Ginecomastia, crecimiento de mamas en varones - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

19 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Ginecomastia, crecimiento de mamas en varones

Miércoles 22 de febrero del 2017, 08:46 am, última actualización

Seguramente has visto que algunos hombres, sin importar su edad, tienen mamas prominentes, lo que se asocia regularmente a problemas de obesidad y acumulación de grasa en esta zona. Lo cierto es que las alteraciones hormonales son causa para que esta condición se presente en gran cantidad de varones.

Ginecomastia, crecimiento de mamas en varones

La palabra ginecomastia proviene del griego y es el término médico que se utiliza para definir "mamas similares a las de la mujer", es decir, condición en la cual el tejido del seno masculino se agranda, lo cual ocurre generalmente en la etapa en la que el hombre tiene cambios hormonales como infancia, adolescencia y vejez.

En general, esta es una condición benigna (no cancerosa) que se origina cuando se incrementa la cantidad de estrógenos (hormonas femeninas) o disminuye la de andrógenos (testosterona), propias de los varones.

Sin embargo, en ocasiones se asocia a otras enfermedades, como cáncer de pezón, pulmón o testículos, padecimientos del hígado, así como a alteraciones de la glándula pituitaria, la cual se ubica en el cerebro y regula y controla la secreción de diversas hormonas (del crecimiento, estimulante de la tiroides o prolactina, por ejemplo).

Esta alteración también puede originarse como resultado de los efectos secundarios de algunos medicamentos (hormonales, sobre todo), enfermedades relacionadas con la tiroides y ciertos síndromes congénitos (presentes al nacer), como el de Klinefelter, el cual se origina por un cromosoma X adicional que afecta solamente a los hombres (al nacer, el niño presenta apariencia normal, pero el defecto usualmente comienza a notarse cuando éste llega a la pubertad y las características sexuales secundarias -cambio en la voz, crecimiento de los genitales y aparición de vello en pubis, axilas y rostro- no se desarrollan o lo hacen de manera tardía).

En algunos casos, el consumo de anabólicos esteroides (sustancias sintéticas derivadas de la testosterona) y marihuana motivan su aparición.

Algunas precisiones

La mayoría de casos de ginecomastia ocurren durante la pubertad, los cuales generalmente se resuelven en forma natural y sin intervención médica, al cabo de unos cuantos meses. Por su parte, los bebés pueden tener una forma transitoria de la enfermedad, lo que a menudo se relaciona con las hormonas que reciben los infantes a través de la leche materna; en estos casos, la disfunción desaparecerá después de dos semanas, aunque en ocasiones la enfermedad puede persistir hasta los 2 años de edad.

Por otro lado, es interesante saber que aproximadamente 30% de los hombres de edad avanzada tienen esta condición y que 75% de aquellos que la sufren en el paso de la infancia a la adolescencia volverán a su estado original, sin intervención médica.

Aunque en algunos casos los síntomas de ginecomastia son evidentes, hay diversos grados de afección que se pueden clasificar de la siguiente manera:

  1. Ligero aumento en el tejido del seno, sin piel sobrante (que cuelgue).
  2. Agrandamiento moderado de la mama, con piel adicional o sin ella.
  3. Incremento excepcional del seno con piel adicional.

Diagnóstico y tratamiento

Aunque pudiera parecer que los signos de esta enfermedad son evidentes a simple vista, es necesario que el paciente se someta a revisión médica general y se establezca su historia médica. Además, deberá practicarse exámenes de sangre, a fin de conocer el funcionamiento del hígado y el comportamiento hormonal de su organismo. Asimismo, será fundamental examen de orina y una mamografía (rayos X) de la zona en cuestión.

El especialista (internista o endocrinólogo) deberá tomar en cuenta la edad del afectado, el grado de avance de la enfermedad, así como su tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias. Por supuesto, la opinión del paciente será determinante, pues aunque la cirugía puede ser buena opción para retirar el exceso de tejido de la mama no siempre es lo más recomendable, sobre todo durante la pubertad, ya que en esta etapa se sugerirá esperar aproximadamente dos años para permitir la regresión natural del tejido del seno.

¿Y la cirugía?

La operación para corregir la ginecomastia es ideal si se practica en hombres sanos y emocionalmente estables. El mejor resultado se obtiene cuando la piel es elástica y firme, y se adapta al nuevo contorno corporal.

En sentido contrario, no es aconsejable que se piense en la intervención quirúrgica como método de primera elección si el afectado debe su problemática a la obesidad y no ha intentado corregir su sobrepeso con ejercicio y cambio de hábitos alimenticios. Tampoco será buen candidato un individuo que beba alcohol en exceso o consuma marihuana, pues se sabe que estas drogas, junto con los esteroides anabolizantes, pueden causar ginecomastia.

Esta operación se realiza generalmente en forma ambulatoria (no se requiere hospitalización), pues su duración es de, aproximadamente, una hora y media, aunque en casos especiales puede alargarse. En ocasiones, el paciente deberá permanecer en la clínica un día.

Es importante destacar que si la corrección la realiza un cirujano plástico calificado no deberá haber mayor problema, pero ello no quiere decir que el riesgo desaparezca por completo, pues siempre existe la posibilidad de una infección, lesiones cutáneas, sangrado excesivo y aparición de seromas (pequeños quistes llenos de suero, sustancia que forma parte de la sangre).

El procedimiento puede provocar cicatrices visibles, cambios de pigmento en el área intervenida, o mamas y pezones ligeramente asimétricos, en cuyo caso sería necesaria una operación complementaria para retirar tejido adicional.

De dos sopas

Si el aumento en la glándula se debe a factores hormonales, se acostumbra utilizar el bisturí para hacer un corte de 4 cm aproximadamente y retirar el tejido con la ayuda de unas pinzas de anillo. En un tratamiento normal, la incisión se hace en una zona poco visible -en el borde de la areola- y a través de ella se retira el exceso de grasa y piel sobrante.

En cambio, si la ginecomastia se debe a excesivo tejido graso, la liposucción es el método ideal para retirarlo. En este caso, se deberá hacer pequeña incisión (de menos de 1 cm) en áreas no visibles, y con la ayuda de una cánula hueca unida a una bomba de vacío, se rompe la grasa y se aspira. Se puede sentir vibración o fricción durante el procedimiento, pero no dolor.

En ocasiones excepcionales, cuando se quitan grandes cantidades de grasa, podría ser que la piel no se ajuste bien a su nuevo aspecto corporal, en cuyo caso se deberá extirparla para permitir que la restante se reajuste correctamente al nuevo contorno mamario.

Finalmente, hay que decir que algunas veces se deja pequeño tubo de drenaje para eliminar el exceso de secreción de la herida. Posteriormente se venda el tórax para que la piel se adapte correctamente.

Después de la cirugía

Sin importar el método quirúrgico utilizado (bisturí o liposucción), el paciente sentirá molestias durante algunos días, las cuales podrán aminorarse con medicamentos.

La inflamación es una de las manifestaciones más evidentes, y aunque el tiempo de recuperación es variable y depende de cada organismo, se puede decir que, en promedio, cede al cabo de dos semanas; la recuperación total será una realidad después de un mes.

Claro está que ello no impide que el paciente realice sus actividades habituales, lo cual puede ocurrir 1 ó 2 días después de la cirugía; si hay suturas, se retirarán una semana más tarde. Sin embargo, es recomendable que la persona limite su actividad física, evitando movimientos bruscos durante un mes.

Finalmente, se sugiere no exponer las cicatrices a la luz solar al menos durante seis meses, pues la piel podría experimentar cambios permanentes en su pigmentación, es decir, se oscurecería.

Como puedes ver, la ginecomastia es una condición más común de lo que se cree, aunque pocas veces se habla de ella. No hay por qué sufrirla en silencio y arriesgarse a que la autoestima disminuya como resultado de burlas y críticas, sobre todo si el padecimiento aparece durante la pubertad, etapa del ser humano en la que ocurren cambios determinantes en el organismo.

SyM - Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Obesidad

¡Programa a tu cerebro para perder peso!


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore