Clases de cocina para personas de la tercer edad - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

24 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Tres razones para tomar clases de cocina

Miércoles 12 de abril del 2017, 04:51 pm, última actualización

Si las recetas de los libros no salen tan bien como se ven las fotos y te quedas con buen número de preguntas, o simplemente te gusta la cocina y sus secretos, considera la idea de aprender en una escuela de cocina especializada, donde además obtendrás lecciones invaluables que mejorarán tu ser, ¿quieres saber cuáles?

Recetas para cocinar, Clases de cocina

¿Quién dice que las personas de la tercera edad no tienen oportunidad de saber más? Nada más falso, el conocimiento no cumple con restricciones y menos para los adultos mayores. Para ellos hay sinnúmero de escuelas que abren sus puertas a quienes tengan el deseo de ampliar su horizonte de conocimiento y busquen ser mejores cada día.

Aunque para muchos parezca poco atractivo, las escuelas de cocina son una alternativa interesante, de las cuales se puede obtener información mucho más valiosa que adornar un platillo, utilizar los cubiertos o preparar un coctel. A continuación te presentamos tres razones por las que puedes invertir tu tiempo libre en el conocimiento culinario.

¿Comer o alimentarse?

Para mucha gente pueden parecer sinónimos, pero en realidad cada concepto debe quedar bien delimitado, pues el primero se refiere a la acción de consumir alimentos y para lo cual no se necesita más que saber masticar e ingerir, en tanto que saber alimentarse requiere conocer las características nutricionales de lo que vamos a comer.

Para ampliar un poco más lo anterior, es importante recordar que para que una comida se considere saludable debe combinar los nutrientes básicos de la siguiente manera:

  • 57% de carbohidratos. Son responsables de brindar el aporte energético al organismo; están presentes en cebada, galletas, avena, centeno, frijoles, miel, arroz, lentejas, pan y productos de harina integral, entre muchos otros.
  • 25% de grasas. De gran importancia, pues permiten la producción de hormonas; se obtienen al consumir principalmente aceites, lácteos y huevo.
  • 15% de proteínas. En carne roja, huevos, pescado, mariscos, productos de soya, nueces, pollo, conejo, pavo, cerdo y pato, entre otros. Las proteínas son fundamentales para la existencia: crean células y tejidos, intervienen en reacciones químicas como la digestión o la transportación de oxígeno, permiten el movimiento de los músculos e incluso tienen actividad hormonal.
  • 3% de fibra. Ayuda a la movilización de los alimentos a lo largo de estómago e intestinos, además de que disminuye los trastornos en el proceso de digestión y la absorción de calorías; la obtenemos de granos integrales y casi todas las frutas y verduras, preferentemente crudas.

Las principales cocinas del mundo basan sus menús en el cuadro anterior, pero el secreto está en saber combinar sin que se pierda el balance saludable.

Amigos y humor

Una de las mejores maneras de mantener una vida larga es a través del buen humor, el cual se puede alcanzar mediante los compañeros de clase. Entre los beneficios que una amistad en los adultos mayores se encuentra el que sea importante estímulo para la recuperación en una enfermedad, además de que conversar con más personas invita a la reflexión y a generar interés por superarse. Ahora bien, ser miembro de un equipo de trabajo mantiene vigente el sentido de responsabilidad, ya que se debe cumplir con los requerimientos de clase.

Pero, sin lugar a dudas, el mayor de los beneficios de este tipo de convivencia es el buen humor, el volver a reír y, si lo dudas, conoce estos beneficios para la salud de la risa:

  • Disminuye estrés y depresión, que en muchos casos son la causa de las bajas en el funcionamiento del sistema inmunológico (que defiende contra enfermedades) e incluso son detonantes de ciertos tipos de cáncer.
  • La risa produce hormonas del bienestar que son la mejor protección ante cualquier mal.
  • 20 segundos de risa equivalen a tres minutos de ejercicio físico constante en el gimnasio.
  • Al reír, los músculos de cara, tórax y abdomen se contraen y relajan a gran velocidad, tornándose más firmes.
  • Cuando reímos, el corazón aumenta su frecuencia y es capaz de bombear 140 a 210 ml de sangre por minuto, cuando lo normal son 70, en tanto los pulmones movilizan el doble de aire (12 litros, en lugar de los seis habituales), lo que contribuye a mejorar la oxigenación de nuestro cuerpo.
  • Además, la risa provoca la liberación de adrenalina, hormona que favorece la pérdida de calorías.

Memoria en activo

¿Por qué sucede en las personas mayores que recuerdan con más facilidad eventos remotos y olvidan los recientes? La Medicina lo explica así: toda la información a la que tenemos acceso la captamos a través de los sentidos (vista, oído, olfato, tacto y gusto), la cual se conserva en la memoria sensorial y posteriormente se graba definitivamente en el cerebro en forma de enlaces entre neuronas. Este proceso es conocido como sinapsis, y en él participa un tejido llamado hipocampo, que se ubica entre los ventrículos laterales de ese órgano.

Con el paso del tiempo, esta red de estructuras, que se han incrementado con nuevos conocimientos y el número de recuerdos característicos de la edad, se va haciendo más compleja, por lo que el cerebro debe mantenerse sano, pues la memoria empieza a fallar.

¿Cómo ayudarlo? Inciden directamente en el buen funcionamiento del órgano factores como fatiga física o intelectual, estrés, falta de sueño y mala alimentación, los cuales debemos evitar. Entonces, a nosotros nos corresponde darle tareas para mantenerlo vigente y que la memoria se mantenga fresca y no nos traicione en el momento menos indicado. Te ayudarán notablemente actividades relacionadas con las clases de cocina, como:

  • Intenta memorizar cada día un nuevo ingrediente, producto o utensilio de cocina; repítelo una y otra vez, asociándolo a nombres, platillos, colores, lugares o personas conocidas.
  • Procura que las operaciones aritméticas (multiplicar, sumar, restar y dividir) que se requieren para calcular cantidades, por ejemplo, las realices en tu mente, evitando el uso de la calculadora.

Claro que las clases de cocina son mucho más que lo que hemos expuesto; por ejemplo, hablar de los gratos momentos que nos brindan los sentidos es algo que no se consigue en cualquier actividad. De manera que te invitamos a buscar referencias de alguna institución que se precie de ser seria y no lo dudes más, posiblemente tus cualidades de chef están escondidas esperando que las descubras: Bon appétit.

SyM - Olga Silva

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Nutrición

Alimentos crudos, para mejorar la digestión


Ver más...

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año 15 millones de personas sufren un ictus (infarto cerebral) por no tener conocimiento de sus factores de riesgo. 




Comscore