Crisis alimentaria: de la desnutrición al sobrepeso - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

16 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Crisis alimentaria: de la desnutrición al sobrepeso

Jueves 20 de abril del 2017, 12:52 pm, última actualización

El aumento mundial en el precio de los alimentos genera singular paradoja: hay más obesidad. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el encarecimiento de la comida obliga a buscar alternativas económicas, aunque menos sanas.

Obesidad, Sobrepeso

De enero de 2007 a la fecha se ha reportado incremento mayor a 70% en el precio de comestibles, lo que, en consecuencia, está afectando en forma severa las finanzas y la nutrición de importante porcentaje de familias mexicanas.

“Este hecho tiene lugar en situación de estancamiento de la economía nacional, a lo que se suma crecimiento de las importaciones agroalimentarias y disminución del poder adquisitivo de los salarios, así como la existencia de 60 millones de personas que viven en condiciones de pobreza, 20 millones que padecen desnutrición y 35 millones con obesidad”, indica el Lic. en Nutrición David Vázquez Aguilar.

Lo anterior, de acuerdo con la FAO, orilla a gran cantidad de personas a consumir alimentos menos costosos pero con escasas propiedades nutricionales. Por ejemplo, adquieren carne de la peor calidad y/o productos con alto contenido de azúcares, harinas refinadas y grasas, lo que incrementa la epidemia de obesidad, sobre todo en niños.

Obesidad y hambre, en ascenso

Los últimos cálculos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dicen que en el mundo hay aproximadamente mil 600 millones de adultos con sobrepeso (exceso entre 10 y 20% de su cifra ideal), más 400 millones de obesos (con 20% o más del peso adecuado), y estiman que en el año 2015 dichas cifras se incrementarán 33%.

Si consideramos que, de acuerdo con la FAO, hay aproximadamente 854 millones de personas desnutridas, existe más del doble de individuos con peso superior al ideal, lo cual es plaga de las sociedades urbanas y está afectando a las rurales.

Asimismo, aunque el problema de alimentación deficiente involucra a todo el mundo, no afecta a todos por igual, ya que de esos 854 millones de personas con alimentación insuficiente que estima la FAO, 820 millones (96%) pertenecen a países subdesarrollados, mientras que el resto vive en naciones industrializadas.

Ahora bien, la existencia de obesidad en la población mexicana adulta e infantil es alarmante, ya que se ha convertido en el principal problema de salud junto con el sobrepeso. Según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut 2006), aproximadamente 4 millones 200 mil infantes de entre 5 y 11 años tienen este padecimiento, el cual se ha incrementado en 40% en sólo siete años.

Se ha señalado que los sectores menos favorecidos no comen lo que quieren, sino lo que pueden; por tanto, sufren desnutrición porque no les es posible consumir dieta equilibrada y están obesos porque se alimentan mal. Además, tienen a su alcance principalmente alimentos procesados de producción masiva y bajo costo, condición favorecida por la industria de comida rápida.

Por otra parte, los programas de ayuda alimentaria dirigidos a los sectores más desfavorecidos de México no han logrado erradicar la desnutrición infantil, que afecta a 7.5 millones de infantes. Si bien es cierto que dicho problema tiene cierta tendencia a disminuir, prevalecen anemia (déficit de glóbulos rojos en la sangre, casi siempre por falta de hierro), talla baja y ahora obesidad por seguir dieta inadecuada.

Al respecto, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud en México, Mauricio Hernández Ávila, reconoce que hay alerta mundial por el incremento de precios en los alimentos por el impulso de los biocombustibles (que se elaboran con maíz, sorgo, caña de azúcar, trigo, cebada y otros productos alimenticios). El representante de la Secretaría de Salud dice que si esta tendencia continúa, México podría experimentar mayores problemas, siendo más vulnerables los habitantes de zonas marginadas.

Investigadores del Instituto Nacional de Salud Pública aseguran que el país está viviendo cambios radicales en el patrón nutricional. Antes el objetivo era incrementar el consumo calórico para abatir la desnutrición; no obstante, ahora se han disparado las cifras de obesidad y deficiencia de micronutrientes como hierro y zinc, lo que dificulta erradicar la anemia.

Caída del campo

El Ing. Víctor Suárez Carrera, director ejecutivo de la Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productos del Campo (ANEC), manifiesta que antes de que entrara en vigor el tratado de libre comercio, los mexicanos nos alimentábamos con productos del campo.

No obstante, debido a la apertura de las fronteras comenzaron a importarse alimentos, en especial de Estados Unidos. Además, se ha adoptado su estilo de vida, lo que ha provocado que ahora México sea el segundo país con mayor número de obesos. El directivo de ANEC señala que “desde 1982 se obligó a los productores del campo a reducir la generación de nuestros propios alimentos para importarlos de Estados Unidos”.

El problema de la crisis alimenticia tiene un matiz común con el de la obesidad: la mercantilización de los alimentos. Mientras el aumento del precio de alimentos es el problema para las zonas subdesarrolladas, el hecho de que los comestibles se hayan convertido en producto de consumo masivo en el mundo urbano supone la otra cara de la moneda. Sólo así se entiende el auge de la comida rápida, consumo desenfrenado de productos industriales y alta incidencia de desórdenes alimenticios.

La coexistencia de desnutrición, sobrepeso y obesidad revela dificultades en la asignación de recursos y la necesidad de revisar las políticas públicas en alimentación y Nutrición.

Por tanto, la solución estructural al problema alimentario en el mundo radica en incrementar la productividad en los países con bajos ingresos y déficit alimentario, lo que requerirá acuerdos entre las naciones poseedoras de recursos financieros, capacidad de gestión y tecnología, y países que tengan tierra, agua y recursos humanos.

Causas de la crisis alimentaria

  • Aumento de la población y, en consecuencia, incremento en la demanda de alimentos.
  • Alto nivel de consumo en los países ricos.
  • Incremento de las clases medias en países como China e India, y su acceso a dieta más rica en calorías.
  • Escasez de tierras de cultivo.
  • Políticas neoliberales que anulan la agricultura de subsistencia (en la cual una parcela produce el alimento de la familia que trabaja en ella) y bloquean las exportaciones.
  • Crisis energética que hace aumentar el precio de los productos agrícolas y cambia el cultivo de cereales por la producción de biocombustible.

SyM - Karina Galarza Vásquez

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Obesidad

¡Programa a tu cerebro para perder peso!


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore