Consecuencias de practicar ejercicio en exceso, vigorexia - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

20 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Ejercicio: nada con exceso, todo con medida

Viernes 16 de junio del 2017, 03:06 pm, última actualización.

Todo exceso es malo, hasta en la práctica deportiva: el sobreentrenamiento ocasiona trastornos que van de fatiga, dolor muscular, dormir mal e inapetencia, a disminución de los niveles de hormonas sexuales, tanto en hombres como en mujeres.

Ejercicio: nada con exceso, todo con medida
Ejercicio: nada con exceso, todo con medida

La práctica deportiva tiene múltiples beneficios, ya que ayuda al buen funcionamiento de músculos, articulaciones y circulación sanguínea, incrementa autoestima, ayuda a mantener una vida sexual y laboral más plena, y libera de tensión y estrés. Pero, realizar grandes esfuerzos, tanto a nivel amateur como profesional, puede generar tensión excesiva, física o mental, que da lugar a rendimiento psicológico y fisiológico anormal.

Los síntomas más comunes por práctica extrema de ejercicio varían de un deportista a otro, pero los más frecuentes son los que conforman el denominado síndrome de estrés en el entrenamiento:

  • Cansancio pronunciado, falta de motivación y escaso deseo de entrenar y competir.
  • Pérdida de peso y disminución del apetito.
  • Alteraciones en el sueño, con dificultad para dormir o despertar.
  • Ritmo cardiaco acelerado y variaciones de la tensión arterial en los más jóvenes.
  • El rendimiento disminuye.
  • En personas mayores se altera la coordinación de sus movimientos.
  • Mayor sensibilidad a resfriados, dolor de cabeza, depresión, y dolor y rigidez en músculos.
  • Lesiones frecuentes.
  • Amenorrea (falta de menstruación) en practicantes mujeres.
  • Lenta recuperación del ritmo cardiaco después del ejercicio.

Es importante destacar que las reacciones ante este problema varían de acuerdo con el sexo del practicante, por lo que a continuación ahondamos en las particularidades de cada caso.

Trastornos en hombres

Uno de los problemas más frecuentes en hombres, además de los ya descritos en el plano físico, tiene que ver con una conducta obsesiva que busca la formación de un cuerpo admirable. En este trastorno mental, conocido como vigorexia, un individuo puede invertir gran parte del día realizando ejercicios sin lograr su objetivo.

Las personas afectadas por este trastorno, que apenas comienza a reconocerse, se encuentran completamente obsesionadas por su imagen: su vida transcurre completamente vinculada a la actividad física y el desarrollo de la musculatura, pues en su dieta incluyen exclusivamente alimentos que ayudan a desarrollar la masa muscular, como hidratos de carbono, pasta, vitaminas y glucosa.

En casos más destructivos, consumen hormonas, anabolizantes o esteroides (sustancias que incrementan la masa muscular atrofiándola), se pesan varias veces al día y se obsesionan por ganar unos gramos al cabo de pocos minutos de ejercicio. Sus relaciones personales son escasas, descuidan las amistades, se distancian de su núcleo familiar y rechazan las relaciones sexuales, incluso el más mínimo contacto físico. No se sienten a gusto con su cuerpo y siempre que sea posible evitan mostrarlo desnudo.

Asimismo, los hombres que practican ejercicio de manera excesiva muestran niveles inferiores de testosterona (hormonas sexuales) con respecto a aquellos individuos con actividad moderada; aunque no hay pruebas concretas, se ha estimado que es una causa de bajo rendimiento en las artes amorosas.

Trastornos en las mujeres

La mujer deportista puede ocasionalmente experimentar un disturbio de su equilibrio hormonal, lo cual puede ocasionar una alteración del ciclo menstrual, como oligomenorreas (menstruaciones de menor intensidad), acortamiento del ciclo menstrual, amenorreas secundarias (ausencia de menstruación por unos meses) e incluso esterilidad.

La frecuencia de estos trastornos es directamente proporcional a la intensidad y duración de la actividad deportiva. Se ha comprobado, por ejemplo, que las mujeres que corren 8 km por semana presentan ovulación normal, pero las que corren 56 km en idéntico lapso experimentan disminución de esta función. Se estima que la situación descrita puede deberse a bajos niveles de grasa en el organismo, elemento que sirve para producir estrógenos (hormonas femeninas).

Para las deportistas profesionales y las mujeres sumamente atareadas y activas, las amenorreas llegan a parecer un beneficio; pero, debe tenerse en cuenta que si esta situación se prolonga por mucho tiempo puede llevar a la desmineralización ósea, que a menudo se observa en las bailarinas jóvenes.

Nada de grandes esfuerzos

Lo primero en el tratamiento del sobreesfuerzo físico es identificar la causa del trastorno y detectar los factores externos que pueden estar agravándolo (problemas en la casa, el trabajo, falta de sueño, mala nutrición).

Es muy importante que el deportista con este problema descanse y cobre conciencia de que la recuperación de esfuerzos intensos le llevará a una pronta recuperación, no sólo la reducción del tiempo o intensidad del entrenamiento. Asimismo, tiene que llevar una nutrición adecuada que le aporte los nutrientes que gasta a través de la actividad deportiva.

Todas las lesiones, en especial las debidas a la sobrecarga, deben ser tratadas adecuadamente y consultar a un especialista en medicina del deporte para comenzar un correcto programa de entrenamiento. Asimismo, es esencial que se reinicie el ejercicio de manera suave y que paulatinamente se incremente la exigencia física.

Por último, el trabajo del deportista tiene considerable mejoría cuando se le enseñan métodos de relajación que le permiten luchar eficazmente ante estados de estrés. Un especialista en medicina del deporte puede poner a disposición del practicante una técnica que facilite la recuperación de un buen estado físico y psicológico, la cual también deberá ser aplicable antes de una competencia para suprimir la presión, ansiedad o miedo que suele generarse antes de la competición, pero sin hacerle olvidar la euforia y emoción que le dan combatividad.

Toda práctica deportiva logra mejor resultado cuando se cuenta con la asesoría de un entrenador o especialista que ayude a la correcta ejecución de técnicas de ejercicios, que vigile y aplique una rutina de ejercicios acorde con necesidades y posibilidades propias, asesore sobre correcta alimentación y dé seguimiento a la evolución física individual sin que sea contraproducente.

SyM - María Elena Moura

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Nutrición

Alimentos crudos, para mejorar la digestión


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore