un recipiente aparte, bate las claras de huevo con el cremor tártaro hasta obtener una espuma suave; agrega el azúcar poco a poco sin dejar de batir y después se añada las yemas una por una; la composición ahora será más espesa, momento en que deberás incorporar en forma cuidadosa la mezcla que contiene a las almendras, y por último el cognac.
  5. La masa resultante se vierte en el molde engrasado y se hornea durante 40 minutos; se deja enfriar por cinco minutos y se coloca en un platón, donde se adorna espolvoreándole azúcar glass.

Lo que resta es servir una taza de buen café para acompañar esta delicia yucateca, con la cual sentirás que en verdad se aproxima al cielo; ¡buen provecho!

SyM - Olga Silva

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Nutrición

Qué comer de acuerdo al grupo sanguíneo


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore