Diabetes gestacional, dulce y peligrosa espera - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

19 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Diabetes gestacional, dulce y peligrosa espera

Miércoles 22 de febrero del 2017, 10:34 am, última actualización.

Cambios hormonales durante el embarazo pueden ocasionar temporal elevación de azúcar en la sangre de la madre, y ello es factor de riesgo para que el bebé sufra problemas antes, durante o después del parto. Por fortuna, esta condición es controlable a través de alimentación, ejercicio y asesoría médica.

Diabetes gestacional, Embarazo, Resistencia a la insulina, Glucosa
Diabetes gestacional, dulce y peligrosa espera

A nivel mundial, se calcula que aproximadamente 5% de las mujeres embarazadas pueden desarrollar diabetes gestacional, condición que se presenta, como su nombre lo indica, sólo durante el embarazo. En este caso, el cuerpo manifiesta especial intolerancia a los hidratos de carbono (categoría de alimentos que abarca azúcares, almidones y fibra), por lo que se vuelve incapaz de utilizar adecuadamente la glucosa para convertirla en energía.

La razón es que la elevada producción de gonadotropina coriónica humana (hCG, hormona generada durante el embarazo), la cual neutraliza la capacidad de la insulina para realizar su función, provocando que el azúcar se acumule en la sangre en lugar de enviarla a las células, señala el Dr. Luis Felipe Arriaga, médico internista y endocrinólogo a cargo de la Clínica de Tiroides y Enfermedades Glandulares del Hospital Santa Mónica, en la Ciudad de México.

Para sospechar

El especialista hace hincapié en que el padecimiento en cuestión generalmente no produce síntoma o molestia alguna, pero sí algunos signos de alarma, como aumento de sed, frecuente necesidad de orinar, pérdida de peso a pesar del aumento de apetito, fatiga, náuseas, vómito y visión borrosa.

Por estas razones, es importante que toda mujer gestante se someta, como método de prevención, al correspondiente análisis de azúcar en sangre (tamiz) y no esperar a que se desarrolle diabetes gestacional, lo cual ocurre en la mayoría de casos a mediados del embarazo (cuarto o quinto mes), sobre todo si existen factores de riesgo, entre los que suelen destacar:

  • Antecedentes familiares del padecimiento.
  • Historia personal de intolerancia a los hidratos de carbono.
  • Obesidad.
  • Edad superior a 30 años.
  • Peso excesivo de la gestante al nacer.
  • Embarazos previos desfavorables: aborto habitual, feto muerto intraútero sin causa conocida, malformación o peso excesivo del producto, hidramnios (presencia excesiva de líquido amniótico) o preeclampsia (trastorno que ocurre al final de la gestación, que se caracteriza por aumento en la presión arterial, acumulación de líquido y presencia de proteínas en la orina), entre otros.
  • Hipertensión arterial (presión sanguínea elevada) asociada al embarazo.

Peligros

Si no es controlada, la diabetes, en cualquiera de sus tipos (I y II), suele tener catastróficas consecuencias para quien la padece, pero en el caso que nos ocupa, puede afectar también la salud del futuro bebé, aumentando el riesgo de trastornos como:

  • Macrosomía. Esta condición ocurre cuando el feto está expuesto a altos niveles de glucosa, la cual almacena en forma de grasa incrementando su crecimiento y ocasionando que, al nacer, el infante alcance peso de 4.5 kilogramos o más.
  • Traumatismos. Debido a su excesivo tamaño, en el momento del nacimiento, y cuando tiene lugar por vía vaginal, el niño puede sufrir alguna lesión (fractura de clavícula o parálisis braquial, entre otras). De ahí que en estos casos se recomiende que el embarazo termine con cesárea (procedimiento quirúrgico destinado a la liberación del feto mediante el corte de las paredes abdominal y uterina de la madre).
  • Hipoglicemia. La diabetes gestacional provoca que el producto reciba exceso de glucosa proveniente de la madre, condición que al momento del nacimiento se ve interrumpida, ocasionando descenso del nutriente en los niveles sanguíneos; esto puede provocar serias perturbaciones, como por ejemplo, falta de oxígeno o paro cardiaco antes o durante el parto.

Tratamiento

De acuerdo al Dr. Sánchez Arriaga, la diabetes gestacional (y, en general, cualquiera) se puede prevenir modificando el estilo de vida, incluyendo actividad física, y adoptando programa de alimentación que sustituya a los hidratos de carbono simples (azúcar de mesa, miel, jalea, chocolate, mermeladas), por complejos (pan integral, arroz, papa, elote, camote, pasta, tortillas) y evitando las grasas saturadas (contenidas en carnes, huevo, lácteos y mantecas vegetales) que conforman la dieta habitual del mexicano que acostumbra, por ejemplo, consumir tamales y atole tres veces a la semana.

Asimismo, al acudir con el médico y nutriólogo, ambos diseñarán en conjunto especial menú para la futura madre de acuerdo con las calorías requeridas, peso corporal, etapa del embarazo y ritmo de crecimiento del bebé, además de establecer plan de ejercicio seguro y efectivo, acorde al nivel de actividad y salud de la mujer. En caso de no responder a esta terapia, se evaluará la conveniencia de recurrir al uso de insulina.

Cabe hacer notar que casi todas las mujeres que han sufrido diabetes gestacional se recuperan después del nacimiento de su hijo, lo cual se debe a que el cuerpo deja de producir hCG y, por tanto, la insulina reanuda el transporte normal de glucosa.

Sin embargo, se calcula que hasta 40% de las mujeres que adquieren el padecimiento desarrollarán diabetes de forma permanente de 5 a 20 años después del parto, incrementándose el riesgo en aquellas que presenten obesidad o sobrepeso, así como embarazos subsecuentes.

SyM - Mónica Soto

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Obesidad

¡Programa a tu cerebro para perder peso!


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore