Megarexia, trastorno alimenticio opuesto a la anorexia - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

12 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Megarexia, anorexia a la inversa

Martes 04 de abril del 2017, 04:15 pm, última actualización

¿Cómo te aprecias en el espejo? Este trastorno, opuesto a la anorexia, se caracteriza por considerar que tu organismo está perfectamente sano y la incapacidad de percibir el exceso de peso.

Incapacidad de percibir exceso de peso
Megarexia, anorexia a la inversa

¿Qué es la megarexia?

Es de los trastornos alimenticios menos conocidos, que representa lo contrario de la anorexia: las personas que sufren megarexia observan una imagen distorsionada del cuerpo, es decir, se miran al espejo y se perciben saludables y delgadas cuando en realidad suelen tener sobrepeso u obesidad.

Forma parte de los trastornos dismórficos corporales (no apreciar o aceptar el cuerpo como realmente es), y se trata de un mecanismo de defensa que protege a estas personas de las obsesiones y pensamientos preocupantes que les provoca tener una figura que no corresponde a la que quisieran tener, o a la que sus allegados esperan que tuviera.

Por ello, los megaréxicos tienden a sentirse satisfechos y orgullosos de su apariencia física, mientras promueven el aumento de peso al consumir alimentos poco saludables. Asimismo, no tienen herramientas psíquicas y emocionales para tomar conciencia del cuidado de su salud.

Consecuencias de la megarexia

Al no preocuparse por este problema de origen psicológico, los megaréxicos no siguen ningún tipo de dieta, no hacen ejercicio y suelen llevar hábitos de vida poco saludables, incluyendo malos hábitos alimenticios que conducen a una preocupante deficiencia de nutrientes que puede causar desnutrición y anemia.

Más allá del aspecto físico, su predilección por alimentos con "calorías vacías" (como refrescos, alimentos fritos o comida chatarra) pueden ser factor de numerosas enfermedades como síndrome metabólico, diabetes o enfermedades cardiovasculares, entre otras. Asimismo, la alimentación desequilibrada provoca falta de energía y un enorme círculo vicioso que invita a comer más para sentirse mejor y al sedentarismo.

¿Cómo detectar la megarexia?

Es importante que eches un vistazo a estos signos de alarma que suelen presentar quienes tienen la también conocida como fatorexia:

  • Mantienen malos hábitos alimenticios. Tienden a ingerir grandes cantidades de comida chatarra que no los nutre.
  • Están orgullosos de su figura. Debido a su trastorno dismórfico corporal, se sienten complacidos con su aspecto físico, creen que su exceso de peso es sinónimo de salud y vitalidad.
  • Falta de ejercicio. Se ven sanos, por lo que no consideran necesario realizar ninguna clase de actividad física, mucho menos someterse a dieta.
  • No reconocen su problema de peso. Crean una falsa autoestima sobre sí mismos; hay negación del sobrepeso u obesidad y en cambio perciben su cuerpo como vigoroso, fuerte o diferente.
Cómo detectar la megarexia
  • No admiten comentarios sobre su figura. Son hostiles cuando mencionan su problema de peso y no toman en serio las advertencias médicas sobre las consecuencias de la megarexia.
  • Presentan síntomas de desnutrición. Estos incluyen mareos, falta de energía, presión baja e, incluso, anemia.

Recuerda que es importante hacer notar el problema, pues las personas que sufren megarexia no solamente consideran que no tienen obesidad, sino que no hacen nada para cambiar su perjudicial estilo de vida.

Tratamiento de la megarexia

Al ser un trastorno alimenticio, la megarexia requiere        ayuda médica y psicológica. Si tú o algún conocido padecen esta enfermedad, se recomienda seguir estos pasos:

  • Reconocer el problema. El primer paso es admitir que se padece un trastorno alimenticio y psicológico.
  • Acudir con un profesional de la salud mental.  Este ayudará a resolver los pensamientos y emociones ante los cuales los megaréxicos responden con mecanismos de defensa.
  • Cambiar hábitos alimenticios. Los nutriólogos pueden ayudar con una dieta sana que ofrezca soluciones a corto y a largo plazo para perder peso y mejorar el deteriorado estado nutricional. No se debe emprender una dieta sin supervisión médica.
  • Crear hábitos saludables. Como hacer ejercicio, respetar horarios de comida y llevar dieta de acuerdo con tus necesidades nutricionales.

En cambio, para no llegar a este punto, la prevención de la megarexia debe incluir un estilo de vida saludable desde la infancia, que incluya ejercicio y alimentación balanceada. Para eso:

  • Promueve la autoestima de los niños mediante la aceptación del propio cuerpo y el rechazo a los estereotipos poco saludables.
  • Evita presionar a los niños, intenta comprenderlos y conversar con ellos sobre los eventuales problemas alimenticios que puedan suscitarse.
  • Come en familia, en horarios establecidos y sin prisas. No saltes comidas, ni castigues a los niños mediante la prohibición de alimentarse.
  • Educa a tu familia sobre los trastornos alimenticios y, en caso de que alguien presente síntomas relacionados con estos, acudan al especialista.

La megarexia es un trastorno del que poco se habla, pero al que debes estar atento, en especial si tu médico te ha dicho a ti o alguien de tu familia que deben bajar de peso y les ha sorprendido porque no eran conscientes de padecer sobrepeso u obesidad.

SyM - Alma Iglesias

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Obesidad

¡Programa a tu cerebro para perder peso!


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore