Recetas para elaborar turrones caseros en Navidad - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

15 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Turrones, para combatir al frío esta Navidad

Jueves 22 de junio del 2017, 12:13 pm, última actualización

Alimento típico de las naciones asentadas a las orillas del mar Mediterráneo, el turrón goza de gran aceptación en época navideña no sólo por su sabor, sino también porque proporciona calorías indispensables para que nuestro organismo mantenga su temperatura. ¡Olvida las inclemencias del clima y endulza tu paladar!

Turrones, para combatir al frío esta Navidad

Es considerado uno de los alimentos más emblemáticos de la temporada invernal, pues su inigualable sabor le ha valido gran cantidad de adeptos incondicionales en todo el mundo; sin embargo, el secreto del turrón parece descansar en la sencillez de su receta, ya que básicamente consiste en la mezcla cocida de miel, azúcar, clara de huevo y almendras.

En muchos lugares suele elaborarse de manera artesanal, bajo supervisión de un maestro turronero con larga trayectoria en el oficio, y aunque a lo largo de los años se han incorporado nuevos ingredientes a la receta original, como chocolate, avellanas, cacahuastyte y licores, los clásicos más demandados en Latinoamérica y España siguen siendo los tipo Alicante (duro y con almendras enteras) y Jijona ( más blando y con almendras molidas).

No es labor fácil reconstruir la historia del turrón, debido a que es un manjar ampliamente difundido cuya paternidad es reclamada por italianos, franceses y españoles, incluso por los árabes y turcos, ya que existe una receta tradicional llamada "miel turca" con íntimo parentesco al alimento que nos concierne.

Así, mientras los italianos sostienen que aproximadamente en el siglo XIII ya existía un postre llamado "torroni" (torre), proveniente de la ciudad Cremona que se basaba en recetas que datan de la época del antiguo imperio romano, los españoles afirman que el nombre de este alimento surge, más bien, de la palabra "torrere" (tostar), y aunque reconocen con modestia que ellos no son los creadores, sí se adjudican su perfeccionamiento. Por su parte, los pueblos árabes refieren que en el libro Las mil y una noches se menciona ya la existencia del turrón, además de que ellos fueron quienes introdujeron el azúcar a Europa, que es ingrediente básico en su elaboración.

Lo cierto es que, para nuestro beneplácito, dicha competencia culinaria ha derivado en las delicadas y deliciosas recetas que nos permiten agasajarnos y que en resumidas cuentas dan lugar a dos tipos básicos de turrones: de cocción, como Alicante, Jijona, guirlache y terronico, y de molienda, como los mazapanes y "de piedra".

Dulce Navidad

Debido a las bajas temperaturas que caracterizan al invierno y a la gran cantidad de celebraciones que se llevan a cabo al aire libre, muchos platillos de esta temporada tienen contenido calórico mayor que los de otras épocas del año, a fin de que nuestro organismo cuente con nutrientes necesarios para generar calor y compensar el frío.

Este es el caso del turrón, aunque mucha gente exagera en la cantidad o frecuencia con que lo ingiere, además de que abusa en las cenas que suelen celebrarse durante posadas, Navidad o Año Nuevo; lo cierto es que este típico dulce de invierno no tiene por qué representar un problema para el peso corporal si se moderan las raciones.

Cabe mencionar que desde hace algunos años han aparecido en el mercado turrones light o ligeros, que algunas personas toman como licencia para comer cuanto se quiera sin engordar, sin saber que incluso en estos alimentos se debe limitar la cantidad del producto.

Así, aunque es cierto que los alimentos light tienen menos del 30% del valor energético con respecto al producto de referencia, en el caso de los turrones "sin azúcar" no siempre ocurre esto, ya que si bien no tienen sacarosa, que es un carbohidrato responsable de gran número de calorías, su elaboración incluye otras sustancias que buscan igualar el sabor del dulce original, como fructosa o lactosa, los cuales cuentan prácticamente con el mismo valor calórico.

Finalmente, la mayor precaución en el consumo de estos dulces debe ser tomada por las personas con diabetes, quienes podrán incluirlos sólo después de consultar a su médico y reestructurar su dieta.

Para todos los gustos

A continuación ofrecemos varias recetas para elaborar turrones caseros. Su preparación puede ser mucho más sencilla si se realiza entre dos personas.

