Enfermedades relacionadas con la glándula tiroides - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

17 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Tiroides, importante glándula que puede enfermar

Miércoles 21 de junio del 2017, 07:20 pm, última actualización

La glándula tiroides se relaciona con casi todos los procesos de nuestro organismo y, por ello, cuando su actividad aumenta o disminuye se presentan graves problemas de salud. Conoce más sobre estos padecimientos que afectan más a la mujer que al hombre.

Tiroides, importante glándula que puede enfermar

La glándula tiroides es el escudo perfecto para mucha gente con sobrepeso, pues a esta glándula le achacan el que su metabolismo (proceso que se encarga de la utilización de los nutrientes) sea lento, cuando en realidad la causa de su obesidad está en otra parte.

La tiroides sí puede intervenir para que la persona gane algunos kilos, pero esto ocurre en bajo porcentaje de casos. Quizá esta idea surgió porque las hormonas que se derivan de ella controlan el tiempo en que se llevan a cabo las funciones químicas del cuerpo (velocidad metabólica), e intervienen prácticamente en cuanto ocurre en el organismo humano: crecimiento muscular y del cabello, tipo de piel y uñas, movimiento de los órganos, salud de los huesos... y casi todo lo que imagines.

Para conocer los padecimientos que se derivan de esta diminuta glándula de 5 cm, situada en la parte central del cuello (detrás de la “manzana de Adán”), charlamos con el Dr. Alejandro Sosa Caballero, responsable de la Clínica de Tiroides del Hospital de Especialidades del Centro Médico Nacional La Raza, adscrito al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y localizado en la capital del país, quien establece que el problema más frecuente relacionado con este órgano es el hipotiroidismo (disminución de la actividad tiroidea).

“De hecho, en 1 de cada 3,500 nacimientos existe este problema, aunque hay que decir que la mayoría de los casos aparecen en la edad adulta, entre los 35 y 50 años de edad”, afirma el especialista.

Arriba y abajo

Cuando la tiroides produce cantidad baja de hormonas tiroideas (hipotiroidismo), el cuerpo tiende a tener decaimiento general. Al respecto, como los síntomas son sutiles y graduales, se confunde con otras enfermedades, como depresión, por ejemplo. Sin embargo, hay señales que pueden ayudar al diagnóstico porque los enfermos tienen expresión facial tosca, los párpados tienden a caerse, ojos y cara se hinchan o abultan, su voz es ronca y su dicción lenta.

Algunos pacientes aumentan de peso, padecen estreñimiento y son incapaces de tolerar el frío, mientras su cabello se vuelve escaso, áspero y seco, además de que la piel se torna áspera y gruesa. En otros casos, sobre todo de la tercera edad, los individuos se vuelven olvidadizos y parecen confusos, de modo que estos signos pueden confundirse con enfermedad de Alzheimer (pérdida de memoria y alteraciones en la conducta que impiden la realización de actividades diarias).

Así lo explica el Dr. Sosa Caballero, quien enfatiza que la naturaleza de la enfermedad condiciona que la mayoría de la gente “se adapte a ella y ni siquiera se dé cuenta de que la tiene, lo que hace que la mitad de los pacientes no estén diagnosticados”.

En casos extremos, indica, “los síntomas pueden incapacitar al afectado, ya sea porque el letargo mental en el que se encuentra es muy amplio y el corazón empieza a latir lentamente (hecho al que se denomina bradicardia y que da lugar a menos de 60 pulsaciones por minuto), o bien, porque existe cuadro de fatiga severa”.

En ocasiones excepcionales puede haber coma mexidematoso (caracterizado por presión sanguínea baja, respiración débil, disminución de la temperatura corporal y, ocasionalmente, convulsiones), que es la forma más grave de hipotiroidismo, pero esto ocurre en bajísimo porcentaje de la población, afirma el galeno.

De modo contrario, cuando la función de la tiroides se acelera (hipertiroidismo), el corazón empieza a latir rápidamente y a desarrollar arritmias y palpitaciones (el individuo puede percibir los latidos anormales). Asimismo, es probable que la presión arterial aumente y que el paciente sienta calor, incluso en una habitación fría; es probable que sude profusamente y que sus manos tiemblen, que se sienta nervioso, cansado y débil, y a pesar de ello, incrementar su actividad y apetito sin que esto signifique que baje de peso.

El tratamiento de hipotiroidismo, establece el entrevistado, “consiste en la sustitución de las hormonas tiroideas, tratamiento que el paciente deberá seguir en forma permanente pero que, afortunadamente, no es muy costoso. En el caso del tratamiento del hipertiroidismo se puede tratar con medicamentos o con yodo radiactivo, lo que hace que los pacientes reaccionen favorablemente y es común que, entonces, pasen al grupo de aquellos con hipotiroidismo, en el que el tratamiento es más fácil y de mucho menor riesgo”.

Otras afecciones

Existen otros padecimientos, dice el endocrinólogo, “como el crecimiento de la tiroides (bocio), el cual preponderantemente se debe a la presencia de nódulos (tumoraciones) que en la mayoría de los casos son benignos y no causan problemas. Sin embargo, siempre deben efectuarse estudios de laboratorio para descartar cualquier problema”.

El cáncer de tiroides es otra de las preocupaciones principales de quien siente un nódulo en el cuello, “pero afortunadamente no está en los primeros lugares de los tumores cancerosos. No obstante, dentro de la Endocrinología sí es el más común. El cáncer de tiroides corresponde a 1% de todos los tumores malignos que existen, cantidad muy pequeña, pero que debe identificarse y atenderse con prontitud”.

Hacerlo de esta forma “es muy ventajoso porque en la mayoría de los casos se tiene buen pronóstico y muy buena esperanza de sobrevida. La mortalidad por esta enfermedad no es alta, pero si se deja avanzar nos dificulta la atención del paciente”, indica el experto.

Tamizaje y cretinismo

Aunque no pueden considerarse problemas de salud pública, los padecimientos ligados a la tiroides tienen mejor pronóstico cuando se detectan oportunamente. Es por ello que resulta sumamente valiosa la realización del tamizaje que se aplica a los recién nacidos, el cual consiste en la aplicación de pruebas que permiten identificar a quienes tienen mayor riesgo de presentar determinada enfermedad.

En el caso de las pruebas de tamizaje para hipotiroidismo se mide la hormona TSH (hormona estimulante de la tiroides, por sus siglas en inglés, también llamada tirotropina), cuyos niveles permiten identificar a recién nacidos que presentan anormalidad en dicha glándula. Ésta, sostiene el Dr. Sosa Caballero, es la mejor forma de evitar que aparezca cretinismo, trastorno que genera retardo en el crecimiento físico y mental.

Quien padece cretinismo puede ser un individuo que, a pesar de su edad, conserva talla similar a la de un niño; también es habitual que su habla sea defectuosa y que tenga protuberante abdomen. Aún así, quien presenta este extraño padecimiento puede llevar vida normal si es tratado a tiempo, aunque siempre deberá tomar medicamentos.

El Dr. Sosa Caballero es claro: si no hay síntomas evidentes o sospechas de la enfermedad, no debe realizarse ningún estudio especial. Claro, dice el especialista, es recomendable que quien tenga algunos de los factores de riesgo se realice un perfil tiroideo; “hablo de personas que sufren enfermedades autoinmunes (las defensas del organismo atacan a sus propios tejidos), como artritis reumatoide (inflamación de articulaciones y tejidos circundantes) o lupus eritematoso (trastorno que afecta la piel, articulaciones y riñones)”, establece.

“La demanda de atención por este tipo de problemas es cada vez más grande, y quizá ello se debe a que la gente está mejor informada y a que el médico fija su atención en los padecimientos ligados a la tiroides. Reitero, tal vez no sea enfermedad de salud pública, pero en algunos lugares del mundo el hipotiroidismo puede llegar a afectar a 20% de la población mayor de 60 años”, concluye.

Tiroides y cáncer

  • Cáncer papilar. Representa 60 a 70% del total de cáncer de tiroides y, aunque es más frecuente en personas jóvenes, se extiende con rapidez en ancianos. La cirugía es casi siempre eficaz cuando el cáncer es pequeño y en ocasiones es necesario aplicar yodo radiactivo para asegurar que el tumor ha sido eliminado por completo. La mayoría de las veces se cura.
  • Cáncer folicular. Es más frecuente en ancianos y mujeres. Es más maligno que el papilar, pues es proclive a extenderse a otras zonas del organismo a través del flujo sanguíneo (metástasis). El tratamiento requiere de la extirpación quirúrgica de prácticamente toda la glándula tiroides y la destrucción con yodo radiactivo de cualquier tejido tiroideo restante.
  • Cáncer anaplásico. Representa menos del 10% de las formas de cáncer del tiroides y ataca generalmente a las mujeres de la tercera edad. Este tumor crece rápidamente y se estima que 8 de cada 10 pacientes con este tipo de cáncer muere durante el primer año. La aplicación de yodo radiactivo no funciona porque este tipo de cáncer no lo absorbe; sin embargo, el tratamiento con fármacos anticancerígenos y radioterapia antes y después de la cirugía ofrece buenos resultados.
  • Cáncer medular. Tiende a diseminarse a los ganglios linfáticos, hígado, pulmones y huesos; el tratamiento requiere la extirpación completa de la glándula tiroides.

SyM - Juan Fernando González G.

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Obesidad

¡Programa a tu cerebro para perder peso!


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore