Tips de alimentación para personas que trabajan - SyM
Salud y Medicinas, Sitio líder en salud y prevención de enfermedades, Cuidados de la salud

17 Diciembre 2017 | Iniciar Sesión



Hacer fuente pequeña
Hacer fuente normal
Hacer fuente grande
Imprimir

Tips de alimentación para personas que trabajan

Miércoles 19 de abril del 2017, 12:30 pm, última actualización

El actual ritmo de vida parece enemigo del bienestar, pues cada día ingerimos menos comidas saludables y, en cambio, damos rienda suelta a los malos hábitos alimenticios. Afortunadamente, es posible "enderezar el camino" y aprender que aun fuera de casa, las personas que trabajan pueden seguir una dieta nutritiva y equilibrada sin sacrificar los sabores que tanto disfrutan.

Tips de alimentación para personas que trabajan, Hábitos alimenticios saludables

¿Sin tiempo para comer?

La mayoría de personas que trabajan pasan gran parte del día peleando contra el reloj: difícilmente les alcanza el tiempo para desayunar en casa, se "saltan" comidas, comen muy rápido (incluso, mientras van en el auto o transporte público) y consumen snacks o colaciones de máquinas expendedoras.

Pero eso no es todo, también están expuestas a los antojos de los demás compañeros, usan la comida para liberarse del estrés, comen a diario en restaurantes y rara vez les sobra tiempo para practicar ejercicio.

Desde luego, el costo que su salud paga por ello es muy elevado. Entre las grandes desventajas de comer de prisa siguiendo malos hábitos alimenticios (de manera repetitiva y consistente) encontramos:

  • Se consumen alimentos generalmente con gran contenido de grasas, carbohidratos y calorías.
  • Las comidas rápidas no suelen ser variadas.
  • Se sacrifica la calidad de los alimentos y, para compensarla, a menudo se abusa de los condimentos (restaurantes o establecimientos ambulantes suelen agregar demasiada sal o azúcar a sus platillos).
  • Por comer rápido, se ingiere alimento en exceso y no se realiza bien la digestión.
  • Difícilmente se disfruta el menú.
  • No existe ese espacio agradable, de calma y convivencia que suele ofrecer una comida sin prisa.

Alimentarse: mucho más que sólo comer

Los malos hábitos alimenticios conducen al deterioro de las funciones del organismo, por ello, cada vez hay más personas preocupadas por su salud digestiva (se quejan de agruras, gastritis, colitis o estreñimiento, por ejemplo) o por su peso. El estilo de vida con jornadas laborales largas nos lleva a perder los grandes beneficios que recibimos cuando realmente alimentamos a nuestro cuerpo, en vez de sólo comer de prisa para "llenar el estómago".

A largo plazo, el precio de no darnos tiempo y espacio para comer, o de usarlo con más conciencia es muy alto. Alimentarse debe ser mucho más que "dejar el plato limpio", en otras palabras, es una función vital y debemos darle la importancia que merece.

El desgaste de una persona que se "malpasa" con las comidas y "aprovecha" el tiempo destinado a los alimentos para resolver asuntos pendientes (ir al banco o al súper, etc.) es enorme después de un año. La gente que se "salta" comidas o a menudo ingiere sus alimentos rápidamente sufre los siguientes síntomas:

  • Agruras, gastritis, colitis, distensión abdominal, estreñimiento y/o mala digestión.
  • Sobrepeso.
  • Pesadez, mala concentración y mala memoria.
  • Problemas de circulación sanguínea.
  • Manejo inadecuado de insulina (hormona encargada de controlar la concentración de azúcar en sangre) y glucosa (azúcar que el cuerpo humano utiliza como energía para las células).
  • Menor eficiencia en el trabajo.

¿Cómo mejorar los hábitos alimenticios?

Para mejorar tus hábitos alimenticios, no tienes que hacer cambios radicales ni complicados, basta un poco de sentido común y el compromiso de elevar tu calidad de vida. Para ello puedes:

  • Realizar tres comidas al día y, si es posible, consumir refrigerios o colaciones saludables entre ellas, así no llegarás con tanta hambre a la mesa.
  • Respetar tus horarios. Durante el tiempo establecido para la comida consume tus alimentos con calma, masticando lentamente cada bocado (tu cuerpo los asimilará mejor y facilitará su digestión).
  • Comer fuera de la oficina siempre que sea posible, salir te permitirá "cambiar de aire" y despejar tu mente.
  • Aprovechar la comida para convivir con tus compañeros de trabajo o familiares, así mejoras la comunicación con quienes te rodean.
  • Buscar diversidad y variedad en tu dieta. Cuando pruebas nuevos sabores o ingredientes, tu alimentación resulta más nutritiva y equilibrada.
  • Evitar bebidas con alto contenido de azúcares; puedes optar por sustitutos de azúcar.
  • Investigar y conocer nuevos lugares donde ofrezcan comida casera (corrida), generalmente es más saludable y de mejor precio.
  • Disfrutar algunos minutos de sobremesa antes de retornar a tus labores.

Decisiones inteligentes en el restaurante

En ocasiones no hay tiempo para preparar alimentos en casa y llevarlos a la oficina; sin embargo, eso no significa olvidarse de los buenos hábitos. Si comes en grandes restaurantes o pequeños establecimientos, conviene:

  • Tomar previamente una taza de té verde (ayuda a reducir el apetito).
  • Pedir un solo plato, procurando que incluya un alimento de cada uno de los diferentes grupos (cereales, frutas o verduras, y carnes o leguminosas) para que sea equilibrado.
  • Cuando pidas carne, recuerda que la forma más saludable de consumirla es al horno o asada (sin piel y eliminando el exceso de grasa en los bordes).
  • Evitar platillos con alimentos ricos en grasas, pues añaden calorías en exceso que pueden conducirte a la obesidad y aumento de peso, además de elevar el riesgo de sufrir enfermedades (del corazón, diabetes o colesterol alto, por ejemplo).
  • Si se trata de la cena, una ensalada o entrada puede ser tu plato único.
  • No picar el pan del centro de la mesa o solicitar al mesero que lo retire.
  • Olvidarse del salero.
  • Sustituir el café capuchino por un café americano con un chorrito de leche descremada (ahorrarás calorías) y un endulzante sin calorías.
  • Darle sólo unas cucharadas al postre de alguien más de la mesa.
  • Acompañar los alimentos con agua natural. Si lo prefieres, pide agua mineral, el gas ocupará "espacio" en tu estómago y quedarás satisfech@ con menos cantidad de comida.
  • ¡Compartir los alimentos! Hay restaurantes que ofrecen platillos tan abundantes que es mejor compartirlos, pedir solamente media orden, o bien, lo que no te comas pídelo para llevar.

Como puedes ver, adquirir hábitos alimenticios saludables no solamente favorece tu bienestar físico y evita el sobrepeso, también puede mejorar tus relaciones sociales en el trabajo y ¡ayudar a tu bolsillo!

Fuentes:

  • Academia Americana de Médicos de Familia (FamilyDoctor.org), Estados Unidos. Nutrición: cómo elegir opciones de comida saludable [en línea]. [Fecha de acceso: 08 de abril de 2015]. Disponible en: http://es.familydoctor.org/familydoctor/es/prevention-wellness/food-nutrition/healthy-food-choices/nutrition-how-to-make-healthier-food-choices.printerview.html
  • Osés González, M. Tips de alimentación para personas que trabajan. Splenda®

SyM

 

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Comenta el tema desde Facebook... Si tienes alguna consulta médica, regístrate gratuitamente en Pregunta al Médico. Nuestros especialistas te responderán en forma privada sólo a través de dicha sección.

Hoy en Obesidad

¡Programa a tu cerebro para perder peso!


Ver más...

Sabías que...

En México, el número de mujeres con discapacidad suma 3.8 millones, en tanto el de hombres llega a 3.3 millones, siendo las enfermedades su principal causa.




Comscore