Centro de Nutrición / Prevención

Isoflavonas, protectoras de la mujer

Los vegetales nos aportan sustancias de efecto muy positivo, llamadas fitoquímicos o fitonutrientes. Las isoflavonas se encuentran entre ellas, y son de gran importancia porque ayudan a prevenir el cáncer y reducen molestias en el embarazo y menopausia.

 

Las culturas asiáticas despiertan una curiosidad especial por la majestuosidad de su cultura, pero también porque han creado un estilo de vida saludable que se caracteriza por llevar una existencia más prolongada y feliz.

A raíz de esto, la Medicina occidental ha centrado su atención en el estudio de hábitos y dietas propios de la región, sobre todo a partir de la segunda mitad del siglo XX, lo que le ha permitido alcanzar descubrimientos notables. En este sentido, "desde hace 4 ó 5 décadas se ha observado que las mujeres asiáticas presentan bajo índice de cáncer de mama respecto a sus congéneres de otras zonas del planeta, y a partir del decenio 1980-90 ha quedado claro que esto se debe al consumo de soya, tipo de frijol o leguminosa que es la principal fuente de una familia de sustancias con diversas cualidades protectoras para el organismo: isoflavonas".

Así lo explica la Dra. Marybel Yáñez Martínez, especialista del centro Nutrición Clínica, Pediátrica y en el Embarazo (Sí-Nutre), quien añade que las investigaciones a detalle han permitido la identificación de elementos que no son estrictamente nutrimentos, pero que tienen papel destacado en la prevención de enfermedades.

Las isoflavonas, que forman parte de un grupo más extenso de compuestos llamados flavonoides, "benefician a la mujer y al hombre porque actúan como antioxidantes (disminuyen el envejecimiento celular y el riesgo de padecer cáncer), además de que ofrecen protección contra problemas cardiovasculares (de vías sanguíneas y corazón). Sin embargo, la más favorecida es ella, pues estos compuestos también funcionan como estrógenos naturales (fitoestrógenos)", por lo que regulan su balance hormonal en distintas etapas y condiciones de su vida.

Innumerables atributos poseen las isoflavonas

La familia de las isoflavonas se compone de numerosas sustancias, aunque son tres de ellas las que destacan por sus propiedades terapéuticas: daidzeína, genisteína y gliciteína. A decir de la Dra. Yáñez Martínez, las investigaciones en el área de salud no han podido describir a detalle todos sus mecanismos de acción, pero de momento ha quedado claro que estos compuestos tienen los siguientes efectos:

Debido a todo esto, se ha concluido que las isoflavonas son de gran utilidad en:

Vale la pena indicar que las investigaciones científicas han demostrado que estas sustancias también aportan beneficios a la salud del hombre, pues se ha descubierto que son efectivas para proteger al varón contra el agrandamiento de la próstata (hiperplasia prostática) y para evitar o retardar el crecimiento de tumoraciones en esa sección del aparato urogenital.

¿Dónde encontrar a las isoflavonas?

La nutrióloga Marybel Yáñez subraya que la mejor fuente de isoflavonas es la soya, por lo que es muy recomendable consumir esta leguminosa y sus derivados en forma habitual.

Sin embargo, aclara que "los productos que se elaboran con esta clase de frijol en su estado natural (harina tostada, carne vegetal, germinados, leche y tofu) contienen mayor cantidad de sustancias protectoras, mientras que los que usan soya fermentada (miso y salsa o tamari) no las poseen de manera tan abundante, aunque en este caso las isoflavonas son más biodisponibles, es decir, pueden ser absorbidas y utilizadas con mayor facilidad por el organismo".

Por otra parte, la especialista asegura que, de acuerdo con diferentes estudios, la cantidad de isoflavonas que se deben consumir dependerá del efecto que queramos tener:

Aunque estas cifras pueden alcanzarse con ayuda de suplementos alimenticios, lo más aconsejable es cubrir las necesidades mediante la dieta. Para ello es de gran utilidad conocer la siguiente tabla de equivalencias que muestra la cantidad aproximada de alimento en que podemos encontrar de 25 a 50 miligramos de isoflavonas:

ALIMENTO

CANTIDAD

Proteína aislada de soya

12 a 36 g

Frijol de soya maduro

18 a 42 g

Harina de soya tostada

18 a 30 g

Harina de soya desgrasada

31 a 46 g

Texturizado de soya (carne vegetal)

20 a 30 g

Tofu (queso de soya)

120 a 370 g

Leche de soya en polvo sin aditivos

25 a 30 g

Leche de soya líquida

300 a 600 ml

Finalmente, la Dra. Yáñez Martínez aclara que la mujer puede beneficiarse con el consumo de soya desde el inicio de su etapa reproductiva (pubertad o adolescencia), y recuerda que "las isoflavonas son muy seguras, pues hasta la fecha no se han reportado contraindicaciones". Sin embargo, la especialista recomienda que quienes decidan incluir en su alimentación productos ricos en estas sustancias protectoras, deben consultar primero a un nutriólogo para establecer las cantidades más adecuadas, según sus necesidades.