Cómo engordar un poco de manera saludable - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

24 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Cómo engordar un poco

Jueves 20 de abril del 2017, 11:30 am, última actualización

Una investigación dada a conocer en junio de 2005 informa que 70% de la población mexicana padece obesidad, cifra que resulta alarmante. Sin embargo, gran número de los que integran el porcentaje restante no están conformes con su delgadez y —con justificada razón— quieren incrementar su peso, aunque sea un poquito.

Cómo engordar un poco

Si 7 de cada 10 mexicanos tienen problemas de sobrepeso, resulta entendible que haya mucha más información para esta franja de la población con respecto a cómo recuperar la figura, reducir la grasa corporal o qué hacer para no ver afectada salud. En contraparte, es poco frecuente que los medios de comunicación y la publicidad se enfoquen a quienes requieren subir de peso, siendo que muchas veces enfrentan problemas tan complejos como la obesidad misma, sobre todo los que refieren a baja autoestima. Bien, pues para ellos brindamos los siguientes consejos.

Es muy importante mencionar que si eres una persona sana y simplemente quieres ganar un poco de peso, la tarea resultará sencilla. En primer lugar deberás hacer cinco comidas al día, es decir, las tres principales, tomar un tentempié a media mañana y merendar algo por la tarde, antes de la cena; no debes fallar a ninguna comida principal y menos al desayuno, ya que éste aporta toda la energía para afrontar el día y los nutrientes que el organismo necesita.

De acuerdo a lo que sugieren los nutriólogos, el aporte nutricional diario debe ser:

  • 50% a 60% de hidratos carbono (arroz, cereales y pastas).
  • 30% aceites y grasas.
  • 10% y 20% proteínas (pescado, carnes y lácteos).

Es así que para lograr el objetivo deben hacerse las comidas completas —entrada, segundo plato, ensalada y postre—, tratando de escoger los platillos que más te agraden para que comer no sea un martirio. Los siguientes consejos te brindarán mejores resultados:

  • En el desayuno procura siempre un producto lácteo (yogurt, leche o queso), así como pan o cereal y fruta fresca.
  • Para el tentempié de media mañana puedes preparar un sandwich con jamón de pavo, queso y aceite de oliva, o bien un vaso con leche o un yogurt con galletas.
  • En la comida debe haber un plato rico en carbohidratos, que bien pueden ser pasta, arroz, legumbres, papas, pan o cereal.
  • Asimismo, incorpora una ración de proteínas: carnes magras (sin grasa), pollo, pavo, pescado, huevos acompañados de verduras, hortalizas o papas fritas; recuerda no sobrepasarte si escoges carne o pescados fritos y empanizados, ya que conllevan un aporte extra de calorías.
  • El postre debe ser rico en azúcares: fruta, flan, natillas, pastel de queso o manzana, plátanos con crema, fresas con helado, frutos secos, ate con queso, entre otros.
  • Acompaña las comidas con pan mojado en aceite de oliva, mismo que puede emplearse para aderezar las ensaladas.
  • A manera se suplemento alimenticio puedes ingerir en ayunas jalea real junto con polen (se consiguen en tiendas naturistas), y en todas las comidas una cucharada de levadura de cerveza y miel, las cuales aumentarán el aporte calórico.

Debes tener siempre en mente llevar una alimentación que no permita el incremento de riesgos a la salud y no dar rienda suelta al consumo de productos de enorme peligro. Por ejemplo, prefiere verduras, frutas, leguminosas, leche y sus derivados, carnes con bajo contenido de colesterol (pescado, pollo, pavo), e ingerir preferentemente aceites vegetales (de cártamo, girasol, maíz o soya); no consumir productos bajos en calorías o light, como tampoco frituras, golosinas y dulces sin medida, refrescos, carne de cerdo y res; por su parte, alcohol, café y tabaco inhiben el apetito, por lo que deberán evitarse.

Por otra parte, la vida moderna orilla a muchas personas a comer de pie, rápidamente o mientras se trabaja, acciones que en nada benefician. Procura comer siempre sentado, con calma, masticando lentamente y siempre a las mismas horas. Reposa después de cada comida y no descuides el sueño nocturno.

Si acostumbras practicar algún deporte no debes dejar de hacerlo, y haz caso omiso de lo que algunos sugieren acerca de no efectuar actividades físicas para lograr más peso, ya que el ejercicio colabora en la salud corporal, da firmeza a los músculos, genera sustancias en el cerebro que proporcionan bienestar, además de que "abre el apetito", fundamental para comer como es debido y ganar unos cuantos kilitos.

¿Por qué soy flaco?

Debemos reiterar que tan malo es aumentar de peso como disminuirlo, sobre todo si ocurre en unos cuantos meses. Cuando esto último se presenta, en alto porcentaje de casos se trata de personas muy activas y por eso queman gran cantidad de calorías, o bien el metabolismo (proceso bioquímico en el que los alimentos se transforman en energía) es acelerado, lo cual casi siempre se hereda de uno o ambos padres. Igualmente sucede que presión y estrés constantes generan desinterés hacia la comida.

Ante cualquier sospecha consulta al médico general, sobre todo para descartar la existencia de algún problema de salud, como los que a continuación se mencionan:

  • Afecciones pulmonares. La dificultad respiratoria promueve mayor gasto calórico.
  • Complicaciones digestivas. Síndrome de mala absorción de nutrientes, diarreas crónicas o parasitosis pueden propiciar desnutrición y complicar la salud.
  • Mal funcionamiento del hipotálamo. Se trata de una glándula ubicada en el cerebro que regula apetito y sensación de saciedad; al no funcionar de manera adecuada —principalmente si trabaja a velocidad lenta— no habrá hambre y puede conducir a menor consumo de alimento.
  • Padecimientos crónicos. Diabetes, cáncer o sida provocan disminución de peso.
  • Problemas en las glándulas suprarrenales. Son integrantes del sistema endocrino y se localizan sobre los riñones; cumplen con la responsabilidad de verter en el torrente sanguíneo dos hormonas —adrenalina y noradrenalina— responsables de aumentar la presión arterial y frecuencia del ritmo cardíaco, liberar el azúcar almacenada en el hígado y relajar ciertos músculos.
  • Trastornos en tiroides. Esta glándula (ubicada en el cuello) al ser de mayor tamaño que el normal (hipertiroidismo) ocasiona que su funcionamiento sea irregular, debido a que produce gran cantidad de hormonas que aceleran al metabolismo y, por ende, el enfermo pierde kilos.

Ahora sabes que la disminución en el peso corporal puede ser apenas un signo de que algo anda mal en el organismo y debe prestársele atención lo antes posible. Por otra parte, si la salud es optima y simplemente quieres que la ropa te sienta mejor o quieres un poco más de fuerza física, es buena idea tratar de aumentar unos cuantos kilitos, siempre y cuando no se descuiden los aspectos que aquí se han mencionado.

SyM - Olga Silva

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Nutrición

Alimentos crudos, para mejorar la digestión


Ver más...

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año 15 millones de personas sufren un ictus (infarto cerebral) por no tener conocimiento de sus factores de riesgo. 




Comscore