Turrón de Alicante

Ingredientes:

  • 750 g de miel de abeja
  • 500 g de azúcar
  • 1 kg de almendras enteras, peladas y tostadas
  • Ralladura de 1 limón
  • 2 claras de huevo
  • Margarina o mantequilla al gusto

Preparación:

Se coloca la miel en un cazo a fuego lento hasta que el agua que pueda contener se haya evaporado; luego se añade el azúcar y se mezcla bien hasta que quede incorporada.

En tanto, las claras se baten hasta que alcanzan el punto de nieve o "de turrón" (esto se comprueba cuando se ladea el recipiente y "la espuma" no cae ni se resbala); a continuación, se mezclan con la miel y azúcar, que continúan cociéndose a fuego lento mientras se revuelve ligeramente con una palita de madera hasta alcanzar consistencia espesa.

Ya espesa la mezcla se retira del fuego y se añade la ralladura del limón y las almendras; una vez incorporadas, la pasta se vierte en un molde rectangular engrasado con mantequilla o margarina. Se deja enfriar y está listo para consumirse.

Turrón de Jijona

Ingredientes:

  • 250 g de azúcar
  • 250 g de miel de abeja
  • 250 g de almendras peladas y tostadas
  • 250 g de avellanas peladas y tostadas
  • 5 claras de huevo
  • Canela en polvo al gusto
  • Obleas al gusto

Preparación:

Almendras y avellanas se muelen en un mortero o molcajete hasta que tengan consistencia de polvo fino; también puede utilizarse la licuadora o procesador de alimentos.

A continuación se baten las claras a punto de nieve o "de turrón", y una vez listas se mezclan con las almendras y avellanas ya molidas. En tanto, en una cacerola, a fuego lento, se colocan miel y azúcar hasta que comiencen a hervir, momento en que se añade la preparación anterior y se espolvorea la canela.

Se remueve todo aproximadamente durante 10 minutos con una pala de madera, se retira del fuego y se vierte la pasta en moldes forrados con las obleas. Se deja enfriar a temperatura ambiente y se encuentra listo para su consumo.

Turrón de chocolate y avellanas

Ingredientes:

  • 400 g de avellanas enteras, peladas y tostadas
  • 200 g de chocolate amargo rallado
  • 200 g de azúcar
  • 150 g de miel de abeja
  • 2 claras de huevo
  • Obleas al gusto

Preparación:

Se disuelven 20 g de azúcar con 2 cucharas de agua en una cacerola a fuego lento; luego se añade el chocolate y se bate constantemente con una cuchara de madera hasta que se obtiene una pasta uniforme. Se aparta de la estufa.

En otra cacerola se vierte la miel y se calienta a fuego lento; se bate constantemente con una pala de madera hasta que adquiera una consistencia más densa.

Por su parte, las claras se baten a punto de nieve o "de turrón", y en una tercera cacerola se coloca el resto del azúcar con un poco de agua, que permanecerá a fuego lento hasta que tome consistencia de caramelo.

Se unen la miel con el azúcar y luego se añaden el chocolate, claras y avellanas, mezclando con cuidado. Finalmente, se colocan obleas en un molde plano hasta formar un única hoja para verter sobre ellas la mezcla anterior. Se deja enfriar y está listo para consumirse.

Turrón de mazapán

Ingredientes:

  • 500 g de almendras peladas y tostadas
  • 500 g  de cacahuates pelados y tostados
  • 1 kg de azúcar
  • Ralladura de 1 limón
  • Mantequilla o margarina al gusto

Preparación:

Cacahuates y almendras se trituran en molcajete o licuadora hasta convertirlas en polvo. Luego, con ayuda de un poco de agua se derrite el azúcar en un cazo a fuego lento, hasta obtener un almíbar a punto de hebra.

Retira la mezcla de la estufa y añade las almendras y cacahuates molidos, así como la ralladura de limón. Ya que obtengas una pasta homogénea, colócala en un molde rectangular untado con mantequilla o margarina y déjala reposar a temperatura ambiente 4 horas mínimo, momento en que podrá consumirse.

Esperamos que estas recetas sean de tu agrado y que su aporte calórico, consumido con moderación, te ayude a olvidar el frío y a disfrutar felices fiestas en compañía de los suyos.

SyM - María Elena Moura

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Nutrición

Qué comer de acuerdo al grupo sanguíneo


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore