Cómo mantenerse después de bajar de peso - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

20 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Cómo mantenerse después de bajar de peso

Lunes 19 de junio del 2017, 04:56 pm, última actualización

Si tu salud y silueta reflejan ya los beneficios de haber realizado una dieta reductiva con éxito, permítenos felicitarte y compartir contigo algunos consejos que te ayudarán a no recuperar esos molestos kilitos que has perdido.

Bajar de peso, Nutrición

Iniciar un régimen para adelgazar es difícil, pero el reto de conservar el peso ideal resulta igual o más complicado. No por nada, casi todos conocemos a alguien que, luego de haber pasado por largas jornadas de sacrificio, sufre el famoso “rebote” y vuelve a tener sobrepeso (incluso más que antes) en cuanto retoma su dieta y actividades habituales.

Sin embargo, es importante hacer la aclaración de que estos casos se deben, fundamentalmente, al desconocimiento de que contar con peso adecuado no sólo depende de llevar una dieta especial durante algunas semanas o meses, sino que tiene que basarse en un cambio permanente de costumbres, el cual exige compromiso y esfuerzo individual.

Lo anterior parece difícil, pero podemos asegurarte que mantener hábitos saludables de por vida es una decisión inteligente que producirá beneficios notables en tu organismo, como disminución en los niveles de colesterol y azúcar en sangre, menor presión arterial y reducción en el esfuerzo al que se someten huesos, articulaciones y corazón.

Por ello, te ofrecemos algunas sugerencias para que continúes por el camino correcto y tu empeño no termine siendo sólo un buen intento.

Nueva mentalidad

Recuperar la línea puede ser benéfico para nuestra autoestima en el sentido de que podemos lucir ropa que hace tiempo no utilizábamos y porque es común recibir halagos. Sin embargo, estos motivos no son los únicos para conservar la línea ni a los que debemos dar más valor, ya que correríamos el riesgo de depender de la opinión de terceros en vez de tomar en cuenta la voz más importante: la de uno mismo.

Por ello, te recomendamos tener en mente la idea de que conservar nuestro peso ideal, antes que un acto de vanidad, es importante en tanto que nos permite dormir bien (la gente con sobrepeso ronca y no descansa adecuadamente), reduce el riesgo de padecer enfermedades que afectan al sistema circulatorio (hipertensión, colesterol elevado, diabetes) o evita infartos (muerte de tejido en el cerebro o corazón por falta de irrigación sanguínea).

Dicho en otras palabras, es una forma de cuidar nuestra salud, de mantenernos en condiciones ideales para enfrentar cualquier reto de la vida y de demostrarnos amor hacia nosotros mismos.

En base a lo anterior, te sugerimos tomar en cuenta estos puntos:

  • Evita compararte con otras personas. Si alguien utiliza ropa de talla más reducida que la tuya, no significa nada en especial; recuerda que cada cuerpo es distinto y que el tamaño de la ropa que utilizamos no sólo se determina por la grasa corporal, sino también por la musculatura y esqueleto.
  • Respeta tu organismo. Tal vez has pensado que otras personas bajan de peso más rápido que tú y pueden comer abundantemente sin tener repercusiones a la hora de enfrentar la báscula. Olvida angustiarte por esta causa y acepta tu cuerpo tal como es; quiérelo, descubre cuál es la alimentación que te pide y encuentra tus virtudes, no sólo tus “defectos”.
  • Ignora los estereotipos. Televisión, cine, revistas y anuncios comerciales suelen bombardearnos con imágenes de la mujer o el hombre ideal, mismas que suelen destacar por su esbeltez. No trates de igualar a estos modelos, ya que ser muy delgada(o) puede causar tantos problemas de salud como el sobrepeso, además de que con ello no vas a tener una vida más feliz.
  • No aceptes presiones. Escuchar opiniones siempre es positivo, pero cuando los comentarios se convierten en voces que obligan a bajar de peso más deprisa, perder más kilos de los recomendados por un médico o, incluso, volver a engordar porque “te veías mejor antes”, ignóralos. La persona responsable de tu cuerpo y salud eres tú, no otros.

Vale la pena mencionar que no es bueno obsesionarte por el peso corporal, ya que este sentimiento podría orillarte a practicar un “régimen milagroso” o a caer en manos de un charlatán con tal de mantener tu talla o perder más de peso con rapidez. Por ello, en caso de que la preocupación por continuar perdiendo kilos te robe demasiada atención, es aconsejable acudir con un especialista en trastornos alimenticios o un psicólogo, a fin de que escuche tus angustias y recibas apoyo.

Cambio de alimentación

Un factor importante por el que fracasan los intentos por mantener el peso ideal después de realizar una dieta es que la persona retoma sus antiguos hábitos, siendo que éstos eran los responsables del sobrepeso.

Por ello, muchos nutriólogos recomiendan que antes de “volver a las andadas” con el consumo de grasas, harinas refinadas y azúcar, se continúes con el mismo régimen de dieta reductiva, sólo que se deben agregar gradualmente unas cuantas calorías (200 al día; aproximadamente una pieza de pan integral o dos frutas) a través de la ingesta de productos saludables, como frutas, verduras, cereales integrales, pescado y carne sin grasa (magra). Si no engordas es posible agregar otro tanto, y así hasta que se determine el equilibrio correcto de alimentos que el organismo requiere.

En este mismo sentido, otros consejos de utilidad son los siguientes:

  • Trata de ingerir tus alimentos a la misma hora todos los días, ya que esto te ayudará a hacer mejor digestión y evitará que tu estómago vacío te haga reclamos.
  • Si llega la hora de la comida y no sientes apetito, trata de comer un aperitivo ligero y saludable, basado en fruta, ensalada, jugo y pan integral para mantener estable su nivel de azúcar.
  • Prepara tu comida y ensaladas para que luzcan apetitosas; no dudes en adornar tus platillos con pimiento, aceitunas, jitomate, alcaparras, frutas, hierbas aromáticas, germen de trigo, ajonjolí, almendras o semillas de girasol. Entre más atractiva sea tu comida bajaen grasa, más te acostumbrarás a ella.
  • Haz las compras en el supermercado cuando no tengas hambre, ya que es más fácil sucumbir a los antojos y adquirir productos poco saludables cuando se tiene apetito.
  • Planea tus menús de la semana, incluyendo los de sábado y domingo. Trata de contar siempre con alimentos nutritivos en casa, como frutas, verduras y pescado, a fin de evitar la tentación de pedir una pizza a domicilio o salir en busca de unos tacos.
  • Si empiezas a sentir antojo fuera de tu horario de comida, te aconsejamos que tomes agua simple, pues a veces confundimos la sed con el apetito. En caso de que persista la sensación, es preferible que comas una fruta.
  • Otro recurso en caso de sentir hambre a destiempo es caminar un poco, hablar por teléfono o leer. Toma en cuenta que tal vez no tengas hambre, sino que sientes nerviosismo.
  • Lleva control semanal de tu peso para supervisar los resultados de tu alimentación y para descubrir a tiempo si algo anda mal en tu plan nutricional.

Para concluir sobre este punto, es importante mencionar que toda duda que tengas sobre los alimentos más convenientes para tu dieta, ajustes en el número de calorías o riesgo de padecer un “rebote”, la consultes con un nutriólogo calificado antes de recurrir a los consejos de personal no calificado o revistas de moda.

¡En movimiento!

La actividad física desempeña un papel fundamental para no recuperar el peso perdido. Diversos estudios muestran que incluso los ejercicios poco rigurosos, como caminar o subir y bajar escaleras, tienen un efecto positivo para conservar la línea, siempre que se practiquen de forma constante y en compañía de buena alimentación.

Por ello, toma en cuenta que:

  • Se aconseja realizar 30 a 40 minutos de ejercicio, al menos 3 o 4 veces a la semana, para que dé resultados en el control de peso.
  • Es recomendable asistir a un gimnasio o centro deportivo para cumplir con este objetivo, pero también puedes ejercitarte de forma efectiva si caminas, corres, bailas o utilizas algún aparato en casa (bicicleta fija, escaladora).
  • No hagas sobreesfuerzo; si abusas en la intensidad o tiempo de ejercicio puedes sufrir problemas en músculos y articulaciones, así como fatiga intensa.
  • Evita el uso excesivo del automóvil; en distancias cortas, siempre camina.
  • Acciona manualmente tus electrodomésticos y apagadores; trata de no depender de los sistema automatizados y (o) control remoto.
  • Si no tienes experiencia deportiva, procura contar con el respaldo de algún instructor competente para iniciar un plan de trabajo acorde a tus necesidades y para recibir asesoría sobre el uso de calzado especial o aditamentos que te ayuden a evitar lesiones.
  • También es pertinente que te practiques un examen médico que indique cuál es la condición de tu organismo y, partiendo de ello, programar una rutina adecuada.

Para concluir, te aconsejamos que en caso de que trates de controlar estados de nerviosismo a través del consumo de comida, recurras a métodos de relajación o terapias alternativas que te ayuden a manejar el estrés. Definitivamente, son recursos válidos que te permitirán consolidar tu nuevo estilo de vida, más saludable y benéfico.

SyM - Sofía Montoya

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Nutrición

Alimentos crudos, para mejorar la digestión


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore