Hernia umbilical, protuberancia en el ombligo del bebé - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

13 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Hernia umbilical, cuando el ombligo pierde su lugar

Martes 21 de febrero del 2017, 05:09 pm, última actualización

El ombligo es la parte más primitiva del organismo debido a que en la vida fetal, a través de un cordón, permite importantes conexiones con la madre. Al momento de nacer dichos enlaces se cierran y la función de esta estructura termina, no obstante, llega a convertirse en fuente de diversos problemas, por ejemplo, infecciones y hernias umbilicales.

Hernia umbilical

Las hernias umbilicales, descritas como protuberancia en el ombligo, se generan por defectos y debilidad en los músculos del abdomen, lo cual permite que una porción del peritoneo (revestimiento de la cavidad abdominal) sobresalga y empuje el ombligo hacia afuera.

Regularmente, este trastorno suele presentarse en la infancia; sin embargo, en la vida adulta puede manifestarse a causa de obesidad, embarazo, disminución brusca del peso corporal, tumores, esfuerzos o tos intensa. Ahora bien, cuando dicha protuberancia afecta desde edad temprana y mide menos de 1 cm, antes de intentar tratarla mediante intervención quirúrgica se recomienda esperar hasta que el niño cumpla tres años, ya que transcurrido ese tiempo normalmente se corrigen las hernias, no obstante, hay ocasiones en que el defecto es mayor y requiere cirugía urgente.

Cabe destacar que las hernias umbilicales se reconocen con facilidad, pero en ciertos casos pueden pasar desapercibidas hasta la adolescencia, etapa en la que es posible que se manifiesten si los afectados practican deportes que generen presión abdominal. Cuando esto ocurre y limita las actividades del individuo se hace inevitable el tratamiento quirúrgico.

Origen y evolución

Durante la gestación, el organismo materno cumple con importantes funciones que mantienen con vida al feto, pues vía cordón umbilical envía sangre oxigenada y nutrientes, además de que recoge las sustancias de desecho. La estructura que mantiene en conexión a madre e hijo se corta de manera parcial después del nacimiento, posteriormente, la parte que queda adherida al abdomen se seca y cae dejando en éste una cicatriz, a la cual conocemos como ombligo.

Sin embargo, en algunos recién nacidos el proceso antes descrito se desarrolla en forma defectuosa, ya que los músculos de su pared abdominal por alguna razón están debilitados y ello da origen a la salida del peritoneo a través de la abertura umbilical. En ocasiones los pequeños pueden presentar dolor súbito en dicha zona y abultamiento que no desaparece aunque no se ejerza esfuerzo alguno, situación que corresponde a problema llamado atascamiento de la hernia, el cual es muy peligroso debido a que puede derivar en perforación intestinal y peritonitis (inflamación del peritoneo).

Por otra parte, es muy importante aclarar que es un error colocar fajas a la altura del ombligo del bebé para favorecer el cierre de la zona umbilical y/o tratar la hernia, pues además de que no se soluciona el problema, ello puede dar origen a infecciones en la piel, dificultades digestivas, cólicos, náusea y vómito. Asimismo, hay quienes acostumbran comprimir la protuberancia mediante tela adhesiva, monedas, botones, canicas o uvas pasa, lo que lejos de beneficiar contribuye a empeorar el trastorno.

Cuándo operar

La inmensa mayoría de las hernias umbilicales son diagnosticadas antes de los seis meses de edad, siendo su síntoma más evidente el aumento de volumen a nivel del ombligo que puede hacerse más prominente cuando el paciente llora, puja o hace esfuerzo.

Cuando se explora la zona se palpa un defecto circular en la cicatriz umbilical rodeado por especie de anillo fibroso, a través del cual puede entrar y salir un saco de piel que usualmente mide poco más de 1 cm; pero, cuidado, si además se presentan cambios en la coloración de la piel, dolor intenso y vómito, es muy probable que la hernia esté estrangulada (cuando está comprimida e impide la circulación sanguínea). En estos casos es indispensable intervenir quirúrgicamente al paciente, decisión que también se considera cuando la hernia mide más de 2 cm y condiciona deformidad importante en la pared abdominal o si no se corrige a los tres años.

Ahora bien, en caso que la hernia no haya ocasionado molestias en la infancia, sino hasta llegar a la adolescencia, o bien, por razones estéticas propias de los jóvenes, también se indica la cirugía. Este procedimiento se realiza bajo anestesia general; posteriormente, mediante incisión curva debajo del ombligo se explora e identifica la protuberancia, la cual es separada de las zonas cercanas, luego se corta o introduce a su posición normal. Al terminar, se cierra la abertura con suturas muy fuertes y se refuerza la pared abdominal con malla especial o tejidos del mismo paciente.

En cuanto a los riesgos que pudiera representar esta intervención quirúrgica, es importante aclarar que no difieren mucho de los de otras cirugías, entre ellos se encuentran:

  • Reacciones adversas a la anestesia.
  • Problemas respiratorios.
  • Hemorragias.
  • Infecciones.

Después de la intervención quirúrgica se recomienda hacer movimientos suaves, no levantar cosas pesadas ni hacer esfuerzos, ya que se podría abrir la herida.

Como puedes ver, es indispensable que en cuanto se detecte alguna prominencia en el ombligo, aunque no vaya acompañada de dolor intenso, acudas inmediatamente al gastroenterólogo o al pediatra, de esta manera evitarás complicaciones que pudieran comprometer el estado de salud de los pequeños o el propio. 

SyM

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Obesidad

¡Programa a tu cerebro para perder peso!


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore