Sexualidad en personas con sobrepeso y obesidad - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

14 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Sexualidad: kilos de más, ¿sexo de menos?

Jueves 22 de junio del 2017, 09:10 am, última actualización

Una sexualidad satisfactoria no está garantizada por el peso corporal o cuerpo de modelo, sino por la educación y ambiente en que nos desarrollamos.

Sexualidad y obesidad

Con frecuencia, el éxito en amor y sexo se asocian a silueta delgada y bien formada, en el caso de mujeres, o a cuerpo musculoso en hombres. Pareciera que quienes tienen algunos kilos de más están destinados a no tener pareja y, mucho menos, vida sexual activa y plena.

En este contexto es importante tomar en cuenta que en la sexualidad intervienen los sentimientos, educación, cultura y valores, no una figura perfecta.

“Poder disfrutarla al máximo depende de cómo se mire cada quién; por ejemplo, hay gente delgada que se odia y personas ‘llenitas’ que disfrutan su cuerpo. Esto significa que la capacidad para tener intimidad satisfactoria se relaciona más con características personales que con la imagen corporal”, refiere Luis Perelman, codirector de la librería El Armario Abierto, localizada en la Ciudad de México, y vicepresidente de la Federación Mexicana de Educación Sexual y Sexología (Femess).

Problemas a la vista

Si bien es cierto que tener sexualidad placentera no depende de cuerpos espectaculares, es preciso tomar en cuenta que el sobrepeso representa factor de riesgo cardiovascular. Lo anterior sucede, principalmente, en los casos de obesidad y no en aquellos en que se presentan unos cuantos kilos de más.

“El acto sexual acelera todos los signos vitales, como función respiratoria, latidos cardiacos, presión arterial y temperatura; si consideramos que la persona obesa los tiene alterados, su corazón trabaja hasta 30 veces más, requiere mayor cantidad de sangre, aire y presión, y ello implica cierto peligro”, advierte Rinna Riesenfeld, terapeuta sexual y codirectora de la librería El Armario Abierto.

La obesidad disminuye la resistencia del corazón y arterias, lo que, al mismo tiempo, hace que el afectado sea más susceptible de sufrir enfermedades cardiacas, hipertensión arterial y disfunciones sexuales. Recordemos que el sistema cardiovascular es acorde a nuestro peso y estructura corporal; entonces, cuando éstos se incrementan en porcentaje mayor al 20% (casos de obesidad), requieren esfuerzo extra.

En la parte fisiológica, la mujer puede experimentar alteraciones en estrógenos y progesterona, condición que inhibe la ovulación y afecta al ciclo menstrual; este último llega a desaparecer o espaciarse en forma prolongada. Asimismo, la obesidad puede favorecer casos de infertilidad por exceso de grasa en ovarios y formación de quistes en los mismos.

En el hombre también se manifiestan diversos problemas; por ejemplo, los espermatozoides contienen mayor cantidad de grasa, y esta condición los hace poco viables para la fecundación. Asimismo, se ha descubierto que tal exceso de peso condiciona disfunción eréctil y cáncer de próstata.

Mundo estereotipado

Aunque el sobrepeso afecta a ambos géneros, la sociedad marca cánones de belleza mucho más estrictos a la mujer. Así, podemos apreciar que cuando las características físicas no corresponden a los modelos de belleza, las personas no se sienten atractivas ni capaces de producir deseo sexual en alguien.

“En la actualidad se promueve estar flaco, lo que ocasiona que a mucha gente le estorbe el deseo, pues pasa más tiempo pensando en la ‘lonja’, ‘llantas’ y celulitis, y pierde de vista la acción y contacto”, señala Rinna Riesenfeld.

Y agrega que la cultura siempre nos va marcando estereotipos y que en gustos se rompen géneros: “a muchos hombres no les gustan las mujeres demasiado delgadas y a otros les fascinan. Y lo mismo sucede con las mujeres, ya que no todas consideran atractivo un cuerpo masculino muy delgado o demasiado musculoso”.

De acuerdo con los entrevistados, gran parte de la gente vive amargada por dichos cánones, los cuales no vienen al caso. Por lo general, la televisión propone modelos de “la gente guapa que despierta deseo sexual”, por ejemplo. “¿Cuántas personas cumplen con tales características?, muy pocas, y lo cierto es que despertar deseo en alguien no tiene que ver con las formas corporales”, coinciden.

Lo importante

Aunque los estereotipos están a la orden del día y muchas personas los “compran”, de modo que restringen su vida sexual, hay muchas otras que se aceptan y disfrutan de su sexualidad. “He encontrado gente pasada de peso muy pasional y sexual, quienes muchas veces han descubierto que una panza un poco protuberante a veces tiene su magia y secretos, pues es buena para algunos ejercicios sexuales o para algunos tipos de estimulación. Igualmente me ha tocado ver gente muy delgada y con grandes complejos”, relata Rinna Riesenfeld.

Como podemos ver, todo es cuestión de actitud. Entonces, ¿qué nos hace atractivos? La seducción, mirada, movimientos, forma de hablar y manera cómo nos aproximamos a alguien: ahí es donde se ubica nuestro verdadero atractivo.

¿Qué se puede hacer? Lo primero es trabajar con la actitud y autoestima de las personas. “Por ejemplo, al enseñar a la gente los secretos de una panza erótica, se les demuestra que pasión y deseo no se valoran en kilos, y que la persona que realmente te quiera te aceptará como estás”, menciona Rinna Riesenfeld.

Para Luis Perelman está claro que quienes están conformes con su apariencia y cuerpo, disfrutan más: “debemos aprender a sentir a través de confianza y juego, lo que nos permitirá estar y sentirnos bien con nosotros mismos”, concluye.

Como mecanismo de defensa

Para muchas personas el sobrepeso y obesidad también representan mecanismo de defensa para evitar los encuentros eróticos. Al respecto, Luis Perelman señala que hay gente que por miedo al placer se deja engordar para no ser deseable. “Sienten temor a que abusen de ellas o a que los demás piensen que son ‘fáciles’ por sentir placer y desear”.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Obesidad

¡Programa a tu cerebro para perder peso!


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore