Hernia inguinal, abultamiento en ingle por esfuerzo - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

18 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Hernia inguinal, cuidado con los esfuerzos

Martes 21 de febrero del 2017, 05:08 pm, última actualización

Obesidad, embarazo, levantar mucho peso y hacer esfuerzos al defecar pueden ocasionar que el intestino traspase una zona débil ubicada entre el músculo abdominal e ingle y forme protuberancia dolorosa llamada hernia inguinal, la cual debe tratarse de inmediato.

Hernia inguinal, cuidado con los esfuerzos

Se puede decir que un paciente con hernia inguinal corre peligro cuando el órgano que está formando la prominencia (en este caso el intestino) comienza a ser oprimido por el espacio donde salió, lo que deriva en insuficiente aporte de sangre y obstrucción de sus funciones. Lo anterior representa una emergencia médica, por lo que es necesario aprender a identificar sus síntomas y buscar ayuda a la brevedad en caso de que se presenten.

Los síntomas de hernia inguinal incluyen:

  • Abultamiento en ingle (cerca del muslo).
  • Dolor leve o fuerte.
  • Fiebre.
  • Obstrucción parcial o completa del intestino (retención de heces).

¿Qué hacer?

Una vez que el paciente manifiesta los malestares antes referidos es muy importante que acuda cuanto antes al gastroenterólogo, quien ante los signos que presenta el paciente confirmará el diagnóstico mediante exploración física. Cabe destacar que en ocasiones se considera conveniente solicitar estudios de rayos X, a través de los cuales es posible apreciar tejidos y órganos para ver si hay algún bloqueo en el intestino.

Asimismo, es preciso tomar en cuenta la intensidad de los síntomas, ya que ello puede indicar si el paciente está sufriendo algún inconveniente.

Los tipos de hernia inguinal más comunes son:

  • No complicada. Al ser palpada se hunde sin ningún problema por el orificio por el que salió.

  • Incarcerada. No retorna al lugar por donde afloró cuando paciente o doctor intentan hacerlo y es muy dolorosa.
  • Estrangulada. Tampoco es posible regresarla por el orificio por donde brotó, está comprimida y sufre deficiente circulación sanguínea, problema que puede derivar en muerte intestinal y perforación.

El tratamiento de la hernia inguinal siempre es quirúrgico, pero la técnica empleada será determinada con base en lo siguiente:

  • Edad.
  • Estado general de salud.
  • Historia médica.
  • Avance del problema.
  • Tolerancia a determinados medicamentos, procedimientos o terapias.
  • Opinión del paciente.

Una vez que el cirujano valora los datos anteriores decide si la cirugía, llamada hernioplastia, será abierta (método convencional) o laparoscópica (mediante la inserción de tubos y diminuta cámara), pero de cualquier forma es importante saber que esta intervención tiene como fin reintroducir el intestino y reforzar la pared inguinal con una malla especial o tejidos del propio paciente.

Ahora bien, en caso que el órgano que forma la hernia inguinal se encuentre retorcido o si hay heces atrapadas será necesario extirpar una parte de éste, procedimiento conocido como resección intestinal.

Los riesgos que pudiera representar esta intervención quirúrgica no difieren mucho de los de otras cirugías. Entre ellos se encuentran:

  • Reacciones adversas a la anestesia.
  • Problemas respiratorios.
  • Hemorragias.
  • Infecciones.

Después de la cirugía se recomienda realizar movimientos suaves, pero no hay que levantar cosas pesadas ni hacer esfuerzos, ya que se podría abrir la herida; asimismo, el paciente no se debe bañar en los primeros cinco días, ya que al mojar la herida se pueden deshacer los puntos de sutura antes de lo previsto y, por ende, presentarse rotura de la piel.

Como puedes ver, es indispensable que en cuanto detectes alguna prominencia, aunque no vaya acompañada de dolor intenso, acudas inmediatamente al gastroenterólogo, de esta manera evitarás complicaciones que pueden poner en riesgo tu vida. Recuerda que ante todo está la prevención, así que evita los esfuerzos, procura incluir en tu dieta gran cantidad de frutas, verduras, cereales y agua (para combatir el estreñimiento) y si presentas obesidad o sobrepeso busques asesoría del nutriólogo.

SyM - Angélica Villanueva

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Obesidad

¡Programa a tu cerebro para perder peso!


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore