Suplementos alimenticios en deficiencia de vitaminas y minerales - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

13 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Suplementos alimenticios

Lunes 26 de junio del 2017, 03:06 pm, última actualización

Los suplementos alimenticios están constituidos por uno o varios nutrientes, los cuales se adicionan a la dieta para corregir o prevenir deficiencias de vitaminas, minerales y proteínas, ayudar en la recuperación del paciente que sufre alguna enfermedad o ha sido sometido a intervención quirúrgica, así como para mejorar el estado general de salud.

Suplementos alimenticios

Aunque las necesidades nutricionales de los seres humanos pueden ser cubiertas al seguir dieta balanceada, los suplementos alimenticios son especialmente benéficos en las siguientes circunstancias:

  • Desnutrición o deficiencia de nutrientes que generalmente se asocia a dieta pobre en vitaminas, minerales, proteínas, carbohidratos y grasas, alteraciones en el proceso de absorción intestinal (capacidad de aprovechar los nutrientes), diarrea crónica y enfermedades como cáncer o sida. Cabe destacar que hay periodos de la vida en los que se tiene mayor predisposición a padecer desnutrición, como infancia, adolescencia, embarazo, lactancia y vejez, siendo el primero el que puede dejar severas secuelas, por ejemplo, disminución del coeficiente intelectual, problemas de aprendizaje, retención y memoria, escaso desarrollo muscular e infecciones frecuentes. Esto último representa una de las principales causas de mortalidad, ya que el déficit de nutrientes altera las barreras de inmunidad que protegen contra el ataque de gérmenes.
  • Anemia o disminución de los niveles de hemoglobina en sangre (proteína que se encuentra en glóbulos rojos y transporta oxígeno desde pulmones a todo el cuerpo a través de venas y arterias), padecimiento que se origina por alimentación deficiente en hierro, ácido fólico y vitamina B12, así como por hemorragias o alteraciones en el funcionamiento de órganos como bazo (alojado atrás del estómago) o médula ósea (tejido de aspecto viscoso amarillento que se encuentra en el interior de los huesos).
  • Como apoyo en el tratamiento de anorexia y bulimia, pues los afectados por estas enfermedades requieren gran aporte de nutrientes.
  • Alcoholismo, pues las bebidas embriagantes suelen agotar las reservas de vitaminas y minerales.
  • Durante infancia y adolescencia, pues en estas etapas se necesita mayor aporte de nutrientes debido que el organismo se encuentra en desarrollo.
  • En la senectud, ya que al envejecer disminuye el consumo de alimentos y la capacidad de absorber nutrientes, además de que hay dificultad para masticar; asimismo, con el paso del tiempo el metabolismo (proceso que permite asimilar adecuadamente vitaminas, minerales, proteínas y grasas) se hace lento, lo cual ocasiona que las exigencias calóricas sean menores.
  • Convalecencia.
  • Después de intervención quirúrgica.
  • Durante el embarazo y lactancia debido a que se requieren más nutrientes que contribuyan al adecuado desarrollo del bebé.
  • En la menopausia es recomendable administrar suplementos de calcio y multivitamínicos, ya que pueden prevenir la aparición de osteoporosis y mejorar las condiciones nutricionales de la mujer.
  • Al practicar actividad física intensa.

¿De qué están hechos?

Los suplementos alimenticios contienen gran diversidad de ingredientes, los cuales pueden estar presentes en forma de concentrados o extractos, y son ofrecidos en cápsulas, comprimidos, grageas, píldoras, gránulos, tabletas, polvo, líquidos o inyecciones. Los elementos que comúnmente contienen sus formulaciones pueden agruparse de la siguiente manera:

Vitaminas. Micronutrientes que le permiten al organismo realizar sus funciones y mantenerse sano, los cuales son indispensables para que metabolismo, desarrollo y crecimiento del cuerpo sean normales. Se clasifican en dos grupos: solubles en grasa (liposolubles: A, D, E, y K) y solubles en agua (hidrosolubles: B1, B2, B5, B6, B8, B9, B12 y C); hay otros nutrientes que no son considerados vitaminas por algunos especialistas; sin embargo, otro sector sí las denomina de esta manera y las reconoce como B13, B15, B17, colina, paba, T, P y U.

