Hernias, comunes en adultos mayores - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

14 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Hernias, comunes en adultos mayores

Martes 11 de abril del 2017, 04:00 pm, última actualización

A pesar de ser un problema común y de que sus complicaciones hacen necesaria una cirugía de emergencia, las hernias reciben poca atención cuando aparecen. Por ello, no hay que esperar a que mejoren solas, sino buscar ayuda médica.

Hernias en adultos mayores

"Neumático averiado"

¿Te has preguntado cuál es la cirugía más frecuente en las instituciones hospitalarias? Se trata de las que tienen que ver con hernias, que son protrusiones (protuberancias) de una víscera o contenido intestinal a través de una apertura u orificio en la pared de la cavidad abdominal.

Los médicos acostumbran comparar la formación de una hernia con la avería de un neumático. La cubierta externa sería equivalente a la pared abdominal, mientras que la cámara de goma sería la capa delgada de tejido que se encuentra dentro del abdomen (peritoneo). En lugar de aire encontramos a los intestinos y otros órganos, los cuales hacen presión hacia fuera y generan una protuberancia al salir parcialmente de la cavidad en que se encuentran, cuando la cubierta externa se debilita.

Este trastorno puede aparecer en cualquier momento, aunque es más frecuente en la tercera edad por factores completamente lógicos: en la senectud existen condiciones que aumentan la presión intraabdominal (obesidad, tos y estreñimiento crónico, por ejemplo) a la vez que se presenta debilitamiento natural de la pared del abdomen.

Mirada experta

El Dr. Javier Molina Pérez, jefe del Departamento de Cirugía General del Hospital General de Zona 2 A Troncoso, perteneciente al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), refiere que las hernias son sumamente frecuentes entre los adultos mayores, tanto así que la relación es 3 a 1 cuando se compara con otros rangos de edad.

La familia es fundamental para que estos eventos en la salud del abuelo no pasen inadvertidos, ya que muchas personas mayores tienden a ocultar lo que les sucede por temor a dar molestias a las personas con quienes viven o, simplemente, por vergüenza. "Muchas veces diagnosticamos el problema tiempo después de que sucede, hasta que realizamos una exploración física de rutina o debido a otra dolencia", explica el especialista.

Además, cabe aclarar que los síntomas de una hernia en este tipo de pacientes son menos molestos que en otras personas, y ello favorece que el afectado no manifieste el problema.

Riesgos de tener una hernia

Sin embargo, advierte el especialista egresado de la Universidad Autónoma Metropolitana, ignorar el problema no es una solución, más aún si tomamos en cuenta que siempre está latente el riesgo de que la hernia pueda estrangularse (comprimirse) y causar problemas mucho más severos que un simple dolor abdominal. Por ejemplo, en el caso del intestino, que es el más común, se obstruye el tránsito de alimentos y puede haber muerte de los tejidos afectados.

Así, aunque algunos médicos piensan que no vale la pena intervenir quirúrgicamente a una persona de la tercera edad, pues consideran que la anestesia es un gran riesgo y quienes pertenecen a este grupo poblacional tienen poca actividad física, de modo que están menos expuestos a sufrir los dolores clásicos de esta enfermedad, el Dr. Molina enfatiza que no hay justificación para no operar a un adulto mayor, a menos que el procedimiento ponga en riesgo su vida

Sin dejar de reconocer que, en efecto, un paciente de edad avanzada tiene más riesgos al someterse a cirugía por su edad, condición física y presencia de enfermedades crónico degenerativas (de larga duración y que se agravan con el tiempo), el Dr. Molina Pérez asevera que "en estos casos lo conducente es realizar una evaluación previa muy cuidadosa, con la ayuda de un cardiólogo y del médico internista, que nos ayude a saber qué manejo haremos antes, durante y después de la operación".

¡No te calles!

Es pertinente insistir en que estos trastornos son más riesgosos en la tercera edad, por lo que hay que estar al tanto de la salud general del adulto mayor que tengamos en casa.

Es un hecho que ocultar o menospreciar el problema puede generar una emergencia y, por ello, resulta interesante rescatar la opinión de los especialistas del Servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo del Hospital Virgen del Camino, en Pamplona, España, quienes destacan que muchos pacientes con hernia son diagnosticados sin que presenten molestia alguna.

Sin embargo, la probabilidad acumulada de desarrollar síntomas se incrementa con el tiempo, de tal forma que al cabo de 10 años aproximadamente 90% de las hernias son dolorosas y 30% son irreductibles (aquellas cuyo contenido visceral no puede ser reintegrado a la cavidad abdominal).

De igual manera, dicen los médicos hispanos, es claro el aumento en la probabilidad acumulada de estrangulación de una hernia, la cual llega a ser de 8.6% a los 60 meses en el caso de las hernias inguinales (abultamiento en la ingle o en el escroto), y de 45% a los 21 meses en el caso de las hernias crurales (localizadas ligeramente debajo de las anteriores).

Algo particularmente importante y digno de señalar es que 20% de las operaciones por hernia en adultos mayores tienen carácter de urgencia; ello se debe al estrangulamiento u obstrucción intestinal, lo que contrasta claramente con lo que sucede en los pacientes jóvenes, en los que el porcentaje de emergencias es de 6% como máximo.

Distintos tipos de hernias

De acuerdo con su localización, las hernias se clasifican en:

  • Hernia inguinal y crural. Aparecen en la región de la ingle o en el escroto, y son más frecuentes en el hombre.
  • Hernia femoral. Se presenta en la parte superior del muslo y es más común en la mujer.
  • Hernia ventral. Ocurre a través de la pared abdominal y se subdivide en epigástrica, hipogástrica, umbilical y lateral.
  • Hernia epigástrica. Se localiza en la parte frontal del vientre, por arriba del ombligo.
  • Hernia umbilical. Es un abultamiento en el ombligo o sus proximidades.
  • Hernia hipogástrica. También ocurre en la región frontal del vientre, pero debajo del ombligo.
  • Hernia ventral lateral. Es aquella que se ubica en la pared abdominal lateral.
  • Hernia incisional o quirúrgica. En realidad es una hernia ventral, sólo que ocurre a través de una cicatriz operatoria.

SyM - Juan Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Obesidad

¡Programa a tu cerebro para perder peso!


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore