Síndrome metabólico, mantenlo a raya - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

20 Octubre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Síndrome metabólico, mantenlo a raya

Miércoles 12 de abril del 2017, 11:30 am, última actualización

El síndrome metabólico es una seria combinación de padecimientos que pueden derivar en diabetes o enfermedades cardiovasculares. ¿Tienes grasa abdominal? Quizá debas conocer entonces más de este síndrome y seguir los consejos de los expertos.

Sindrome-Metabolico-Diabetes-Obesidad-Abdominal-Hipertension-Arterial-Resistencia-Insulina

¿Qué es el síndrome metabólico?

También conocido como síndrome X, síndrome de resistencia a la insulina o síndrome de Reaven, se caracteriza por la aparición en forma simultánea o secuencial de alteraciones metabólicas (reacciones químicas anormales en el cuerpo que interrumpen el proceso del organismo para obtener o producir energía por medio de los alimentos que recibe) e inflamatorias a nivel molecular, celular o hemodinámico (al interior de estructuras sanguíneas).

Estas alteraciones están asociadas a la resistencia a la insulina, hormona que se produce dentro del páncreas y ayuda al cuerpo a utilizar la glucosa (azúcar) que se obtiene de los alimentos, y a la acumulación de grasa a nivel abdominal.

Usualmente, la diabetes es considerada uno de sus componentes, puesto que el síndrome metabólico aumenta entre 2 y 6 veces el riesgo de desarrollar diabetes.

La obesidad, en especial la adiposidad abdominal (acumulación de grasa en el abdomen), es el factor fundamental que agrava la resistencia a la insulina y, por tanto, el síndrome X. Por ello, es uno de los signos que conducen a su detección.

Para el diagnóstico de síndrome metabólico se utilizan con frecuencia los criterios de la Federación Internacional de Diabetes (IDF, por sus siglas en inglés), aunque dicha institución reconoce la necesidad de realizar ajustes para el diagnóstico de la obesidad abdominal con base en características étnicas y regionales. Por esta razón, la Asociación Latinoamericana de Diabetes (ALAD) determina los criterios para poblaciones latinas:

Parámetro

Criterios de la IDF

Criterios de la ALAD

Obesidad abdominal

Perímetro de cintura ≥ (mayor o igual a) 90 cm en hombres.

≥ 80 cm en mujeres.

Perímetro de cintura ≥ (mayor o igual a) 94 cm en hombres.

≥ 88 cm en mujeres.

Triglicéridos altos

> 150 mg por dL (mg/dL) o en tratamiento con fármacos para disminuir los lípidos en sangre.

Niveles bajos de colesterol HDL (cHDL)

< (Menor a) 40 mg/dL en hombres.

< 50 mg/dL en mujeres (o en tratamiento con efecto sobre el cHDL)

Presión arterial elevada

Presión arterial sistólica > 120 mililitros de mercurio (mmHg) y/o presión arterial diastólica > 88 mmHg o en tratamiento antihipertensivo.

Alteración de la regulación de la glucosa

Glucemia en ayunas* > 100 mg/dL o diabetes mellitus tipo 2 diagnosticada previamente.

Glucemia anormal en ayunas, intolerancia a la glucosa o diabetes.

 

Diagnóstico

Obesidad abdominal más 2 de los 4 criterios restantes (triglicéridos altos, niveles bajos de colesterol HDL, presión arterial elevada o alteración de la regulación de la glucosa).

*La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que la glucemia en ayunas puede ser normal hasta 100 mg/dL.

El riesgo de síndrome metabólico aumenta al haber historial familiar de enfermedades como diabetes mellitus tipo 2 o diabetes gestacional, obesidad, hipertensión arterial o enfermedad coronaria prematura. De igual forma, lo predisponen el tabaquismo, alcoholismo, apnea del sueño, cardiopatías e hígado graso, así como menopausia precoz u ovarios poliquísticos, entre otros factores.

Por otro lado, el riesgo cardiovascular es una de sus principales secuelas, el cual depende de factores adquiridos o ambientales que pueden afectar desde antes del nacimiento. Entre los factores de riesgo coronario se incluye el tabaquismo, hipertensión, colesterol HDL bajo, historial familiar con enfermedades cardiovasculares prematuras, así como edad que supere 44 años en hombres y 54 en mujeres.

¿Cómo combatir el síndrome metabólico?

Los cambios en el estilo de vida son las medidas no farmacológicas más efectivas en el tratamiento del síndrome metabólico.

Una dieta hipoenergética (baja en grasa, limitada en azúcares simples y rica en fibra soluble) ayuda a normalizar el peso, alcanzar la meta de triglicéridos en la mayoría de los casos e, incluso, puede corregir, ligeramente, la presión arterial y las alteraciones de regulación de glucemia. El ejercicio físico puede favorecer también los aspectos anteriores, además de contribuir a la elevación del colesterol HDL.

Por ello, los expertos señalan los siguientes consejos sobre cómo manejar el síndrome metabólico:

  • Mantén un plan personalizado. Tu médico puede ayudarte a desarrollar un plan acorde a tu edad, género, estado metabólico, actividad física y disponibilidad de alimentos, entre otros factores.
  • Mejora tu alimentación. Consume amplia variedad de verduras, frutas y cereales enteros integrales (los carbohidratos de estos alimentos deben otorgar 50 a 60% de kcal de la dieta, aproximadamente 300 g. al día); prefiere cereales de grano entero (20 a 30 g de fibra al día), lácteos bajos o libres de grasa, leguminosas y pescado (las proteínas deben ser 15% total de las kcal al día).
  • Limita el consumo de sal. Ingiere menos de 6 g de sal al día (2 mil 400 mg de sodio).
  • Elige mejor las grasas. Sustituye las grasas saturadas y colesterol, por grasas insaturadas de aceites vegetales, pescados y semillas (oleaginosas). Elimina del todo los ácidos grasos trans presentes en algunos alimentos horneados, refrigerios o snacks, margarinas en barra o cremas para café.
  • Limita la proporción de grasas. Las grasas saturadas (elevan el nivel de colesterol LDL o "malo" y se encuentran en alimentos como mantequilla, helado, carnes grasas y crema) no deben superar 10% de las kcal de la dieta. Las grasas polinsaturadas (aceite de cártamo, girasol, maíz y soya) tampoco deben superar 10% del consumo calórico al día, y las grasas monoinsaturadas no es recomendable que superen el 20% de kcal en la dieta. Procura que las grasas totales sean 25% a 35% del total de las calorías consumidas al día.
  • Practica ejercicio. Si tienes hábitos sedentarios comienza a realizar caminatas, que a mediano plazo puedes aumentar de 3 a 5 veces por semana con una duración de 30 minutos. A largo plazo puedes aumentar la frecuencia e intensidad con ejercicios aeróbicos como trotar, nadar, correr y ciclismo. Personas mayores de 30 años, hipertensas, con más de 10 años con diabetes y obesos con sospecha de cardiopatía deben realizarse evaluación cardiovascular antes de practicar ejercicio intenso o deporte competitivo.
  • Limita la ingestión de azúcares simples. La sucralosa es alternativa para mantener el sabor de las bebidas y preparaciones dulces sin aumentar el consumo energético. Estudios demuestran que este edulcorante artificial sin calorías no impacta negativamente en el control de la glucosa, tanto en personas sanas como en aquellas con diabetes tipo 1 ó 2.

Tan sólo en México se estima que entre 13 y 56% de sus habitantes padece síndrome metabólico, dependiendo de la población estudiada y del criterio diagnóstico. Para la prevención del síndrome metabólico son efectivos los cambios en el estilo de vida. Recuerda mantener una dieta baja en energía, grasas y azúcares simples, en cambio rica en fibras solubles. 

Fuentes:

  • American Diabetes Association. Lo básico sobre la insulina [en línea]. [Fecha de acceso: 14 de julio de 2015]. Disponible en: http://www.diabetes.org/es/vivir-con-diabetes/tratamiento-y-cuidado/medicamentos/insulina/lo-basico-sobre-la-insulina.html
  • Medline Plus. Síndrome metabólico [en línea]. Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos. [Fecha de acceso: 15 de julio de 2015]. Disponible en: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/007290.htm
  • Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de España. Hidratos de carbono [en línea]. [Fecha de acceso: 15 de julio de 2015]. Disponible en: http://www.naos.aesan.msssi.gob.es/csym/nutricion_saludable/nutrientes/grupo/hidratosCarbono.html
  • Texas Heart Institute. Síndrome metabólico [en línea]. [Fecha de acceso: 14 de julio de 2015]. Disponible en: http://www.texasheart.org/HIC/Topics_Esp/Cond/metabolic_sp.cfm
  • U.S. Food and Drug Administration. La FDA pone un alto a las grasas trans en los alimentos procesados [en línea]. [Fecha de acceso: 14 de julio de 2015]. Disponible en: http://www.fda.gov/ForConsumers/ConsumerUpdates/ucm373963.htm
  • Wacher-Rodarte, N. Epidemiología del síndrome metabólico [en línea]. Gac Méd Méx Vol. 145 No. 5, 2009. [Fecha de acceso: 15 de julio de 2015]. Disponible en: http://www.anmm.org.mx/GMM/2009/n5/24_vol_145_n5.pdf 

SyM

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Obesidad

¡Programa a tu cerebro para perder peso!


Ver más...

Sabías que...

El cáncer de mama es la principal causa de muerte por cánceres en la mujer mexicana. Su detección oportuna posibilita una sobrevida de más de 5 años en la mayoría de pacientes.




Comscore