  • Vitamina A. Se encarga de proteger la piel, interviene en el proceso de visión y participa en la elaboración de enzimas (sustancias que aportan cambios químicos) en hígado y hormonas sexuales.
  • Vitamina B1 (tiamina). Es importante para el buen funcionamiento del sistema nervioso y cerebro, así como para disminuir los efectos de la resaca o cruda.
  • Vitamina B2 (rivoflavina). Indispensable para la obtención de energía, crecimiento y regeneración de tejidos; alivia calambres musculares y disminuye fatiga física e intelectual.
  • Vitamina B3 (niacina). Protege de trastornos en la circulación sanguínea y permite desempeñar correctamente las funciones intelectuales.
  • Vitamina B4 (adenina). Estimula la formación de glóbulos blancos.
  • Vitamina B5 (ácido pantoténico). Interviene en el metabolismo de una sustancia encargada de la memoria y concentración (acetilcolina), reduce el estrés y ayuda en la relajación.
  • Vitamina B6 (piridoxina). Esencial para el buen funcionamiento del cerebro, regularizar el sistema nervioso y favorecer el metabolismo de proteínas.
  • Vitamina B7 (colina). Evita que las grasas se acumulen en los órganos.
  • Vitamina B8 (biotina). Necesaria para la formación de células nerviosas y aliviar el estrés y dolencias hepáticas (en hígado).
  • Vitamina B9 (ácido fólico). Indispensable en la producción de glóbulos rojos, previene malformaciones congénitas, regenera células y permite que genitales y sistema nervioso se mantengan en buen estado.
  • Vitamina B12 (cobalamina). Tiene como principal función la regeneración de la médula ósea y glóbulos rojos; es imprescindible en la formación del ADN (ácido desoxirribonucleico), favorece la memoria y controla la irritabilidad.
  • Vitamina B13 (ácido orótico). Se sabe que participa en el metabolismo (proceso químico que permite el aprovechamiento de nutrientes) del ácido fólico y vitamina B12, además de prevenir problemas en hígado y envejecimiento prematuro.
  • Vitamina B15 (ácido pangámico). Tiene efecto antioxidante (reduce ciertas reacciones químicas destructivas, conocidas como oxidaciones), facilita la absorción del oxígeno en todos los tejidos, estimula las respuestas del sistema inmunológico (aquel que nos previene del ataque de virus y bacterias), protege al organismo de cirrosis, baja los niveles de colesterol en sangre, controla el deseo de beber alcohol y prolonga el promedio de vida de las células.
  • Vitamina B17 (aetrile). Se cree que su deficiencia ocasiona poca resistencia al cáncer, además, se recomienda tomarla en muy pequeñas cantidades porque una parte de su molécula es el conocido cianuro (veneno altamente tóxico para el organismo).
  • Colina. A nivel cerebral produce una sustancia que fortalece la memoria y participa en la transmisión de impulsos nerviosos.
  • Paba (ácido paraaminobenzoíco). Contribuye en la formación del ácido fólico y de proteínas, y se ha descubierto que ayuda a mantener la piel en buen estado y a disminuir el dolor ocasionado por quemaduras.
  • Vitamina C (ácido ascórbico). Permite adecuada cicatrización de heridas, favorece la absorción del hierro y protege a las células de las agresiones externas.
  • Vitamina D (calciferol). Se forma en la piel mediante exposición al Sol, fija el calcio en huesos y previene caries dentales.
  • Vitamina E (tocoferol). Impide la destrucción de células y permite la regeneración de tejidos.
  • Vitamina K. También se le llama antihemorrágica porque es fundamental en el proceso de coagulación de la sangre.
  • Vitamina P. Refuerza la acción de la vitamina C, tiene propiedades antihemorrágicas y permite el buen funcionamiento de hígado y riñones.
  • Vitamina T. Se tiene poco conocimiento sobre todas las funciones de esta vitamina, pero se sabe que interviene en la coagulación de la sangre, característica que la hace útil para tratar anemia.
  • Vitamina U (ácido menínico). Se ha descubierto que es importante en el tratamiento de úlceras, pues se encarga de proteger y mejorar el estado de las membranas mucosas de estómago e intestino.

Minerales. Componentes inorgánicos de la alimentación, es decir, se encuentran en la naturaleza sin formar parte de los seres vivos. Desempeñan un papel muy importante en el organismo, pues son necesarios para la formación de tejidos y hormonas, y participan en la mayoría de reacciones químicas en las que intervienen las enzimas. Se dividen en tres grupos:

  • Macroelementos. Se miden en gramos y son los que el organismo necesita en mayor cantidad; aquí se agrupan sodio, potasio, calcio, fósforo, magnesio, cloruro y azufre.
  • Microelementos. Se requieren en menor cantidad y se calculan en miligramos (milésimas de gramo); esta categoría abarca hierro, flúor, yodo, manganeso, cobalto, cobre y zinc.
  • Oligoelementos. Se evalúan en microgramos (millonésimas de gramo); incluyen al silicio, níquel, cromo, litio, molibdeno y selenio.

A continuación se describen las características de cada mineral:

  • Azufre. Es parte de la estructura de piel, uñas, cabello y cartílago; se encarga de neutralizar sustancias tóxicas y ayuda al hígado en la secreción de bilis.
  • Calcio. Es componente esencial de huesos y dientes, 99% se encuentra en ellos y el 1% restante se almacena en los músculos, por lo que es vital para el desarrollo y buena salud de estas estructuras. Además, participa en la coagulación de la sangre y transmisión de impulsos nerviosos.
  • Cloruro. Favorece el equilibrio de líquidos en el organismo, ayuda al hígado a eliminar toxinas y es vital para la formación de ácidos en el estómago
  • Cobalto. Interviene en la producción de glóbulos rojos.
  • Cobre. Convierte en hemoglobina al hierro almacenado en el organismo y permite aprovechar el que está contenido en los alimentos.
  • Cromo. Colabora en la asimilación normal del azúcar al permitir que la insulina -hormona producida por el páncreas- trabaje de manera correcta, al mismo tiempo que regula los niveles de colesterol y participa en el transporte de proteínas.
  • Fósforo. Es un elemento que junto con el calcio participa en la formación de huesos y dientes; además, resulta esencial para transformar en energía los alimentos que se consumen.
  • Flúor. Previene la caries dental y fortifica los huesos.
  • Hierro. Necesario para la producción de hemoglobina (sustancia contenida en el interior de glóbulos rojos encargada de transportar oxígeno a la sangre) y mioglobina (oxigena músculos). Es imprescindible para la correcta utilización de las vitaminas del complejo B.
  • Litio. Es fundamental para la regulación del sistema nervioso.
  • Magnesio. Permite la correcta asimilación de calcio y vitamina C, el buen funcionamiento del sistema nervioso y aumenta la secreción de bilis (favoreciendo con ello la digestión de grasas y eliminación de residuos tóxicos); asimismo, ayuda a que disminuyan problemas cardiacos e interviene en el proceso de contracción y relajación muscular.
  • Manganeso. Se encarga de activar las enzimas que participan en la formación de las grasas y contribuye en el aprovechamiento de las vitaminas C, B1, y B8.
  • Molibdeno. Ayuda a prevenir anemia y caries dental.
  • Níquel. Permite el buen funcionamiento del páncreas.
  • Potasio. Se encarga de fortalecer la actividad de los riñones al estimular la eliminación de toxinas a través de la orina, y del almacenamiento de carbohidratos y su posterior transformación en energía. También ayuda a mantener ritmo cardiaco adecuado y presión arterial en niveles normales, y es esencial para la transmisión de todos los impulsos nerviosos.
  • Selenio. Tiene propiedades antioxidantes, lo cual le da la capacidad de prevenir el envejecimiento prematuro y cáncer. Es útil en el tratamiento contra la caspa y mantiene en buen estado al hígado, corazón y órganos reproductores.
  • Silicio. Ayuda a asimilar el calcio, formar nuevas células y nutrir tejidos.
  • Sodio. Se encarga de regular el reparto de agua en el organismo, interviene en la transmisión de impulsos nerviosos a músculos y participa en el proceso digestivo.
  • Yodo. Es indispensable para el buen funcionamiento de la glándula tiroides, ayuda al crecimiento, mejora la agilidad mental, quema exceso de grasa y permite el desarrollo de uñas, cabello, piel y dientes.
  • Zinc. Resulta vital para el crecimiento, regula el desarrollo sexual, epidérmico y capilar, y es necesario para la producción de insulina (hormona que se encarga de mantener los niveles de azúcar en sangre en rangos normales).

Proteínas. Crean células y tejidos, intervienen en reacciones químicas como la digestión o transportación de oxígeno, permiten el movimiento de los músculos e incluso tienen actividad hormonal.

Ácidos grasos. Entre ellos se encuentran los denominados omega 3 y 6, que previenen la formación de coágulos en la sangre, ayudan a regular la presión sanguínea y disminuyen los niveles de triglicéridos (tipo de grasa que se forma en el organismo); asimismo, aumentan la flexibilidad de las arterias y activan el proceso antiinflamatorio, el cual reduce el riesgo de padecer artritis, cáncer, psoriasis, diabetes y trastornos de las células.

Aunque los suplementos alimenticios son buena alternativa para mejorar las condiciones nutricionales, es fundamental que la dieta siempre contenga los siguientes grupos de alimentos:

  • Cereales y legumbres. Son la fuente más importante de carbohidratos y proteínas de origen vegetal.
  • Verduras. Aportan vitaminas, sales minerales y fibra.
  • Frutas. Su consumo permite que el organismo obtenga vitaminas, minerales, fibra y azúcares.
  • Lácteos. Alimentos ricos en calcio, magnesio y proteínas.
  • Cárnicos (carnes). Contienen proteínas, grasas y minerales.
  • Grasas y azúcares. Son fuente de energía y aportan proteínas, pero su consumo debe ser moderado.

Como puedes ver, cada nutriente cumple con funciones determinadas y no hay uno más importante que otro, por ello, es preciso incluirlos a todos en la dieta diaria mediante el consumo de los diferentes grupos de alimentos. Asimismo, considera que los suplementos alimenticios pueden ser un apoyo, pero no deben administrarse en exceso porque podrían ocasionar efectos tóxicos al organismo.

Consulta a tu médico.

SyM

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Nutrición

Qué comer de acuerdo al grupo sanguíneo


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore